Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Otitis externa

¿Qué es la otitis externa?

La otitis externa es una infección del conducto auditivo. Si te metes el dedo dentro del oído, notarás el principio de uno de tus dos conductos auditivos. Pero, si tienes una otitis externa y te metes el dedo dentro del oído... ¡Ay! Averigüemos más cosas sobre este tipo tan doloroso de infección de oído, que suele afectar a los nadadores. 

¿Cómo ocurre la otitis externa?

La otitis externa, también conocida como oído de nadador u otitis del nadador, no es lo mismo que el tipo ordinario de infección de oído. Cuando la gente dice que su hijo tiene una infección de oído, se suelen referir a la otitis media, una infección del oído medio. Esto puede ocurrir a veces cuando se contrae un refriado.

Pero la otitis externa ocurre cuando hay bacterias que crecen dentro del conducto auditivo, que llega hasta el tímpano. El interior de este conducto está recubierto por una piel fina y delicada que está protegida por una fina capa de cerumen. La mayoría de las veces, el agua puede entrar y salir del oído sin causar ningún problema. Por eso, no se suele contraer un oído de nadador solo por bañarse o ducharse para estar bien limpio. 

Las bacterias tienen la oportunidad de crecer cuando el agua permanece dentro del conducto auditivo. Nadar mucho puede hacer que el conducto auditivo permanezca húmedo. Las bacterias crecen dentro del conducto auditivo, y este se enrojece y se hincha. A veces los niños pueden contraer este tipo de infección de oído sin haber estado nadando antes. Un roce u otro tipo de irritación en el conducto auditivo también puede causar una otitis externa.

¿Qué tengo que hacer si tengo una otitis externa?

El oído de nadador puede empezar con picor, pero intenta no rascarte porque eso te podría empeorar la infección. El dolor de oído es el signo más frecuente de esta afección. Puede doler incluso hasta el mero hecho de tocarte la parte externa de la oreja. La infección también puede dificultar la audición por el oído afectado debido a la inflamación del conducto auditivo.

Si tu médico cree que tienes una otitis externa, te ayudará a curar la infección. Lo más probable es que te recete unas gotas que contienen antibióticos para matar a las bacterias que te están causando la infección. A veces, los médicos tienen que usar una mecha para tratar las otitis externas. ¡No la mecha de una vela! Este tipo de mecha viene a ser una pequeña esponja que el médico introduce en el oído del paciente. El medicamento impregna la esponja, lo que permite que esté en contacto con el conducto auditivo infectado. La mecha se retira en cuanto ha desempeñado su función.

Usa las gotas durante todo el tiempo que te indique tu médico, incluso aunque se te empiece a aliviar el dolor de oído. Si te las dejaras de poner, la infección se te podría reactivar. Si te duele el oído, el médico puede indicar a tus papás que te den un medicamento para el dolor. Esto te puede ayudar a encontrarte mejor mientas esperas a que te haga efecto el antibiótico.

¿Cuándo podré volver a ir a la piscina?

La pregunta que se hacen todos los niños es: "¿Cuándo podré volver a ir a la piscina?". Se la tendrás que hacer a tu médico, pero prepárate para esperar un poco. Puede tener que pasar de una semana a 10 días hasta que tu médico te dé el visto bueno. Eso puede ser una verdadera decepción en pleno verano, ¡pero es mejor que volver a tener un dolor de oídos tan fuerte!

Si tienes un problema importante por tener muchas otitis externas y eres un niño a quien le encanta estar en el agua, tu médico te recomendará maneras de protegerte los oídos. Por ejemplo, tu mamá o tu papá te puede poner unas gotas especiales en los oídos después de nadar para que se te seque mejor el agua de los oídos. ¡Este paso tan sencillo te permitirá mantener en forma a tus oídos durante todo el verano!

Reviewed by: Melanie L. Pitone, MD
Date Reviewed: 01-01-2021

Read this article in English

What next?