Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Abrasiones corneales

¿Qué son las abrasiones corneales?

Las abrasiones corneales son una de las lesiones oculares más frecuentes en los niños. Ocurren cuando algo raspa la superficie del ojo.

Las abrasiones corneales casi nunca son graves y, en la mayoría de los casos, cicatrizan en unos pocos días. Pero con frecuencia son dolorosas. La visión no suele verse afectada a largo plazo. En contadas ocasiones, las abrasiones corneales se pueden infectar. Por eso, si cree que su hijo tiene una abrasión corneal, es importante que un médico examine el ojo.

¿Cuáles son las causas de las abrasiones corneales?

La parte delantera del ojo está cubierta por un tejido transparente, que recibe el nombre de "córnea". La córnea ayuda al ojo a enfocar y es la capa de protección externa. Las lesiones pueden ocurrir por rasguños y cortes, o cuando algo raspa la córnea. Si cae alguna partícula en la córnea, las lágrimas ayudan a quitarla. A veces, el polvo o los objetos pueden entrar en contacto con la córnea de tal manera que raspan, cortan o dañan la superficie.

Este daño puede ser causado por polvo, arena, partículas metálicas, hojas, purpurina, aserrín, chispas, insectos, trozos de papel o incluso las uñas. La córnea también puede ser dañada por sustancias químicas irritantes, pegamentos, el uso inadecuado de los lentes de contacto y reacciones a cosas como las soluciones para lentes de contacto y maquillaje para los ojos.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de las abrasiones corneales?

Es posible que su hijo se queje porque siente ardor o escozor en el ojo, dolor o visión borrosa. Es muy probable que no quiera abrir el ojo.

Otros síntomas incluyen los siguientes:

  • sensibilidad a la luz
  • ojos enrojecidos o inyectados en sangre
  • párpados hinchados
  • ojo lloroso o con más lágrimas
  • sensación de tener algo en el ojo (sensación de tener un cuerpo extraño)

Si cree que su hijo podría tener una abrasión corneal, procure que un médico lo revise en cuanto sea posible. Si su hijo tiene mucho dolor o no puede abrir el ojo, vaya a la sala de emergencias o a un centro de urgencias médicas.

¿Cómo se diagnostican las abrasiones corneales?

Si su hijo tiene algún síntoma de abrasión corneal, llame al médico. Si bien no suelen ser graves, las abrasiones corneales se deben controlar. El médico puede ver cuán grave es la lesión y recetar una crema o gotas con antibiótico para favorecer la cicatrización.

El médico examinará el ojo y preguntará por los síntomas que presenta y lo que causó la abrasión. Tal vez su hijo no sepa exactamente qué la causó, pero probablemente recuerde cuándo ocurrió.

El médico hará una prueba que recibe el nombre de "tinción con fluoresceína". El médico coloca fluoresceína sobre la superficie del ojo y luego examina el ojo bajo una luz con filtro azul. Con esta luz y la fluoresceína, las abrasiones se ven claramente de color verde brillante.

Es posible que el médico haga otras pruebas, entre ellas, un examen estándar de la vista y un examen ocular con un microscopio especial llamado "lámpara de hendidura". 

¿Cómo se tratan las abrasiones corneales?

Para tratar una abrasión corneal, el médico tal vez le recete una crema o gotas con antibiótico para los ojos. Si a su hijo le duele el ojo, es posible que el médico le recomiende medicamentos para aliviar el dolor. Si su hijo usa habitualmente lentes de contacto, es probable que el médico le indique que use anteojos durante unos días.

Si su hijo continúa con síntomas de una abrasión corneal después de unos pocos días de haber estado usando las gotas o la crema, o si los síntomas empeoran después del tratamiento, comuníquese inmediatamente con el médico.

¿Es posible prevenir las abrasiones corneales?

Para ayudar a prevenir las abrasiones corneales:

  • Los niños deben usar protección ocular, como gafas protectoras o máscara, cuando trabajen con herramientas, manipulen sustancias químicas o practiquen deportes que podrían afectar a los ojos. Esto incluye deportes como pelota paleta, esquí, snowboard, hockey y lacrosse.
  • Tenga cuidado al jugar con las mascotas. Los perros, gatos y otros animales pueden actuar de forma impredecible y arañar un ojo sin quererlo.
  • Si su hijo usa lentes de contacto, asegúrese de que le queden bien y de que los use y los limpie correctamente. Mantener las uñas bien cortadas puede ayudar a prevenir rayones accidentales al colocarse o quitarse las lentes.
  • Si tiene plantas alrededor de su jardín entre las que alguien podría caminar, corte las ramas que estén a la altura de los ojos.
  • Si a su hijo le entra una sustancia irritante en los ojos, como jabón o polvo, tenga cuidado de no dañar más el ojo. Si algo se queda incrustado en el ojo, deje que el médico lo quite de manera segura. No intente quitar el objeto por sus propios medios. Esto podría provocar una lesión peor en el ojo.

Reviewed by: Sarah Logan, MD
Date Reviewed: 05-11-2020

Read this article in English

What next?