Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Seguridad en casa: Cómo prevenir la asfixia por aspiración

Llevarse cosas a la boca es una de las formas en que los bebés y los niños pequeños exploran el mundo. La asfixia por aspiración se suele deber a trozos de alimentos, juguetes u otros objetos de tamaño reducido que se quedan atascados en la tráquea del niño. 

Si conoce los peligros, podrá prevenir las asfixias por aspiración y mantener a su hijo seguro. 

¿Qué alimentos suponen un riesgo de asfixia por aspiración?

  • Los alimentos duros o lisos pueden obstruir la tráquea con facilidad. No ofrezca a niños menores de cuatro años los siguientes alimentos: 
    • frutos secos
    • semillas de girasol
    • sandía con sus semillas
    • cerezas con hueso (carozo)
    • zanahorias, guisantes y apio crudos
    • palomitas de maíz
    • caramelos duros
    • manzanas y peras crudas
  • Los siguientes alimentos se deben cortar en trozos, pelarse si tuvieran piel o evitarse:
    • cuadrados de queso
    • perritos calientes y salchichas (cortarlos en forma de triángulos o de medias lunas, nunca de forma redonda) 
    • uvas
    • caramelos blandos

Evite dar a su hijo cucharadas de mantequilla de cacahuete (o de otras cremas, pastas o patés densos) y goma de mascar (chicle). Son alimentos pegajosos, que se le pueden quedar pegados en la garganta. 

¿Cómo puedo impedir que mi hijo se atragante con la comida y se pueda asfixiar con ella? 

  • Insista a su hijo en que esté sentado mientras coma y en que mastique los alimentos a conciencia. 
  • Enséñele a masticar y a tragar la comida antes de hablar o de reírse. 
  • Esté especialmente pendiente durante las fiestas, donde los frutos secos o las golosinas pueden caerse al suelo y acabar fácilmente en las manos de su hijo. 
  • No permita nunca a su hijo correr, hacer deporte ni viajar en coche mascando chicle, o con golosinas, como piruletas, dentro de la boca.
  • Supervise a sus hijos mayores, que podrían no saber que no les deberían dar algunos alimentos a sus hermanos pequeños. 
  • Lea todas las etiquetas alimentarias atentamente. 

¿Qué juguetes y otros objetos de tamaño reducido suponen un riesgo de asfixia por aspiración? 

  • globos
  • juguetes con piezas pequeñas y accesorios para muñecos
  • monedas
  • imperdibles (alfiler de seguridad) 
  • clips
  • chinchetas 
  • canicas y pelotas pequeñas
  • clavos, tuercas y tornillos
  • gomas de borrar
  • pilas
  • trozos de ceras de colores
  • joyas (anillos, pendientes, alfileres, etc.)
  • imanes de tamaño reducido 
  • tapones y chapas de botellas, como las de los refrescos y las bebidas dulces (como el jarabe de chocolate o de arce). Los niños pueden intentar chupar las gotitas dulces que se quedan pegadas al tapón, que se podría quedar pegado o atascado en sus vías respiratorias. 

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a no atragantarse ni aspirar juguetes u otros objetos? 

  • Revise los suelos, debajo de las alfombras, entre los cojines y sobre repisas que estén al alcance de su hijo en busca de objetos o partes de objetos de tamaño reducido. 
  • Cuando compre juguetes, siga siempre todas las instrucciones de los fabricantes sobre la edad recomendada. 
  • No le compre nunca a un niño pequeño juguetes que se venden en máquinas automáticas; estos juguetes no han de cumplir la normativa de seguridad y suelen contener partes pequeñas. 
  • Asegúrese de que los imanes de la nevera están fuera del alcance de su hijo.
  • Revise a menudo los juguetes de su hijo en busca de partes rotas o sueltas; por ejemplo, un ojo suelto en un peluche o una bisagra de plástico rota.
  • Avise a sus hijos mayores, diciéndole que no dejen piezas sueltas de sus juguetes o juguetes con partes pequeñas al alcance de sus hermanos pequeños. 
  • Tire a la basura o recicle las pilas usadas de una forma segura, sobre todo las pilas de botón (como las que se usan en los controles remotos y los relojes).
  • Insista a sus hijos en que no se metan en la boca lápices, ceras de colores o gomas de borrar mientras dibujan o colorean. 
  • Guarde fuera del alcance de sus hijos todos los objetos que se puedan romper y los que sean lo bastante pequeños como para caberles en la boca. 

Esté bien preparado

Si está esperando a un bebé o si ya tiene un hijo, es recomendable que:

  • Ponga su casa a prueba de niños. Póngase a gatas en cada una de las habitaciones de su domicilio para verlas desde la perspectiva de un niño. Elimine o guarde bajo llave aquellos artículos que podrían ser peligrosos para su hijo.
  • Aprenda técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y la maniobra de Heimlich adaptada a las distintas edades para estar preparado en caso de emergencia.

Incluso adoptando todas estas precauciones, los niños se pueden lesionar y los accidentes pueden ocurrir. Pero, si usted está bien preparado, podrá actuar con rapidez, confianza y seguridad en caso de emergencia.

Reviewed by: Melanie L. Pitone, MD
Date Reviewed: 01-01-2020

Read this article in English

What next?