Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Qué dicen los niños sobre: El tabaco

Fumar cigarrillos o mascar tabaco es insano; lo sabe todo el mundo. Pero ¿qué piensan los niños sobre estos hábitos? KidsHealth lo quería saber, por eso se lo preguntó a 1.433 niños. Esto es lo que contestaron.

La mayoría de los niños no ha probado los cigarrillos ni el tabaco para mascar.

El 85% de los niños dijo que no había probado nunca el tabaco.
El 10% de los niños dijo que lo había probado solo una vez.
El 5% dijo que consumía tabaco de vez en cuando o tan a menudo como cada semana.

La mayoría de los niños vive en casas donde no fuma nadie

El 62% dijo que no fumaba nadie en su casa.
El 18% dijo que fumaba una persona en su casa.
El 20% dijo que fumaban dos o más personas en su casa. 

La mayoría de los niños tienen miembros en su familia que les han hablado sobre los peligros de fumar tabaco.

El 15% de los niños dijo que un miembro de su familia se lo recordaba una vez a la semana.
El 10% dijo que un miembro de su familia se lo recordaba una vez al mes.
El 28% dijo que un miembro de su familia se lo recordaba de vez en cuando.
El 24% dijo que un miembro de su familia se lo había recordado una o dos veces en toda su vida.
El 23% dijo que ningún miembro de su familia le había hablado nunca sobre este tema.

Aunque los resultados son alentadores, parece ser que muchos padres siguen fumando y que a estos padres les puede costar bastante hablar sobre los peligros que presenta la conducta de fumar.

Casi un 40% de los niños dijo que había alguien en su casa que fumaba con regularidad. Estos niños pueden estar preocupados por los miembros de su familia que fuman y quieren que dejen de consumir tabaco. Hablaremos más sobre esto al final de este artículo.

La cuestión de "parecer enrollado"

Por descontado, teníamos que preguntar a los niños si creían que fumar creaba una imagen de "buena onda". Pero no había muchos de ellos que parecieran creer que fuera así. La mayoría de los niños dijeron que otros niños fuman "porque creen que eso les da popularidad", pero también dijeron que los adolescentes que fumaban eran muy poco populares.

Luego les hicimos una pregunta todavía más complicada: si tu mejor amigo probara fumar, ¿lo probarías tú? La respuesta mayoritaria fue un claro "no". Un 88% de los niños dijeron que era muy improbable que probaran el tabaco por ese motivo, mientras que el 12% restante nos dijeron que se dejarían llevar por sus amigos.

Que un niño piense que fumar es o no propio de la gente "con buena onda" es algo que depende del niño y de las imágenes que tenga en su mente sobre los fumadores. A veces, las películas y los anuncios pueden hacer que fumar parezca una conducta propia de las personas adultas, seguras de sí mismas y que pisan fuerte. Los niños deben mantenerse alerta sobre este tipo de mensajes. Incluso si no te sientes influido por lo que hacen tus amigos, ten cuidado en no dejarte convencer por los mensajes de las campañas publicitarias. 

Sería estupendo que los niños se desanimaran entre sí para no probar este hábito tan peligroso. ¿Por qué? Porque fumar es un hábito fácil de empezar, pero muy difícil de detener. Basta con que se lo preguntes a un adulto que haya intentado dejar este hábito y no lo haya conseguido. Y cada día, más de 2.000 niños y adolescentes se convierten en fumadores habituales. Si no se reduce esta cantidad, más de 6 millones de fumadores jóvenes acabarán muriendo por enfermedades relacionadas con el tabaco. Fumar puede llevar a tener cáncer de pulmón y otros problemas de salud graves.

Aquí te dejamos 3 pasos que deben seguir todos los niños:

  1. No probar los cigarrillos ni otros productos relacionados con el tabaco.
  2. Informar a sus amigos que consumir tabaco no es algo bueno.
  3. Ayudar a sus amigos y familiares a dejar de fumar o mascar tabaco.

¿Cómo puedes ayudar a una persona a abandonar el hábito de fumar o mascar tabaco? Basta con que le digas a esa persona que te importa y que no quieres que se ponga enferma por consumir tabaco. Dile que la apoyarás mientras se esfuerce en romper con este hábito. No puedes forzar a alguien a dejar de consumir tabaco, pero tu cara sonriente ¡puede inspirar a un ser querido a empezar a pensar en dejarlo por completo!

Read this article in English

What next?