Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Oxigenación por membrana extracorpórea (OMEC)

¿Qué es la OMEC?

La oxigenación por membrana extracorpórea (OMEC) consiste en que un equipo médico muy bien formado y entrenado usa una máquina para desempeñar las funciones que normalmente desempeñan el corazón y los pulmones. 

¿Para qué se usa la oxigenación por membrana extracorpórea?

Cuando el corazón o los pulmones no están funcionando bien, la oxigenación por membrana extracorpórea puede desempeñar sus funciones durante varios días, varias semanas o incluso durante más tiempo. 

Generalmente, este tiempo basta para que:

  • el equipo médico corrija el problema, por ejemplo, a través de una operación de corazón
  • el corazón o los pulmones del paciente se recuperen de un problema, como el asma o la aspiración de meconio
  • el niño se someta a un trasplante de corazón o a un trasplante de pulmón

La oxigenación por membrana extracorpórea puede ayudar a aquellos niños que tengan:

¿Qué hace una máquina de oxigenación por membrana extracorpórea?

La máquina de oxigenación por membrana extracorpórea bombea sangre procedente del cuerpo a través de un corazón artificial, usando una bomba que funciona como el corazón. Al igual de los pulmones, la máquina añade oxígeno a la sangre y le extrae dióxido de carbono. Luego la máquina envía la sangre de vuelta al cuerpo del niño. 

¿Cómo se lleva a cabo la oxigenación por membrana extracorpórea?

Hay dos tipos de oxigenación por membrana extracorpórea:

  • Oxigenación por membrana extracorpórea Veno-venosa (VV): se usa cuando el corazón sigue funcionando pero los pulmones necesitan tiempo para descansar y recuperarse. La oxigenación por membrana extracorpórea extrae sangre de una vena grande, le añade oxígeno, le extrae dióxido de carbono y vuelve a enviar la sangre a una vena. La sangre fluye hacia el corazón a través de una vena. Y luego el corazón bombea la sangre oxigenada hacia los pulmones y el resto del cuerpo. 
  • Oxigenación por membrana extracorpórea Veno-arterial (VA): se usa cuando tanto el corazón como los pulmones necesitan tiempo para descansar y recuperarse. La oxigenación por membrana extracorpórea extrae sangre de una vena grande, le añade oxígeno y le extrae dióxido de carbono. Luego vuelve a enviar la sangre a una arteria. La sangre fluye a través de la arteria hacia el resto del cuerpo. El corazón sigue latiendo y bombeando sangre hacia el resto del cuerpo. Pero el corazón no tiene que trabajar tanto como lo hacía antes de iniciar la oxigenación por membrana extracorpórea. 

¿Qué ocurre antes de la oxigenación por membrana extracorpórea?

Antes de que su hijo se someta a una oxigenación por membrana extracorpórea, el médico o el cirujano hablará con usted sobre los riesgos y las posibles ventajas de la oxigenación por membrana extracorpórea. Si usted opta por la oxigenación por membrana extracorpórea, firmará un formulario de consentimiento (o permiso) paterno.

Iniciar una oxigenación por membrana extracorpórea supone seguir varios pasos. El equipo de tratamiento: 

  • administrará un medicamento a su hijo por vía intravenosa (VI) para que se quede dormido, no tenga dolor y esté bien quieto.
  • le insertará un tubo endotraqueal y lo unirá a una máquina que sirve para respirar, llamada respirador (si su hijo todavía no está usando un respirador). 
  • administrará medicamentos a su hijo para impedir que se le coagule la sangre, porque los coágulos de sangre podrían obstruir los vasos sanguíneos 
  • colocará cánulas (unos tubos largos y estrechos) a través de una arteria y/o una vena y guiará sus extremos hasta llegar al corazón. 
  • utilizará ecografías o radiografías para asegurarse de que los tubos están colocados donde les corresponde. 
  • iniciará la oxigenación por membrana extracorpórea. 

¿Puedo quedarme con mi hijo durante la oxigenación por membrana extracorpórea?

Usted se puede quedar con su hijo por lo menos durante algún tiempo mientras dure la oxigenación por membrana extracorpórea. A su hijo le ayudará oír la voz de su madre o de su padre y notar su tacto. 

El tiempo durante el que le dejarán quedarse con su hijo dependerá del tipo de cuidados médicos que necesite su hijo. El equipo médico le hará saber cuándo se podrá quedar con su hijo y cuándo se deberá retirar para que ellos puedan hacerle pruebas y aplicarle los tratamientos que necesite. 

¿Cuánto dura la oxigenación por membrana extracorpórea?

Un niño puede necesitar una OMEC desde solo durante un día hasta durante un mes entero o más. Todo depende del problema de salud que tenga. 

¿Qué ocurre después de la oxigenación por membrana extracorpórea?

El equipo médico hará varias pruebas para asegurarse de que el niño deja de necesitar la oxigenación por membrana extracorpórea, luego desconectará la máquina y extraerá las cánulas. A su hijo le retirarán el respirador conforme su corazón y sus pulmones se vayan adaptando a respirar sin la oxigenación por membrana extracorpórea. Esto se puede alargar varios días o semanas.

Dependiendo del motivo por el que su hijo necesite someterse a la oxigenación por membrana extracorpórea, es posible que deba tomar medicamento para el corazón o los pulmones después de concluir el tratamiento. 

¿A qué riegos se asocia la oxigenación por membrana extracorpórea?

La oxigenación por membrana extracorpórea se asocia a riesgos importantes. Por eso, los médicos solo la usan cuando ya han probado todos los demás tratamientos y consideran que la oxigenación por membrana extracorpórea ayudará al paciente. 

Entre sus riesgos, se incluyen los siguiente:

  • hemorragias
  • burbujas o coágulos en la sangre que pueden obstruir los vasos sanguíneos
  • infecciones
  • problemas en el funcionamiento de la máquina

La oxigenación por membrana extracorpórea también puede tener algunos efectos secundarios, como la hinchazón (edema), que es especialmente frecuente durante los primeros días. La hinchazón suele remitir alrededor del momento en que se concluye la oxigenación por membrana extracorpórea.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Los niños necesitan mucho apoyo mientras se recuperan de una OMEC. Algunos niños pueden tener problemas pulmonares si la oxigenación por membrana extracorpórea desempeñó la función que suelen desempeñar los pulmones. Otros pueden tener problemas para andar o hablar, o pasarlo mal cuando tengan que retomar sus tareas escolares. Pregunte al equipo de la oxigenación por membrana extracorpórea y al pediatra de su hijo si tiene alguna pregunta. 

Para ayudar a su hijo:

  • Acuda con él a todas las visitas médicas que tenga programadas. 
  • Dé a su hijo todos los medicamentos que le receten.
  • Hable con el centro escolar de su hijo sobre qué cambios podrían ayudar a su hijo. Por ejemplo, su hijo podría necesitar más tiempo para llegar a las aulas, un tutor o una carga académica más ligera. 

Reviewed by: Michael Golecki, RN, BSN, CCRN
Date Reviewed: 10-09-2021

Read this article in English

What next?