Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Úlceras pépticas

¿Qué son las úlceras pépticas?

Las úlceras pépticas son llagas abiertas y dolorosas que afectan al estómago y la parte superior del intestino delgado, llamada "duodeno". Las úlceras en el estómago también reciben el nombre de úlceras estomacales o úlceras gástricas. Las que aparecen en el duodeno también reciben el nombre de "úlceras del duodeno". Las úlceras pépticas son muy poco frecuentes en los niños.

En el pasado, las úlceras pépticas podían durar varios años o incluso ser de por vida. Pero con una mayor comprensión de sus causas y de cómo tratarlas, la mayoría de ellas se pueden curar.

¿Cuáles son las causas de las úlceras pépticas?

La mayoría de las úlceras pépticas se deben a la bacteriallamadas Helicobacter pylori (o H. pylori). El uso de fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, también puede causar úlceras pépticas. Las úlceras se forman en las zonas en las que las bacterias o el medicamento debilita la mucosa que recubre el estómago y el duodeno. Esto permite que el ácido llegue al revestimiento que se encuentra debajo, que es muy sensible. Tanto los ácidos como las bacterias pueden irritar el revestimiento y provocar una úlcera.

Algunas afecciones médicas también desempeñan un papel en la aparición de las úlceras. Por ejemplo, las enfermedades que hacen que al cuerpo le resulte difícil curarse (como las quemaduras graves a causa de un incendio) aumentan el riesgo de que un niño tenga úlceras. Esto también ocurre con los bebés que tienen septicemia (enfermedad grave por una infección bacteriana). En los niños sanos, las úlceras pépticas son muy poco frecuentes.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de las úlceras pépticas?

Los signos de una úlcera péptica incluyen los siguientes:

  • con mayor frecuencia, ardor intenso en el abdomen, entre el esternón y el ombligo
  • náuseas
  • vómitos
  • dolor de pecho (suele ser sordo y doloroso)
  • pérdida del apetito
  • eructos o hipo muy frecuentes
  • pérdida de peso
  • problemas de alimentación
  • sangre en el vómito o las heces (pueden tener un color rojo oscuro o negro)

Si su hijo presenta alguno de estos signos y síntomas, llame a su médico. Muchos de ellos pueden deberse a otras enfermedades de la infancia, pero es necesario que su médico sepa lo que está ocurriendo. Basándose en los antecedentes médicos y los síntomas del niño, el médico probablemente desee que su hijo vea a un gastroenterólogo pediátrico. Este médico trata los problemas del estómago, los intestinos y lo órganos asociados a ellos.

¿Cómo se diagnostican las úlceras pépticas?

Para saber si su hijo tiene úlceras pépticas, es posible que el médico haga lo siguiente:

  • Solicitar una radiografía del tubo digestivo superior. Se trata de radiografías del esófago, el estómago y el duodeno, que le permiten al médico observar el tubo digestivo. El paciente bebe un líquido llamado "bario" mientras le hacen radiografías. Si hay una úlcera, debe aparecer en las radiografías.
  • Solicitar una endoscopía superior. Para este procedimiento, es necesario sedar al paciente. A continuación, el médico coloca un endoscopio (un tubo pequeño y flexible con una pequeña cámara en un extremo) por la garganta y lo hace llegar hasta el estómago y el duodeno. Los médicos pueden ver el revestimiento del esófago, el estómago y el duodeno para ver si hay úlceras, inflamación o alergias a los alimentos. Si hay algún signo de inflamación, el médico también puede hacer pruebas de tejidos en busca de la bacteria H. pylori. Esta prueba es importante porque el tratamiento de las úlceras causadas por H. pylori es diferente del tratamiento de las que son causadas por un AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos).

Para buscar la bacteria H. pylori, los médicos pueden hacer lo siguiente:

  • pruebas en los tejidos durante la endoscopía
  • análisis de las heces para detectar la presencia de antígenos de H. pylori. Los análisis de las heces son cada vez más comunes, porque algunos médicos creen que son más precisos que los análisis de sangre.
  • pruebas del aliento, que permiten detectar el carbono descompuesto por H. pylori después de que un paciente bebe una solución. Las pruebas de aliento se hacen principalmente en adultos.

¿Cómo se tratan las úlceras pépticas?

La mayoría de las úlceras relacionadas con H. pylori se pueden curar. El tratamiento incluye tomar dos tipos de antibióticos durante dos semanas y un antiácido durante dos meses o más. La úlcera puede tardar ocho semanas en curarse, pero el dolor suele desaparecer en unos pocos días o una semana.

Un niño con una úlcera por H. pylori debe tomar todos los antibióticos según las indicaciones del médico. Aun cuando los síntomas desaparezcan, es posible que la infección no se vaya hasta que el niño tome todos los medicamentos. Además, asegúrese de darle los medicamentos antiácidos que le recetaron.

Para asegurarse de que el tratamiento haya funcionado, tal vez los médicos le pidan un análisis de las heces para ver si la bacteria H. pylori desapareció. Si los síntomas continúan o empeoran, los médicos quizás hagan una endoscopía de seguimiento una vez transcurridos entre 6 y 12 meses, para ver si la bacteria H. pylori aún está presente.

Las úlceras causadas por AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) casi nunca requieren una cirugía y suelen mejorar con un antiácido y la suspensión o el cambio del medicamento. Como no hay bacterias involucradas, no es posible tratar este tipo de úlcera con antibióticos. Los niños con una úlcera relacionada con los medicamentos deben evitar los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y cualquier medicamento que contenga ibuprofeno o aspirina.

A menos que un alimento en particular esté causando problemas, la mayoría de los médicos no recomiendan cambios en la dieta para los niños que tienen úlceras. Una dieta adecuada, con una variedad de alimentos es esencial para el crecimiento y el desarrollo de todos los niños.

¿Es posible prevenir las úlceras pépticas?

El uso habitual de antiinflamatorios no esteroideos puede causar problemas y sangrado gastrointestinal en algunos niños. El paracetamol no provoca úlceras en el estómago y es una buena alternativa para la mayoría de las afecciones infantiles.

El alcohol y el cigarrillo pueden aumentar las probabilidades de tener una úlcera. Ayude a su hijo a evitar el café, el té, los refrescos azucarados y los alimentos que contienen cafeína ya que esta puede aumentar el ácido del estómago y empeorar una úlcera.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico de inmediato si su hijo presenta alguno de estos síntomas:

  • dolor abdominal repentino, agudo y duradero
  • heces negras o sanguinolentas
  • vómitos con sangre o vómitos que parecen contener granos de café

Estos síntomas podrían ser indicadores de un problema grave en un niño con una úlcera péptica: 

  • perforación (cuando la úlcera es muy profunda y atraviesa la pared del estómago o el duodeno)
  • hemorragias (cuando el ácido o la úlcera dañan un vaso sanguíneo)
  • obstrucción (cuando la úlcera bloquea el recorrido de los alimentos que van hacia los intestinos)

Si su hijo toma medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y tiene síntomas de una úlcera péptica, obtenga ayuda médica de inmediato. El retraso en el diagnóstico y el tratamiento puede causar más problemas y, probablemente, la necesidad de una cirugía. Pero con un tratamiento rápido, la mayoría de las úlceras pépticas se pueden curar.

Reviewed by: J. Fernando del Rosario, MD
Date Reviewed: 25-10-2021

Read this article in English

What next?