Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Los niños y las alergias

¿Qué son las alergias? 

Las alergias son reacciones anormales del sistema inmunitario ante cosas (conocidos con el nombre de alérgenos) que típicamente son inofensivas para la mayoría de la gente. Estas reacciones provocan síntomas que pueden ir desde simplemente molestos hasta posiblemente poner en riesgo la vida. Los alérgenos más comunes incluyen algunos alimentos, polvo, polen de plantas y medicamentos.

Muchos adultos y niños tienen algún tipo de alergia.

¿Cómo ocurren las alergias? 

Si a un niño con alergia se lo expone a un alérgeno (algo a lo que es alérgico), su sistema inmunitario cree erróneamente que está dañando su cuerpo. El sistema inmunitario reacciona de una manera exagerada. Identifica a la sustancia como un invasor y trata de combatirla. Para proteger al cuerpo, el sistema inmunitario fabrica unos anticuerpos llamados inmunoglobulina E (IgE). Estos anticuerpos pueden hacer que ciertas células liberen unas sustancias químicas (como la histamina) dentro del torrente sanguíneo para defenderse del alérgeno "invasor".

Es precisamente la liberación de estas sustancias químicas lo que causa las reacciones alérgicas. Estas reacciones pueden afectar a los ojos, la nariz, la garganta, los pulmones, la piel y el tubo digestivo. Las futuras exposiciones al mismo alérgeno volverán a desencadenar reacciones alérgicas.

¿Cuáles son los tipos de alergias?

Entre los tipos más frecuentes de alergias se encuentran los siguientes:

Alergias a alérgenos aerotransportados

Entre ellas, se incluyen las siguientes:

Alergias alimentarias

Estas son las principales causas de alergias alimentarias en niños:

Otras alergias comunes

  • alergia a las picaduras de insecto
  • medicamentos, como antibióticos y algunos medicamentos de venta libre
  • sustancias químicas. Muchos cosméticos y detergentes para lavar la ropa hacen que a algunas personas les salgan urticarias (ronchas en la piel). Por lo general, esto se debe a que alguien tiene una reacción a las sustancias químicas de estos productos. Los tintes, los productos de limpieza para el hogar y los pesticidas también pueden causar reacciones alérgicas en algunas personas.

¿Por qué los niños tienen alergias?

La tendencia a desarrollar alergias suele ser hereditaria, lo que significa que se trasmite a través de los genes de padres a hijos. Pero el hecho de que un padre tenga alergias no significa que sus hijos las tendrán. Además, no se suelen heredar alergias particulares sino solo la tendencia a tener alergias. Algunos niños tienen alergias incluso cuando no haya ningún miembro de la familia que tenga alergia. Los niños que son alérgicos a una cosa a menudo son alérgicos a varias cosas.

Algunos niños también tienen reacciones cruzadas. Por ejemplo, los niños que son alérgicos al polen del abedul pueden presentar síntomas alérgicos cuando comen manzanas porque las manzanas contienen una proteína similar a la del polen. Y por razones que no están claras, las personas con alergia al látex (presente en los guantes de látex y otros componentes de los equipos hospitalarios) tienen más probabilidades de ser alérgicas al kiwi, las castañas, el aguacate y el plátano.

¿Cómo se diagnostican las alergias?

Si su hijo tiene síntomas catarrales que duran más de una semana o dos o si desarrolla resfriados en la misma época cada año, hable con su médico. Es posible que le diagnostique una alergia y le recete medicamentos, o que lo derive a un alergólogo (un médico que puede diagnosticar y tratar las alergias) para que le hagan las pruebas de la alergia.

Para encontrar qué es lo que causa una alergia, los alergólogos suelen hacer pruebas cutáneas a fin de evaluar los alérgenos ambientales y alimentarios más frecuentes. Es posible que hagan análisis de sangre en los niños con enfermedades cutáneas (de la piel), que toman ciertos medicamentos o que son muy sensibles a un alérgeno en particular.

Aunque las pruebas indiquen la presencia de una alergia, el niño también debe presentar síntomas alérgicos para que le puedan diagnosticar una alergia. Por ello, un niño que obtenga un resultado positivo para los ácaros del polvo en la prueba cutánea y que estornuda mucho cuando juega en el suelo podrá ser considerado alérgico a los ácaros del polvo.

¿Cómo se tratan las alergias?

Las alergias no se pueden curar, pero se pueden controlar sus síntomas. La mejor forma de abordarlas consiste en evitar los alérgenos. Los padres deben hablar con sus hijos a menudo sobre la alergia en sí y las reacciones que pueden tener si consumen o entran en contacto con el alérgeno.

Infórmeles a todos los cuidadores del niño (el personal de la guardería, los profesores de la escuela, los demás miembros de la familia, los padres de sus amigos, etc.) sobre la alergia de su hijo. 

Si no es posible evitar los alérgenos ambientales o si eso no ayuda, los médicos pueden recetar medicamentos, como antihistamínicos, gotas oculares y espráis nasales. (Muchos se pueden comprar sin receta médica.)

En algunos casos, los médicos recomiendan vacunas antialérgicas (inmunoterapia) para ayudar a desensibilizar a una persona a un alérgeno. Pero las vacunas antialérgicas solo ayudan ante alérgenos como el polvo, el moho, alérgenos de origen animal y el veneno de los insectos. No son útiles para las alergias alimentarias.

Reviewed by: Larissa Hirsch, MD
Date Reviewed: 10-01-2022

Read this article in English

What next?