Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Acantosis pigmentaria

¿Qué es la acantosis pigmentaria?

La acantosis pigmentaria, también conocida como "acantosis nigricans", es una afección de la piel. Causa zonas o manchas en la piel más gruesas y más oscuras, que tienden a parecer en los pliegues, como en los lados y la parte posterior del cuello, las axilas, los codos y la ingle. Pero puede aparecer en cualquier parte del cuerpo. La piel afectada puede tener un aspecto aterciopelado o verrugoso, o bien dar la sensación de estar sucia.

¿Cuáles son las causas de la acantosis pigmentaria?

La acantosis pigmentaria suele aparecer en niños con concentraciones altas de insulina en la sangre, algo propio de las personas con resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina se ve en niños que tienen sobrepeso u obesidad, lo que los hace más proclives a desarrollar una diabetes tipo 2. También se asocia a otras afecciones endocrinas, como el síndrome de ovario poliquístico.

En algunos casos, la acantosis nigricans puede ser hereditaria (trasmitida por los padres) o formar parte de un síndrome genético. Se puede deber a ciertos medicamentos, como los anticonceptivos orales y los esteroides. La acantosis pigmentaria puede ser un signo de alarma de algunos tipos de cánceres, pero se trata de algo muy poco frecuente en los niños. 

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la acantosis pigmentaria?

La acantosis pigmentaria aparece de forma gradual, con manchas oscuras, gruesas y aterciopeladas en los pliegues y las junturas de la piel, generalmente en el cuello, las axilas o la ingle. Pero también puede aparecer en otras partes del cuerpo, como la cara, el pecho, los codos, las rodillas y los nudillos. Los niños pueden tener una leve picazón en las zonas afectadas, aunque se trata de algo poco frecuente.

¿Cómo se diagnostica la acantosis pigmentaria?

Si usted cree que su hijo puede tener una acantosis pigmentaria, llévelo al médico. Los médicos pueden diagnosticar la acantosis nigricans al observar la piel.

El médico puede pedir un análisis de sangre para evaluar la diabetes y/u otras afecciones a las que se asocia la acantosis pigmentaria.

¿Cómo se trata la acantosis pigmentaria?

En los casos en que la acantosis pigmentaria tenga una causa subyacente, el tratamiento de esa causa puede hacer que las manchas oscuras se aclaren o desaparezcan por completo. Esto puede suponer tener que dejar de tomar los medicamentos que pueden estar causando el problema, tratar la diabetes u otras afecciones. 

Si su hijo tiene sobrepeso, perder peso lo ayudará a mejorar su acantosis pigmentaria.  Hable con el médico de su hijo antes de ponerlo a dieta.

Para ayudar a los niños con acantosis pigmentaria a sentirse mejor con el aspecto de su piel, los médicos les pueden recetar cremas o lociones para aclararla. Pero la acantosis pigmentaria no suele requerir ningún tipo de tratamiento. 

¿Qué más debería saber?

Puede parecer que las zonas de la piel afectadas por la acantosis nigricans están sucias, pero no lo están. Frotar con fuerza la piel no ayudará a aclarar su tono y, además, la puede irritar. Haga que su hijo se lave la piel con suavidad, sin usar lejía, decolorantes ni tratamientos exfoliantes de venta sin receta médica. 

Llevar una dieta saludable y hacer ejercicio físico con regularidad puede ayudar a bajar la concentración de insulina en sangre y a mejorar el aspecto de la piel. Ponga en práctica estos consejos:

  • Elija cereales integrales y abundantes frutas y verduras. 
  • Ofrezca a su hijo agua o leche descremada en vez de refrescos, jugos u otras bebidas azucaradas.
  • Limite las comidas procesadas, las ricas en grasas y las azucaradas.
  • Anime a su hijo a estar activo físicamente todos los días.  

Reviewed by: Mary L. Gavin, MD
Date Reviewed: 10-01-2021

Read this article in English

What next?