Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Resonancia magnética (RM): Columna lumbar

Qué es

Una resonancia magnética (RM) es una prueba segura e indolora que usa ondas de campo magnético y ondas de radio para generar imágenes detalladas de la parte lumbar de la columna vertebral (los huesos, los discos vertebrales y otras estructuras de la parte baja de la espalda). 

Una RM difiere de una tomografía axial computada (o TAC) (también conocida como tomografía computada o TC) en que no usa radiación. Un escáner de RM consiste en un enorme imán en forma de aro, que suele contar con una especie de túnel en la parte central. Los pacientes se colocan en una mesa que se desliza hacia el interior del túnel. Algunos centros disponen de máquinas de RM con aberturas más grandes, que ayudan a los pacientes con claustrofobia (miedo a los lugares cerrados). Las máquinas de RM se encuentran en hospitales y centros de radiología.

Durante la prueba, ondas de radio manipulan las posiciones magnéticas de los átomos del cuerpo, que son recogidas por una potente antena y enviadas a una computadora. La computadora realiza millones de cálculos, que generan imágenes trasversales del cuerpo, muy claras y en blanco y negro. Esas imágenes pueden ser reconstruidas en imágenes de tres dimensiones (3-D) de la zona escaneada. Esto ayuda a identificar problemas en la zona lumbar cuando se escanea esa zona.  

Por qué se hace 

Las RM permiten detectar una amplia variedad de afecciones en la columna lumbar, incluyendo problemas en los huesos (vértebras), el tejido blando (como la médula espinal), los nervios y los discos.  

A veces, las RM se llevan a cabo para evaluar la anatomía de la columna lumbar, para ayudar a planificar operaciones de la columna vertebral o para monitorizar cambios en la columna lumbar después de una operación. Por ejemplo, una RM puede ayudar a encontrar zonas de la columna en que el canal medular (que contiene la médula espinal) es anormalmente estrecho y podría ser necesario operarlo. Las RM permiten evaluar el estado de los discos vertebrales, comprobando si presentan protuberancias, roturas o están presionando la médula espinal o los nervios. 

Las RM de la columna lumbar son útiles para evaluar síntomas como el dolor de espalda, el dolor en las piernas, el entumecimiento, el hormigueo o la debilidad, así como problemas relacionados con el control de esfínteres (orinar y hacer de vientre). Las RM también pueden ayudar a diagnosticar tumores, hemorragias, hinchazones, anormalidades evolutivas o estructurales, así como infecciones o afecciones inflamatorias de las vértebras o el tejido circundante. 

Preparación

Generalmente, hacerse una RM no requiere ningún tipo de preparación especial. De todos modos, el técnico pedirá a su hijo que se quite cualquier objeto que contenga metal (como gafas o joyas) porque pueden generar puntos luminosos o en blanco en la película diagnóstica (pero los aparatos de ortodoncia y los empastes no crean interferencia en las RM). También le harán preguntas para asegurarse de que su hijo no tiene clips metálicos internos de operaciones previas o cualquier otra cosa que le podría causar problemas cerca de un campo magnético potente. Los dispositivos electrónicos no están permitidos dentro de las salas de RM.

Para obtener imágenes de alta calidad en una RM, su hijo tendrá que quedarse bien quieto durante todo el escaneo. Por este motivo, es posible que lo tengan que sedar, sobre todo si se trata de un bebé o de un niño pequeño, a quienes es más probable que les resulte difícil quedarse quietos. Si van a sedar a su hijo, deberá dejar de darle líquidos y alimentos desde cierto momento antes de la RM para asegurarse de que tiene el estómago vacío. Es importante que informe al técnico de la RM sobre cualquier enfermedad, alergia, reacciones previas a medicamentos, o si su hija está embarazada.

Los medicamentos para la sedación se suelen administrar por vía intravenosa (VI, un tubito que entra en una vena) para que el niño permanezca dormido a lo largo de toda la prueba. La sedación también ayuda a los niños con claustrofobia. Para reducir la ansiedad antes y durante la prueba, algunos pacientes se toman un sedante por vía oral de camino al hospital o al centro de radiología.

