Skip to main content
Go to homepage

Print Page

¿Quitarse la cera de los oídos es seguro?

He oído que usar un bastoncillo de algodón para quitarle a mi hijo la cera de los oídos no es una buena idea. ¿Es cierto? De ser así, ¿cómo le puedo limpiar los oídos a mi hijo de una manera que sea segura?
Arya

Es verdad. No es una buena idea introducir ningún objeto dentro de las orejas de un niño. Al hacerlo, aumenta el riesgo de infección o de daño permanente en sus tímpanos y en su capacidad auditiva. Los baños regulares deberían bastar para mantener a raya la cantidad de cera que hay dentro del oído. 

La sustancia cerosa (llamada cerumen) que fabrican los oídos es una capa que recubre la piel del interior de canal o conducto auditivo. Esto ayuda a proteger la piel de este canal de humedecerse o secarse demasiado, lo que ayuda a prevenir la irritación o la infección. La cera de los oídos también atrapa la suciedad, las impurezas, el polvo y otras partículas, impidiendo que estas lesionen o irriten los tímpanos.

Aunque hay algunas personas que tienen más cera que otras, al igual que hay personas que sudan más que otras, por lo general, los oídos fabrican la cantidad de cera que necesitan. 

A veces, se puede formar una acumulación de cera endurecida dentro del canal auditivo, lo que puede dificultar la audición o, incluso, retener bacterias y causar infecciones de oído. Si le ocurre esto a su hijo, no le meta nada dentro del oído para tratar de sacarle la cera. Si lo hiciera, le podría provocar una lesión auditiva permanente. 

Si se tiene que extraer un tapón de cera del oído a su hijo, esto lo deberá hacer un profesional de la medicina en su consulta u otro tipo de instalación sanitaria. Para los problemas auditivos, el dolor o la irritación en o cerca del oído, hable con el médico de su hijo, quien lo podrá explorar y detectar la causa. 

Y, a pesar de que se vendan muchos remedios para sacar tapones de cera, es muy importante que no introduzca nada en los oídos de su hijo, a menos que se lo indique su médico.

Reviewed by: Patrick C. Barth, MD
Date Reviewed: 01-12-2020

Read this article in English

What next?