Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Parálisis cerebral atáxica

¿Qué es la parálisis cerebral atáxica? 

La parálisis cerebral afecta al movimiento y al control de los músculos. Las personas con parálisis cerebral tienen esta afección durante toda la vida. 

La parálisis cerebral atáxica es un tipo de parálisis cerebral. Los niños con este tipo de parálisis cerebral tienen problemas de equilibrio y coordinación. Pueden caminar con las piernas bastante más separadas entre sí que los demás niños y lo pasan mal con actividades que implican usar pequeños movimientos de las manos, como la escritura. Algunos pacientes también tienen problemas para percibir la profundidad. Es decir, no son capaces de valorar con exactitud lo cerca o lo lejos que están las cosas. 

Hay otros tipos de parálisis cerebral que pueden generar rigidez muscular (parálisis cerebral espástica) o movimientos de retorcimiento (parálisis cerebral atetoide [o discinética]). Hay niños que tienen más de un tipo de parálisis cerebral, lo que se conoce como "patrón combinado de parálisis cerebral" Y, a veces, el tipo de parálisis cerebral que tiene un niño puede cambiar a lo largo del tiempo.

¿Cuáles son las causas de la parálisis cerebral? 

La parálisis cerebral se suele deber a un problema cerebral o a una lesión cerebral. En la parálisis cerebral atáxica, la lesión o el problema cerebral se encuentra en una parte del cerebro llamada el cerebelo. El cerebelo controla el equilibrio y coordina los movimientos. 

Un niño puede nacer con una parálisis cerebral o bien desarrollarla más adelante. El problema o la lesión cerebral no empeora con el tiempo, pero una persona con parálisis cerebral puede tener necesidades diferentes a lo largo de la vida. 

La parálisis cerebral puede estar causada por:

  • infecciones u otros problemas médicos durante el embarazo de la madre
  • accidente cerebro-vascular mientras el bebé estaba dentro del vientre materno o después del nacimiento
  • una ictericia no tratada (tonalidad amarillenta en la piel y el blanco de los ojos)
  • trastornos genéticos
  • un problema durante el parto 
  • ser sacudido o agitado durante la lactancia (síndrome del bebé sacudido) 
  • una lesión en la primera infancia (como las provocadas por un accidente de coche)

Los bebés prematuros (que nacen antes de tiempo) tienen un riesgo más alto de tener parálisis cerebral que los bebés nacidos a término. Ocurre lo mismo con los bebés de bajo peso natal (aunque hayan nacido a término) y con los hijos de partos múltiples, como los mellizos y los trillizos.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la parálisis cerebral atáxica? 

Ataxia significa que una persona tiene problemas para coordinar los músculos en la ejecución de tareas. Los niños con parálisis cerebral atáxica pueden andar con los pies más separados de lo normal, y su andar puede parecer desequilibrado o espasmódico. Sus músculos pueden no ser capaces de desempeñen otras tareas, como, por ejemplo, alcanzar un tenedor.

Los niños con cualquier tipo de parálisis cerebral pueden tener problemas en la vista, el oído, el habla, la conducta de comer y el aprendizaje. Algunos niños con parálisis cerebral tienen crisis convulsivas.

¿Cómo se diagnostica la parálisis cerebral atáxica? 

La mayoría de los niños con parálisis cerebral atáxica recibe el diagnóstico en los dos primeros años de vida. Si un bebé es prematuro o presenta otro problema de salud que puede estar relacionado con la parálisis cerebral, esto alertará a sus cuidadores para que se empiecen a fijar en los signos propios de la parálisis cerebral. 

No existe una prueba aislada que permita diagnosticar la parálisis cerebral atáxica. Por lo tanto, los profesionales de la salud se fijarán en muchas cosas, como las siguientes:

  • el desarrollo
  • el crecimiento
  • los reflejos
  • el movimiento
  • el tono muscular

Las pruebas que se hacen para poder diagnosticar esta afección son las siguientes:

¿Cómo se trata la parálisis cerebral atáxica? 

La parálisis cerebral no tiene cura. Pero existen recursos y tratamientos que pueden ayudar a los niños que la padecen a crecer y a desarrollar su mayor potencial. El plan de tratamiento puede incluir:

¿Dónde pueden encontrar ayuda los cuidadores de niños con parálisis cerebral? 

Cuidar de un hijo con parálisis cerebral puede ser difícil de sobrellevar a veces. Estos niños no solo necesitan mucha atención cuando están en casa, sino que también necesitan asistir a visitas médicas y de tratamiento. No tema dar un sí cuando alguien le pregunte: "¿Te puedo ayudar?". Sus parientes y amigos seguro que quieren estar a su lado y echarle una mano. 

Para sentirse menos solo y conectar con otras personas que se están afrontando retos similares al suyo, busque un grupo de apoyo de su localidad o por internet. También puede obtener información y recibir apoyo de organizaciones sobre parálisis cerebral, como:

Mantenerse fuerte y sano no solo es bueno para usted, sino que también lo es para su hijo y para el conjunto de su familia. 

De cara al futuro

Vivir con una parálisis cerebral es diferente para cada niño. Para ayudar a su hijo a moverse y a aprender lo máximo posible, trabaje codo con codo con el equipo médico que lo lleva para desarrollar un plan de tratamiento. Luego, a medida que su hijo vaya creciendo y sus necesidades vayan cambiando, irán adaptado el plan de acuerdo con sus nuevas necesidades. 

Las siguientes guías lo pueden ayudar mientras usted planifica las cosas para cada etapa de la vida de su hijo, desde la infancia hasta el inicio de la adultez:

 

Reviewed by: M. Wade Shrader, MD, Margaret Salzbrenner, APRN
Date Reviewed: 01-11-2021

Read this article in English

What next?