Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Tratamiento del Neuroblastoma con MIBG

¿Qué es la MIBG?

La MIBG (meta-yodo-benzil-guanidina) es una molécula que los médicos combinan con una dosis baja de yodo radioactivo para detectar neuroblastomas

Después de inyectar la MIBG a un paciente, esta es absorbida por las células del neuroblastoma. Luego, el paciente se acuesta en una mesa, y una cámara o escáner especial se va moviendo por su cuerpo y le va haciendo fotografías. El yodo radioactivo hará que las células cancerosas se vean bien marcadas en la imagen. 

La MIBG administrada a dosis más altas de radioactividad pueden tratar los neuroblastomas. La MIBG es absorbida por las células del neuroblastoma y es lo bastante radioactiva como para matarlas. Los niños suelen tolerar bien este tratamiento porque no se asocia a muchos efectos secundarios, como hacen otros tipos de tratamientos del cáncer; además, ataca específicamente a las células del neuroblastoma. 

¿Quién puede recibir este tipo de tratamiento?

El equipo médico que lleva a su hijo le explicará los riesgos y las ventajas del tratamiento con MIBG. Se ofrece a pacientes con neuroblastomas de alto riesgo que no han respondido bien a tratamientos previos. Los investigadores están estudiando si el tratamiento con MIBG podría ayudar como uno de los primeros tratamientos de los neuroblastomas de alto riesgo. Si el equipo médico cree que el tratamiento con MIBG es adecuado para su hijo, trabajará con usted para diseñar un plan de tratamiento. 

La MIBG causa menos problemas en las células adyacentes sanas porque solo la absorben las células tumorales. De todos modos, sí que afecta a la médula ósea (encargada de fabricar células sanguíneas). Por eso, los pacientes tienen que recibir una infusión por vía intravenosa (VI) de sus propias células de médula ósea (células madre) pocas semanas después de recibir el tratamiento con MIBG. Las células que se infunden por VI se deben recoger antes de iniciar el tratamiento. 

La programación del tratamiento requiere una atenta planificación. Hay importantes cosas a tener en cuenta. Después de recibir el tratamiento con MIBG, el niño puede propagar radiactividad a otras personas durante varios días. La radiactividad también puede salir a través del pis, las heces, la saliva y el sudor del paciente durante ese tiempo. La radiactividad va bajando día tras día desde que se administra el tratamiento. Los niños que reciben un tratamiento con MIBG suelen quedarse en el hospital de 4 a 5 días. Esto permite que la radiactividad que puedan trasmitir baje a un nivel seguro antes de que vuelvan a casa. 

Los padres reciben una formación especial para que puedan cuidar de su hijo mientras esté en el hospital y en casa con garantías de seguridad. 

¿Qué ocurre durante el tratamiento con MIBG?

La MIBG se introduce en el cuerpo del paciente a través de una VI (vía intravenosa) o de una vía central. La MIBG entra en el cuerpo en unas 2 horas y no hace ningún daño. Después, el niño se quedará en el hospital durante varios días, bajo una atenta observación. 

Puesto que la MIBG es radioactiva, se seguirán unas pautas de seguridad para mantener seguro a su hijo y a los demás. Entre estas pautas, se incluyen las siguientes:

  • Una sala especial. Los niños reciben el tratamiento con MIBG en una sala especial hecha con paredes de plomo y cemento. Todas las personas que estén fuera de esa sala no se expondrán a ningún tipo de radiación. 
  • Un catéter urinario. Le colocarán a su hijo un catéter dentro de la vejiga antes de someterse al tratamiento. Esto permitirá que el equipo médico que lleva a su hijo recoja y elimine la orina radioactiva de su hijo con seguridad. 
  • Medicamento de yodo. Su hijo se tomará un medicamento de yodo para proteger la glándula tiroidea durante el tratamiento y después de él. Esta glándula es muy sensible a las radiaciones. 

¿Me puedo quedar con mi hijo mientras lo tratan con MIBG?

El tratamiento con MIBG es radioactivo, por lo que los padres deben limitar al máximo exponerse a él. A pesar de disponer de un tiempo limitado para estar con su hijo, hay muchas maneras creativas de que los padres ayuden a sus hijos a sentirse conectados. El equipo médico que atiende a cada niño revisará estos límites de tiempo con cada familia. La sala especial donde el niño recibe el tratamiento con MIBG cuenta con una sala adyacente para que los padres puedan estar cerca de su hijo al tiempo que se mantienen seguros. 

Los padres pueden ver a su hijo y hablar con él a través de conexiones de vídeo y de audio entre ambas salas. También pueden llevar puesto un equipo de seguridad para las breves visitas que le pueden hacer. Una madre embarazada no puede estar con su hijo hasta que este último haya eliminado por completo la radioactividad de su cuerpo.

¿Hay algún efecto secundario del tratamiento con MIBG?

La mayoría de los niños no se encuentran mal durante el tratamiento con MIBG y lo toleran bien. Pero, entre sus efectos secundarios, se incluyen los siguientes:

  • hipertensión arterial (tensión arterial alta) 
  • nauseas
  • sentirse cansado
  • alteraciones en el hemograma durante varias semanas después del tratamiento, como:
    • escasez de glóbulos rojos (anemia)
    • escasez de células sanguíneas que luchan contra las infecciones (leucopenia)
    • escasez de células de coagulación (plaquetas) (trombocitopenia)

Unas pocas semanas después de recibir el tratamiento con MIBG, el niño recibirá una infusión de las células de médula ósea que le extrajeron antes del tratamiento. 

¿Cómo pueden ayudar los padres? 

El equipo médico que lleva a su hijo le enseñará cómo apoyar a su hijo al mismo tiempo que limita su propia exposición a la radiactividad durante el tratamiento y después de él. También le puede sugerir maneras de hablar sobre el tratamiento adaptadas a la edad que tenga su hijo. El medicamento, en sí mismo, tarda muy poco en entrar en el cuerpo, pero los pacientes necesitan pasar mucho tiempo solos después de someterse a él durante varios días. Esto puede ser duro. Los niños se suelen aburrir, pero el hospital les puede ofrecer juguetes y otras actividades para que se entretengan. Las películas y los videojuegos pueden ayudar. Los especialistas en "vida infantil" (Child life en inglés) tendrán otras ideas para mantener ocupado y entretenido a su hijo. 

El equipo médico que lleva a su hijo le pedirá que limite los artículos que se lleven a casa después del tratamiento, porque los juguetes, los libros y la ropa se pueden contaminar de radiactividad. Se tendrán que tirar tras concluir el tratamiento o bien se tendrán que poner a prueba para saber si es seguro llevárselos a casa. 

Una vez en casa, la radiactividad emitida por su hijo será más baja, pero no habrá desaparecido por completo. Los padres tendrán que seguir las instrucciones que les dé el equipo médico para mantenerse seguros en casa durante otra semana más. El equipo médico les indicará dónde debería dormir su hijo e ir al baño y a partir de qué momento se podrán acerar a su hijo. 

Durante el tratamiento y después de él, le puede ayudar contactar con un grupo de apoyo formado por padres de hijos con cáncer. Hay grupos específicos para padres de niños con neuroblastoma. Pida recomendaciones al equipo médico que lleva a su hijo. También puede encontrar apoyo e información en línea en:

 

Reviewed by: Manisha Makker Bansal, MD
Date Reviewed: 01-05-2021

Read this article in English

What next?