Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Comer de forma inteligente cuando un hijo tiene diabetes

Aprender a tomar decisiones saludables y equilibrar los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas puede ayudar a los niños con diabetes a mantener el nivel de azúcar en sangre dentro de un nivel saludable.

Qué son los hidratos de carbono

Las personas con diabetes deben prestar atención especial a los hidratos de carbono (o carbohidratos) porque elevan los niveles de azúcar en sangre. Después de comer, el cuerpo descompone los hidratos de carbono y los transforma en glucosa (azúcar). La glucosa entra en el torrente sanguíneo y hace que el nivel de azúcar se eleve. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre en las células para que estas la puedan usar como energía.

Pero no todos los hidratos de carbono son iguales. Algunos alimentos que contienen hidratos de carbono son mejores que otros. Los alimentos de granos enteros, las frutas y las verduras son excelentes opciones porque tienen fibra, vitaminas y otros nutrientes. La fibra hace que la digestión y la absorción del azúcar sea más lenta y esto puede ayudar a mantener los niveles de azúcar en sangre dentro de un rango saludable. Las golosinas, los refrescos y los alimentos ultraprocesados elevan los niveles de azúcar en sangre rápidamente porque se descomponen fácilmente y no contienen fibras para hacer más lento el proceso.

Una comida con un equilibrio de hidratos de carbono (que contengan fibra), proteínas y grasas saludables puede hacer más lenta la digestión, ayudar a sentirse lleno y dar una variedad de nutrientes importantes. Por ejemplo, un desayuno compuesto por manteca de cacahuete sobre un panecillo de trigo integral con fresas contiene hidratos de carbono, fibra, proteínas y grasas saludables. Esta comida se descompondrá más lentamente que un desayuno no tan equilibrado de waffles con jarabe de arce y un cóctel de frutas en lata con almíbar (en su mayoría hidratos de carbono). Las comidas que se descomponen rápidamente hacen que la insulina continúe trabajando después de haber digerido la mayoría de los nutrientes y esto puede causar un descenso del azúcar en sangre más tarde.

Recuento de hidratos de carbono: Una habilidad práctica que debe usar a diario

Aprender a contar los hidratos de carbono es una habilidad sumamente útil, en especial si su hijo debe usar insulina con cada comida. Cuando sabe cuántos carbohidratos contienen los alimentos que su hijo come, puede ajustar mucho mejor las dosis de insulina.

Los dietistas o nutricionistas son expertos en ayudar a los niños y adolescentes con diabetes a equilibrar los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas. Estos profesionales pueden decirle cuántos gramos de hidratos de carbono puede necesitar su hijo con las comidas y los tentempiés de acuerdo con su edad, su nivel de actividad física y sus preferencias alimenticias. Cuando trabaje con el dietista o nutricionista certificado de su hijo, aprenderá habilidades prácticas como las siguientes:

  • contar la cantidad de hidratos de carbono presentes en los alimentos que come su hijo
  • leer las etiquetas de los alimentos
  • calcular los hidratos de carbono de las recetas caseras
  • usar recursos en línea o una aplicación (como Calorie King o MyFitnessPal) para buscar información sobre nutrición
  • probar nuevas ideas de alimentos y tentempiés saludables

Consejos para una alimentación saludable

Puede ayudar a su hijo a mantener el control de las comidas y los tentempiés de muchas maneras:

  • Lleve un registro de los alimentos. Si desea que un dietista o nutricionista revise lo que come su hijo, anote lo que el niño come y cuándo lo hace, junto con la cantidad de hidratos de carbono y el nivel de azúcar en sangre antes de comer. Estas anotaciones ayudarán al equipo de tratamiento a decidir si es necesario ajustar el plan de atención de su hijo.
  • Guarde recursos útiles en su teléfono o computadora. Las tablas del tamaño de las porciones y las listas de alimentos comunes con su cantidad de hidratos de carbono pueden resultarle útiles en su casa o cuando sale. Simplemente, incluya un sitio en los favoritos o guarde una imagen entre sus fotografías.
  • Sirva una amplia variedad de alimentos. Siempre que sea posible, elija cereales integrales, frutas y verduras frescas, proteínas magras y grasas saludables.
  • Pruebe algo nuevo. ¿Se siente atrapado con la planificación de las comidas? Visite sitios de recetas para sacar ideas saludables y sencillas.
  • Considere comprar una balanza digital para los alimentos. Esta útil herramienta puede ayudarlo a calcular los hidratos de carbono, en especial cuando se trata de frutas y tentempiés. Cuando el recuento de hidratos de carbono es más preciso, es más fácil ajustar las dosis de insulina.
  • Haga preguntas. El dietista o nutricionista de su hijo es su entrenador y un recurso. Si le surge alguna pregunta, recurra a él.

Tal vez le lleve un poco de tiempo acostumbrarse a hacer cambios. Pero si comienza hoy mismo, ayudará a su hijo a seguir con estas costumbres en el futuro. Y le habrá marcado un camino saludable para toda la vida.

Reviewed by: Cheryl Patterson, RD, CDE
Date Reviewed: 01-01-2022

Read this article in English

What next?