Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Rotavirus

¿Qué es el rotavirus? 

El rotavirus es un virus frecuente que causa gastroenteritis, a veces llamada "gripe intestinal" o "gripe estomacal". El virus infecta el estómago y los intestinos. Causa vómitos y diarreas, sobre todo en los bebés y los niños pequeños. Las infecciones por rotavirus abundan durante los meses de invierno y de primavera, sobre todo en las guarderías y los centros de preescolar. 

La vacuna contra el rotavirus es recomendable para la mayoría de los bebés. Ayuda a prevenir las infecciones por rotavirus.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de las infecciones por rotavirus? 

Los niños afectados por una infección por rotavirus tienen:

  • fiebre
  • náuseas y vómitos
  • retortijones abdominales
  • diarreas acuosas y frecuentes

También pueden tener tos y secreción nasal. De todos modos, como ocurre con todos los virus, algunas infecciones por rotavirus causan muy pocos síntomas o ninguno en absoluto, sobre todo en los adultos. 

A veces, la diarrea que acompaña a una infección por rotavirus es tan fuerte que es muy fácil que lleve rápidamente a la deshidratación (no tener suficiente cantidad de agua en el cuerpo). Entre los signos de la deshidratación, se incluyen los siguientes:

  • tener sed
  • estar irritable
  • estar muy cansado o menos alerta
  • tener mareos o sensación de desfallecimiento
  • tener los ojos hundidos
  • tener sequedad de boca y de lengua
  • tener las fontanelas hundidas (si se trata de un bebé)
  • orinar con menos frecuencia o mojar menos pañales que de costumbre

¿Las infecciones por rotavirus son contagiosas? 

El rotavirus se encuentra en las heces (cacas) de las personas infectadas y se contagia con facilidad. Los niños pueden contraer la infección si se meten los dedos en la boca después de tocar algo que estaba contaminado por el rotavirus, como un juguete. Lo más habitual es que el contagio ocurra porque los niños no se lavan las manos, sobre todo antes de comer y después de usar el baño. 

La gente que cuida de bebés o de niños, incluyendo el personal sanitario y el de las guarderías, puede contagiar el virus, sobre todo si no se lava las manos después de cambiar los pañales a bebés o a niños pequeños. Los niños también pueden contraer la infección si beben agua o comen alimentos contaminados por el virus. Esto ocurre cuando una persona con el rotavirus no se lava las manos antes de preparar la comida.

¿Cómo se diagnostican las infecciones por rotavirus?

Los médicos suelen saber si alguien tiene una "gripe intestinal" solo a partir de sus síntomas. Por lo general, no es necesario hacer más pruebas. Si un niño se encuentra muy mal o tiene mucosidades en las heces, su médico es posible que le pida una prueba de heces (cacas) para evaluar la presencia de rotavirus y otros gérmenes que causan diarrea. Es posible que el médico también pida un análisis de orina o un análisis de sangre para evaluar la deshidratación.

¿Cómo se tratan las infecciones por rotavirus?

Los bebés y los niños menores de tres años de edad que han contraído una infección por rotavirus y se deshidratan pueden tener que ingresar en un hospital. Allí reciben líquidos por vía intravenosa (VI) para restablecer las concentraciones de fluidos y de sales minerales en su cuerpo. La mayoría de los niños mayores de tres años se pueden tratar en casa sin problemas.

Tratamiento en casa 

Los niños con diarrea leve que no estén vomitando pueden seguir comiendo y bebiendo con normalidad, siempre que les apetezca. Deben beber abundante líquido para prevenir la deshidratación. Los niños que estén deshidratados deben: 

  • Beber pequeñas cantidades de una solución de rehidratación oral (como Pedialyte, Enfalyte o la marca genérica) con frecuencia. Esta solución contiene la cantidad adecuada de agua, azúcar y sal para ayudar a combatir la deshidratación. Puede comprar soluciones de rehidratación oral sin receta médica en farmacias o supermercados.
  • Evite los jugos de frutas, los refrescos y las bebidas deportivas, que pueden empeorar la diarrea.
  • Si su hijo es un bebé, siga amamantándolo o dándole leche de fórmula, siempre y cuando no esté vomitando mucho.

Cuando su hijo se empiece a encontrar mejor, podrá darle una menor cantidad de suero oral y una mayor cantidad de su dieta habitual. 

No le dé a su hijo ningún medicamento para los vómitos o para la diarrea de venta sin receta médica a menos que se lo recomiende su médico. 

¿Se pueden prevenir las infecciones por rotavirus?

La vacuna contra el rotavirus puede ayudar a prevenir las infecciones por rotavirus. La vacuna es un líquido que se administra por vía oral (por la boca) a bebés de 2 y 4 meses de edad, y de nuevo a los 6 meses, dependiendo de la marca concreta de la vacuna que se utilice.

Lavarse las manos bien y a menudo, sobre todo después de usar el baño y antes de preparar la comida o de comer, es la mejor manera de prevenir el contagio. Los niños infectados se deben quedar en casa, dejando de asistir a guarderías, centros de preescolar o escuelas hasta que dejen de tener diarrea.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llame al médico si su hijo presenta síntomas de infección por rotavirus. Llámelo de inmediato si su hijo:

  • no puede beber nada durante varias horas seguidas
  • está orinando menos de lo habitual
  • presenta signos de deshidratación, como ausencia o escasez de lágrimas al llorar, boca seca o pegajosa, labios agrietados, mareo o sensación de desvanecimiento, somnolencia o reducción del nivel de alerta.
  • tiene fiebre alta
  • tiene sangre en las heces o los vómitos
  • lleva vomitando más de 24 horas o tiene una diarrea que no mejora al cabo de varios días

Reviewed by: Mary L. Gavin, MD
Date Reviewed: 05-05-2021

Read this article in English

What next?