Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Enfermedad de Crohn

¿Qué es la enfermedad de Crohn? 

La enfermedad de Crohn es una afección que hace que partes del intestino se enrojezcan y se inflamen. Se trata de una afección crónica, lo que significa que dura mucho tiempo o que va y viene constantemente.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal que puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano. Se suele detectar al final del intestino delgado y al principio del intestino grueso. La inflamación propia de esta enfermedad lesiona toda la pared intestinal.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la enfermedad de Crohn?

Los síntomas más frecuentes de la enfermedad de Crohn son el dolor abdominal (de vientre) y la diarrea. Otros síntomas incluyen los siguientes:

  • sangre en el inodoro, en el papel higiénico o en las heces
  • náuseas o vómitos
  • fiebre
  • falta de energía
  • apéndices en la piel o pérdida de líquido por el ano
  • llagas en la boca
  • pérdida de peso

Puesto que la enfermedad de Crohn lesiona la totalidad de la pared intestinal, se puede asociar a la formación de cicatrices, el estrechamiento del intestino y la aparición de fístulas. Una fístula es una conexión anormal que une el intestino con la piel, la vejiga, la vagina u otros bucles del intestino. Las fístulas pueden segregar heces, pus o sangre.

La enfermedad de Crohn puede causar otros problemas, como erupciones en la piel, problemas en los ojos, dolor articular, artritis y cálculos renales y biliares.

¿Cuál es la causa de la enfermedad de Crohn?

No se sabe con claridad cuál es la causa exacta de la enfermedad de Crohn. Lo más probable es que sea una combinación de factores genéticos, inmunitarios y ambientales lo que desencadena la inflamación del tubo digestivo. La dieta y el estrés pueden empeorar los síntomas, pero es improbable que sean la causa de esta enfermedad.

La enfermedad de Crohn suele ser hereditaria. Pero no todas las personas que padecen esta enfermedad tienen antecedentes médicos familiares de enfermedad de Crohn. La enfermedad de Crohn puede ocurrir a cualquier edad, pero se suele diagnosticar en adolescentes y adultos jóvenes. Las personas fumadoras tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad de Crohn.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Crohn?

Los médicos llegan al diagnóstico de la enfermedad de Crohn a través de una combinación de análisis de sangre, análisis de las heces y radiografías. También pueden hacer pruebas de diagnóstico por imagen, como tomografías y resonancias magnéticas (RM).

Los médicos pueden observar el colon por medio de un endoscopio, que es un tubo largo y delgado con una cámara conectada a un monitor de televisión:

  • En una colonoscopía, se introduce el tubo a través del ano.
  • En una endoscopía superior, el tubo pasa a través de la garganta.

El médico puede ver si hay inflamación, hemorragias o úlceras en el esófago, el estómago, el intestino delgado o la pared del colon. Durante este procedimiento, es posible que el médico haga una biopsia, es decir, que tome pequeñas muestras de tejido para que las analicen en un laboratorio.

¿Cómo se trata la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn se trata con medicamentos, cambios en la dieta y, a veces, operando al paciente. El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas, prevenir otros problemas y crisis y, en lo posible, curar la inflamación intestinal.

El médico te puede recomendar:

  • fármacos antiinflamatorios para reducir la inflamación
  • agentes inmunodepresores para impedir que el sistema inmunitario genere más inflamación
  • agentes biológicos para bloquear a las proteínas que causan inflamación
  • tratamiento nutricional para darle al intestino una oportunidad para recuperarse

Puede ser necesario operar si:

  • hay una perforación en el intestino
  • ocurre una obstrucción intestinal
  • se forma una fístula
  • hay una hemorragia que no se puede detener
  • los síntomas no responden al tratamiento

El tratamiento nutricional es una forma de tratar la enfermedad de Crohn con una dieta especial. Las personas con enfermedad de Crohn reciben una fórmula bebible en lugar de comer alimentos. Esta dieta puede reducir la inflamación y ayudar a los intestinos a recuperarse. A veces, se recurre al tratamiento nutricional en lugar de los medicamentos. Un médico o bien un nutricionista o un dietista titulado puede elaborar estas dietas.

Los médicos pueden recetar antibióticos para prevenir o tratar infecciones. Las personas con enfermedad de Crohn deben consultar siempre con su médico antes de tomar un antidiarreico.

Puesto que algunos medicamentos dificultan la lucha contra las infecciones, es importante que a su hijo le hagan la prueba de la tuberculosis y que se ponga todas las vacunas recomendadas antes de iniciar el tratamiento.

La falta de apetito, la diarrea y una mala digestión de los nutrientes pueden dificultar la obtención de los nutrientes y las calorías necesarios en las personas con esta enfermedad. Asegúrate de ingerir una amplia variedad de alimentos, de beber mucho líquido y de evitar aquellos alimentos que empeoran tus síntomas. Algunos adolescentes tal vez necesiten suplementos, como el calcio o la vitamina D. Y aquellos que no están creciendo bien pueden necesitar otros apoyos nutricionales.

¿Qué más debería saber?

Afrontar los síntomas de la enfermedad de Crohn puede ser todo un reto. Pero muchas personas con esta enfermedad pueden estar bien y tener pocos síntomas durante largos períodos de tiempo. Habla con tu médico sobre qué puedes hacer para sentirte mejor durante las crisis. Debido a que el estrés puede empeorar los síntomas, es importante dormir bien y manejar el estrés de manera positiva. El yoga, la meditación, las técnicas de respiración y relajación, la música, el arte, el baile, la escritura o hablar con un amigo pueden ser de ayuda.

Si te sientes triste o ansioso por tus síntomas, habla con tu médico, tus padres u otro adulto de confianza. También puede ser de ayuda hablar con un terapeuta o con otro especialista en salud mental.

A medida que te vayas haciendo mayor, podrás ir adquiriendo una mayor responsabilidad en el cuidado de tu propia salud. Recibir un tratamiento adecuado para la enfermedad de Crohn, controlar tus síntomas y adoptar una actitud positiva te pueden ayudar a recuperarte y a seguir adelante.

También puedes encontrar más información y apoyo por Internet en:

Reviewed by: J. Fernando del Rosario, MD
Date Reviewed: 01-11-2021

Read this article in English

What next?