Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Acidosis tubular renal

¿Qué es la acidosis tubular renal?

La acidosis tubular renal es una enfermedad que ocurre cuando se dañan los riñones y estos dejan de poder eliminar los productos de desecho, llamados ácidos, de la sangre.   

Si no se trata, la acidosis tubular renal puede afectar al crecimiento del niño y provocar piedras o cálculos renales y otros problemas, como la enfermedad renal o enfermedades en los huesos. Afortunadamente, el tratamiento ayuda mucho a prevenir todas estas complicaciones. Por lo tanto, es importante iniciar el tratamiento en cuanto se haga el diagnóstico. 

¿Qué ocurre en la acidosis tubular renal?

Cada vez que el cuerpo de una persona hace ejercicio, digiere alimentos o cura tejidos dañados, tienen lugar reacciones químicas en sus células. Estas reacciones añaden ácidos a la sangre. 

La principal función de los riñones consiste en eliminar los productos de desecho, entre los que se incluyen los ácidos, y el excedente de agua de la sangre a través de unos tubos diminutos llamados túbulos. Los productos de desecho se convierten en orina (pis). Con esto, se limpia la sangre. 

Pero, en la acidosis tubular renal, los túbulos renales están dañados, de modo que no pueden eliminar los ácidos de la sangre.

¿Cuáles son las causas de la acidosis tubular renal?

Existen varios tipos diferentes de acidosis tubular renal, y cada uno de ellos tiene su propia causa. Su nombre depende de la parte del túbulo renal dañada o alterada. Entre los tipos de acidosis tubular renal, se incluyen los siguientes: 

  • Acidosis tubular renal distal: es el tipo de acidosis tubular renal más frecuente.  Puede ser hereditaria (trasmitida de padres a hijos) o puede estar provocada por un nivel alto de calcio en sangre, la enfermedad de células falciformes, problemas auto-inmunitarios (como el lupus o el síndrome de Sjögren) o por el uso de ciertos medicamentos. 

A veces, esto puede causar otros problemas en la manera en que el cuerpo transporta nutrientes, como el potasio, hacia dentro y hacia fuera de la sangre. Si se acumula demasiada cantidad de potasio en la sangre, la afección se llama acidosis tubular renal hipercalcémica.  Se puede deber a infecciones de orina, trastornos auto-inmunitarios, la enfermedad de células falciformes, la diabetes, el rechazo de un riñón trasplantado o a algunos medicamentos. 

  • Acidosis tubular renal proximal: en la mayoría de los casos, afecta a recién nacidos y está causada por un trastorno llamado Síndrome de Fanconi. Otras causas son la deficiencia de vitamina D, la intolerancia a la fructosa, el uso de ciertos medicamentos y algunas afecciones metabólicas que se dan por familias. 

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la acidosis tubular renal? 

Es frecuente que los niños con acidosis tubular renal no presenten síntomas. Pueden no saber que padecen de esta enfermedad hasta que se detecta en un análisis de sangre o de orina (pis).

Cuando hay síntomas, entre ellos, se incluyen los siguientes:

  • escaso crecimiento
  • piedras en los riñones o cálculos renales
  • confusión o sentirse muy cansado 
  • frecuencia cardíaca y frecuencia respiratoria rápidas
  • orinar con menos frecuencia
  • debilidad muscular
  • calambres musculares y dolor en la espalda y el vientre 
  • raquitismo

Si su hijo presenta alguno de los siguientes signos, llévelo al médico de inmediato. Cuanto antes se inicie el tratamiento, más ayudará a su hijo. 

¿Cómo se diagnostica la acidosis tubular renal?

Para diagnosticar una acidosis tubular renal, los médicos llevan a cabo una exploración física y piden análisis de sangre y de orina. 

¿Cómo se trata la acidosis tubular renal?

El tratamiento dependerá de la causa:

  • Si se trata de una reacción a un medicamento, es posible que el médico proponga suspender el medicamento o modificar la dosis. Esto suele bastar para conseguir que remita el problema. 
  • Si la acidosis tubular renal se debe a otra afección, el médico iniciará el tratamiento de la afección subyacente. El niño tomará medicamentos alcalinos, como bicarbonato de sodio o el citrato de sodio, que ayudan a disminuir la concentración de ácidos en sangre. 

La mayoría de las veces, el tratamiento de la acidosis tubular renal es eficaz. Algunos niños necesitarán tomar medicamentos alcalinos durante el resto de la vida. Seguir el tratamiento al pie de la letra será lo que los mantendrá sanos. 

¿Qué más debería saber?

El equipo médico que atiende a niños con esta afección le recomendará seguir una dieta rica en fruta y verdura y reducir las proteínas de origen animal para mantenerse sanos. Hable con el equipo médico que atiende a su hijo para asegurarse de que su dieta contiene las mejores fuentes nutricionales.

Reviewed by: Robert S. Mathias, MD, Melanie L. Pitone, MD
Date Reviewed: 25-08-2020

Read this article in English

What next?