Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Escoger el deporte adecuado para ti

¿Cómo puedo elegir el deporte escolar más adecuado para mí?

Los deportes son una manera genial de mantenerse activo, hacer amigos y participar en tareas no estrictamente académicas. Algunos chicos saben exactamente qué deporte les gustaría practicar cuando vayan a la escuela. Pero hay otros a quienes les resulta muy difícil decidirse por un deporte. 

Los deportes se practican para pasárselo bien. Si hay un deporte que te encanta pero no estás seguro de si acabarás entrando en el equipo de tu centro de estudios, pruébalo de todos modos. No lo sabrás hasta que lo pruebes. Además, hay algunos deportes, como la carrera campo a través o el atletismo, que se pueden practicar incluso aunque no estés preparado para competir en encuentros, partidos o campeonatos. 

¿Un deporte de equipo es adecuado para mí?

Algunos deportes, como el lacrosse o el hockey sobre hierba, necesitan que todos los miembros del equipo se sincronicen mientras están en el campo de juego. Es evidente que hay jugadores que destacan entre todos los demás, ¡pero tener muchas super-estrellas no significa necesariamente tener un equipo mejor!

Deportes como el tenis, el atletismo, las carreras campo a través, la natación, la gimnasia y la lucha libre son deportes donde el rendimiento individual computa para obtener la puntuación del equipo. Hay alguna excepción, como las carreras de relevos (en pista o piscina), pero en la mayoría de estos deportes puedes ganar en una competición individual y que tu equipo pierda, o viceversa. 

¿Y si no me gustan los deportes organizados?

Nadie te conoce mejor que tú mismo. Los deportes de equipo pueden no ser lo tuyo, y no hay nada malo en ello. Afortunadamente, hay muchas actividades no competitivas que te pueden ayudar a mantenerte en forma y pasártelo bien. 

Es posible que ya cuentes con una rutina de ejercicios u otra actividad que te gusta practicar en tu tiempo libre. Pero si estás buscando algo en que ocupar tu tiempo libre y quemar energía, prueba alguna de las siguientes actividades: 

La escalada. ¿Te encantaba trepar a los árboles y escalar muros cuando eras pequeño? La escalada es uno de los ejercicios más completos que hay. Escalando, trabajas las manos, los brazos, los hombros, la espalda, el estómago, las piernas y los pies — ¡Y TODO A LA VEZ!

El montañismo (¡caminado o en bici!) El excursionismo y la bicicleta de montaña son dos formas estupendas de aprender cosas sobre la naturaleza, al tiempo que se trabaja el corazón y la respiración. Aunque solo vayas por una pista local, ve acompañado por lo menos de otra persona por si te ocurriera algo. Si quieres hacer una excursión fuerte de varios días de duración, deberás ir acompañado de alguien que cuente con una amplia experiencia en montañismo.

Las actividades acuáticas. El agua es perfecta para plantearse nuevos retos. Hay multitud de actividades acuáticas de diferentes niveles de dificultad y energía. Aparte de la natación, puedes probar la canoa, el kayak, la pesca, el remo, la vela, el esquí acuático, el windsurf y, si eres muy lanzado, el surf.

Desconecta para recargar pilas

Independientemente de que elijas un deporte o tres, asegúrate de tomarte un descanso para dedicarte al entrenamiento mixto o combinado. Eso te permitirá desconectar temporalmente de tu deporte o deportes sin perder la forma física. Así, evitarás hacerte lesiones por sobrecarga al tiempo que sigues entrenando y te mantienes en forma. 

Dos ejemplos de entrenamiento mixto o combinado son la natación y la bicicleta estática. No solo trabajan la resistencia cardiovascular, sino que también ayudan a desarrollar los músculos. La natación te puede ayudar a tonificar el torso, mientras que la bicicleta te fortalecerá las piernas. 

También puedes probar a hacer bicicleta al aire libre los días en que haga buen tiempo, parándote de tanto en tanto para hacer abdominales y flexiones. Estos ejercicios sirven para aumentar el tono de los músculos del torso. 

Otra cosa que puedes hacer entre temporadas deportivas es seguir una rutina de entrenamiento de fuerza. Antes de iniciar este tipo de entrenamiento, consulta a tu médico y al entrenador o monitor de fuerza y acondicionamiento físico de tu centro de estudios. Tu médico podrá facilitarte información y aclararte las dudas que puedas tener sobre los distintos tipos de actividades físicas, y tu entrenador podrá diseñarte una rutina de ejercicios que te ayude a mantenerte en forma y a prepararte para tu o tus deportes específicos. 

¿Qué actividades me pueden ayudar a relajarme?

Muchas actividades pueden ser relajantes y agotadoras al mismo tiempo. Las siguientes tres actividades te pueden fortalecer, tanto física como mentalmente.

  • El yoga mejora la flexibilidad, la fuerza, el equilibrio y el nivel de energía. Aparte de sus ventajas físicas, muchas personas que hacen yoga dicen que reduce la ansiedad y el estrés y que favorece la claridad mental.
  • El método Pilates es una rutina de condicionamiento corporal cuyo objetivo consiste en trabajar la flexibilidad, la fuerza, la resistencia y la coordinación sin añadir volumen muscular. El método Pilates también ayuda a mejorar la circulación, a esculpir el cuerpo y a fortalecerlo desde su "núcleo" o "centro neurálgico" (el torso). Las personas que practican Pilates con regularidad suelen tener una mejor postura y son menos proclives a lesionarse. 
  • El tai chi es una antigua arte marcial china que es estupenda para mejorar la flexibilidad y fortalecer las piernas, los músculos abdominales y los brazos.

¿Y si en tu centro de estudios no se practica el deporte que a ti te gusta?

Ningún centro escolar permite practicar todos los deportes. Una escuela urbana puede no disponer de mucho terreno para tener campos de juego, mientras que un centro rural puede no contar con suficientes alumnos para formar un equipo de cada deporte. 

La región geográfica donde se encuentra tu centro de estudios también puede influir. Si vives en un lugar donde nieva desde el otoño hasta la primavera, probablemente en tu centro no se podrán practicar muchos deportes al aire libre. 

Si tu centro de estudios no ofrece la posibilidad de practicar tu deporte favorito, no te desesperes. Siempre puedes probar otro deporte durante una temporada o enterarte de si en tu localidad hay una liga amateur en la que te podrías apuntar.

¡Escojas lo que escojas, recuerda pasártelo bien mientras te mantienes en plena forma!

Reviewed by: Melanie L. Pitone, MD
Date Reviewed: 01-01-2021

Read this article in English

What next?