Usted se podrá quedar en la sala de la RM al lado de su hijo hasta que empiece la prueba, y hay algunos centros que permiten que los padres se queden con sus hijos durante todo el procedimiento. En caso contrario, esperará en la sala exterior junto con el técnico o bien en la sala de espera hasta que concluya la prueba.

Si usted se queda con el técnico, podrá observar a su hijo a través de una ventana y hablar con él a través de un intercomunicador durante los descansos entre escaneos consecutivos. Esto puede tranquilizar a su hijo si está despierto dentro de la máquina de RM. 

Procedimiento

Una RM de columna lumbar suele durar de 30 a 60 minutos. Su hijo se acostará en una mesa móvil de escaneo y el técnico lo colocará en la postura correcta. Es posible que le coloquen un dispositivo de plástico especial alrededor de la cabeza. La mesa móvil se deslizará por el túnel y el técnico le irá tomando imágenes de la columna lumbar. Cada escaneo dura unos pocos minutos.

Durante el procedimiento, su hijo irá oyendo sonidos repetitivos emitidos por la máquina, lo que es completamente normal. Es posible que a su hijo le pongan unos cascos o auriculares para que escuche música, o bien unos tapones para que no oiga los ruidos de la máquina, y su hijo podría apretar un avisador si se encontrara muy inquieto durante la prueba. Si sedaran a su hijo, lo supervisarían constantemente y monitorizarían su frecuencia cardíaca, su respiración y su concentración de oxígeno en sangre.

Una vez concluida la resonancia, el técnico ayudará a su hijo a salir de la mesa; si sedaran a su hijo, lo trasladarían al área de recuperación.

Qué esperar

Las RM son indoloras. Su hijo tendrá que permanecer estirado y quieto sobre la mesa de la RM durante 30-60 minutos, con breves pausas entre escaneos consecutivos. Si su hijo tiene frío mientras está estirado en la mesa de la RM, el técnico le dará una manta.

A no ser que seden a su hijo, este podrá retomar de inmediato su rutina normal y su dieta habitual después de la prueba. La mayoría de los efectos de la sedación remitirán en un plazo de 1 a 2 horas.

Obtención de los resultados

Las imágenes de las RM serán observadas e interpretadas por un radiólogo especializado en esta tarea. El radiólogo enviará un informe al médico de su hijo, quien comentará los resultados con usted y le explicará qué significan. En la mayoría de los casos, los resultados no se pueden entregar directamente a la familia o al paciente en el momento de la prueba.

Si la RM se hace en una situación de emergencia, los resultados estarán listos mucho más deprisa. 

Riesgos 

Las RM son seguras y fáciles. No se ha detectado ningún riesgo asociado a las ondas de campo magnético ni a las ondas de radio de baja energía que se usan en esta prueba. Se trata de un procedimiento que se puede repetir porque carece de efectos secundarios.

Si es necesario sedar a su hijo, deberá comentar con su médico las ventajas y los riesgos de la sedación.

Cómo ayudar a su hijo

Puede ayudar a su hijo a prepararse para una RM explicándole la prueba con palabras sencillas antes que se la hagan. Asegúrele que le tomarán imágenes de la parte inferior de la espalda y que lo más probable es que el equipo emita zumbidos y ruidos martilleantes.

También puede ayudar a su hijo recordándole que usted estará cerca mientras le estén haciendo la prueba.

Si su hijo va a estar despierto durante la prueba, asegúrese de explicarle lo importante que es que se quede bien quieto. Es posible que el médico de su hijo sugiera que hagan una visita a la sala de RM antes de día de la prueba.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas sobre las RM, hable con el médico de su hijo. También puede hablar con el técnico antes de la prueba.

Reviewed by: Expertos en medicina de KidsHealth
Date Reviewed: 00-00-0000

What next?