Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Seguridad en casa: Cómo prevenir la asfixia

Los recién nacidos y los bebés de pocos meses no pueden levantar la cabeza por sí solos; por lo tanto, se pueden quedar atrapados en posturas que les impidan respirar, llegando a asfixiarse. Los niños pequeños tienen un mejor control de la cabeza, pero también se exponen a cierto riesgo de asfixia. 

¿Cómo puedo proteger a mi hijo de la asfixia? 

Sueño seguro:

  • Coloque siempre a su bebé boca arriba (sobre la espalda) y en un colchón firme y duro. 
  • No coloque nunca a su bebé sobre una superficie blanda, como un edredón, una alfombra almohadillada o un colchón blando. 
  • No coloque nunca a su bebé sobre un colchón cubierto de plástico. 
  • Mantenga las almohadas o almohadones, los cojines, las mantas, los juguetes de peluche y similares fuera de la cuna de su bebé. 
  • No use protectores de cuna en la cuna de su hijo.
  • Asegúrese de que el colchón de la cuna de su bebé es del tamaño adecuado y que encaja bien en el armazón de la cuna. Así, el bebé no podrá quedar aprisionado entre el colchón y los laterales de la cuna. 
  • Asegúrese de que las sábanas de la cuna del bebé quedan bien ajustadas al colchón, de modo que no se puedan salir ni llegar a envolver la cabeza del bebé. También puede comprar sábanas ajustables provistas de sujeción para que se mantengan en su sitio. 
  • No deje dormir a su bebé en una cama de adulto, un sofá u otra superficie blanda. 
  • Los bebés no deben compartir cama con otros niños ni con adultos. Compartir la cama con un bebé puede causarle asfixia. 

Seguridad en casa:

  • Haga varios nudos en cada bolsa de plástico procedente de la compra o de la tintorería antes de tirarlas a la basura o de reciclarlas. 
  • Guarde todas las bolsas de plástico, incluyendo las de la basura y las de los bocadillos, fuera del alcance de los niños. 
  • Guarde los globos, incluyendo los que estén desinflados, fuera del alcance de los niños. Recoja rápidamente y tire a un sitio seguro los trozos de globos rotos. 

Esté bien preparado

Si está esperando a un bebé o si ya tiene un hijo, es recomendable que:

  • Ponga su casa a prueba de niños. Póngase a gatas en cada una de las habitaciones de su domicilio para verlas desde la perspectiva de un niño. Elimine o guarde bajo llave aquellos artículos que podrían ser peligrosos para su hijo.
  • Aprenda técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y la maniobra de Heimlich adaptada a las distintas edades para estar preparado en caso de emergencia.

Incluso adoptando todas estas precauciones, los niños se pueden lesionar y los accidentes pueden ocurrir. Pero, si usted está bien preparado, podrá actuar con rapidez, confianza y seguridad en caso de emergencia.

Reviewed by: Melanie L. Pitone, MD
Date Reviewed: 01-01-2020

Read this article in English

What next?