Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Bulimia

¿Qué es la bulimia? 

La bulimia es un trastorno de la conducta alimentaria. Las personas con bulimia suelen comer grandes cantidades de comida durante breves períodos de tiempo (se dan atracones). Luego, para tratar de impedir la ganancia de peso resultante, pueden:

  • Provocarse vómitos. 
  • Hacer ejercicio físico de forma compulsiva.
  • Saltarse comidas.
  • Tomar laxantes o usar enemas. 
  • Tomar pastillas para adelgazar o diuréticos (pastillas para orinar). 

La bulimia suele aparecer durante la adolescencia. Es más frecuente en las mujeres, pero los chicos también la pueden presentar. 

¿Cuáles son los signos de la bulimia?

Comer más de la cuenta seguido de comportamientos para evitar la ganancia de peso resultante son los dos principales signos de la bulimia (también conocida como bulimia nerviosa). 

Las niños y los adolescentes con bulimia pueden:

  • subir y bajar de peso constantemente. Pero no todas las personas con bulimia tienen importantes cambios en su peso corporal. 
  • inventarse excusas para ir al baño justo después de las comidas
  • pasarse mucho tiempo haciendo ejercicio y entrenando
  • tener una baja autoestima y valorarse a sí mismas basándose solo en el peso
  • comer solas y evitar las situaciones y actividades sociales relacionadas con la comida 

Las personas con bulimia tienen más probabilidades de tener ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo (TOC), o depresión. Las conductas de fumar, consumir alcohol u otras drogas y cortarse también son más frecuentes en las personas con bulimia. 

¿Qué problemas puede haber? 

Los vómitos frecuentes y otras conductas insanas propias de la bulimia pueden causar:

  • mareos y otros signos de deshidratación
  • mejillas hinchadas 
  • hinchazón o dolor abdominales 
  • sangre en los vómitos o en las heces (cacas)
  • caries dentales y problemas en las encías
  • desaparición de la regla (período menstrual) 

La bulimia puede causar graves problemas en el estómago, el corazón y los riñones. Los médicos pueden pedir análisis de sangre, análisis de orina o un electrocardiograma (ECG) para evaluar la presencia de otros problemas médicos. 

¿Cuál es la causa de la bulimia?

Se desconoce cuál es la causa exacta de la bulimia. Muchos expertos creen que una combinación de factores psicológicos y genéticos, junto con ideas sociales sobre el cuerpo, puede llevar a esta afección.

¿Cómo se diagnostica la bulimia?

Si un médico cree que un niño o un adolescente podría tener bulimia, le hará una exploración física, estudiará sus antecedentes médicos y le hará preguntas sobre cómo se alimenta, sus hábitos de ejercicio físico y aspectos emocionales.

Los médicos y los profesionales de la salud mental se fijarán en signos como:

  • comer más cantidad de alimento que lo que come la mayoría de la gente en un período de tiempo corto
  • sensación de falta de control sobre lo que se come
  • darse atracones, como promedio, por lo menos 1 vez a la semana durante 3 meses
  • uso regular de comportamientos insanos para impedir la ganancia de peso, como provocarse vómitos, el mal uso de laxantes y de otros medicamentos, el ayuno y hacer una cantidad excesiva de ejercicio físico
  • sentimientos de angustia o de culpa después de darse atracones

Las personas con bulimia se suelen avergonzar de lo que les ocurre e intentan ocultar lo que hacen. Pero detectar la bulimia pronto es la mejor manera de tratarla con éxito. 

Si cree que su hijo podría tener bulimia, hable con su médico cuanto antes. 

¿Cómo se trata la bulimia?

La mejor manera de tratar la bulimia es a través de un equipo de profesionales formados en medicina, dietética y terapia. Su tratamiento abarca el asesoramiento nutricional, los cuidados médicos y la psicoterapia individual o de grupo, con tratamiento siempre centrado en la familia. 

Los principales objetivos del tratamiento son:

  • Dejar de darse atracones y demás conductas insanas (como provocarse vómitos y usar laxantes).
  • Alcanzar y mantener un peso saludable y unas pautas de alimentación saludables
  • Aprender maneras de cambiar los pensamientos sobre su cuerpo y su forma de relacionarse con la comida.

Los médicos pueden recetar medicamentos para tratar la ansiedad, la depresión y otras cuestiones relacionadas con la salud mental, si es necesario. 

La mayoría de los niños y de los adolescentes con bulimia se pueden tratar en casa, pero algunos de ellos se tendrán que someter a programas diarios más intensivos o tendrán que ingresar en centros de tratamiento. Algunas personas con deshidratación grave o importantes problemas de salud deberán ingresar en un hospital. 

Con el tratamiento y el apoyo adecuados, los niños y los adolescentes con bulimia se pueden recuperar completamente. Puede haber recaídas (reaparición de la sintomatología), de modo que es muy importante explicárselo al médico o al terapeuta para retomar el tratamiento lo antes posible.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Los demás miembros de la familia pueden desempeñar un papel fundamental a la hora de ayudar a sus hijos a recuperarse de un trastorno de la conducta alimentaria y a tener un peso saludable. La bulimia implica tener fuertes emociones y preocupaciones sobre el tamaño y la forma del propio cuerpo. Ayude a su hijo a tener una imagen corporal saludable. Apoye a su hijo y favorezca las actitudes positivas sobre el ejercicio físico y la nutrición en casa. Pruebe los siguientes consejos:

  • Sea un buen ejemplo. No critique su propio peso, cuerpo o aspecto. Hable de forma positiva sobre su propio cuerpo.
  • Evite hablar sobre el peso y avergonzar a su hijo por lo que pesa. 
  • Céntrese en llevar un estilo de vida saludable. Anime a todos los miembros de su familia a estar activos cada día y a llevar una dieta variada y saludable.
  • Establezca un horario de comidas regular. Saltarse comidas y limitar las calorías puede desencadenar atracones. 
  • Identifique otros desencadenantes. El estrés, tener bajo el estado de ánimo y la falta de sueño pueden favorecer las conductas alimentarias insanas. Entre las maneras de gestionar el estrés y de elevar el estado de ánimo, se incluyen la música, el arte, el baile, escribir o hablar con un amigo. El yoga, la meditación o la respiración profunda también pueden ayudar a su hijo a relajarse.

Si le preocupa que su hijo pueda tener un trastorno de la conducta alimentaria, llame a su médico para pedirle consejos. Este último les puede recomendar a profesionales de la nutrición y de la salud mental que tengan experiencia en el tratamiento de trastornos de la conducta alimentaria en niños y adolescentes. También puede encontrar apoyo e información en línea en:

Reviewed by: Christine C. DiPaolo, APN, Kidian Martinez, LCSW
Date Reviewed: 01-11-2021

Read this article in English

What next?