Skip to main content
Go to homepage

Print Page

Aftas

Qué son las aftas?

Si alguna vez has tenido este tipo de llagas en la boca, ya sabes que las aftas pueden doler bastante.

Un afta te puede salir en la cara interna de los labios o las mejillas, debajo de la lengua y en la base de las encías. Las afatas suelen salir de una en una, pero a veces aparecen formando racimos o grupos pequeños. 

Las aftas suelen desaparecer por sí solas y no son contagiosas. O sea que no se las puedes pegar a nadie si le das un beso o si comparten una bebida. 

¿Cuáles son los signos de que puedes tener un afta?

Las aftas son redondas y suelen tener el tamaño aproximado de un grano de maíz (1/4 de pulgada, o 6 milímetros), pero también pueden ser de mayor tamaño. Si te miras un afta en el espejo, la verás de color blanco o amarillo, con el borde rojo. 

illustration

Las aftas duelen, sobre todo si comes algo duro, crujiente, salado o ácido (como el jugo de naranja). 

¿Cuál es la causa de las aftas?

Nadie sabe realmente cuál es la causa de las aftas. Pero el estrés hace que una persona sea más proclive a tener aftas. Las aftas pueden salir cuando una persona no ingiere suficiente cantidad de vitaminas y minerales en su dieta. 

El recubrimiento interno de la boca es delicado. Por eso, las heridas en la boca, como las que te haces al morderte la cara interna de los labios o cuando te cepillas los dientes con demasiada fuerza, también parece que favorecen la aparición de aftas. 

Cualquier persona puede tener aftas en la boca. Se trata de algo que se puede dar por familias, lo que significa que, si a tu mamá o tu papá les salen aftas, es muy probable que también te salgan a ti. 

Los herpes labiales (o ampollas febriles) son distintos que las aftas y aparecen debido a un virus. Los herpes labiales suelen aparecer fuera de la boca, alrededor de los labios, en las mejillas, la barbilla o dentro de los orificios nasales. A diferencia de las aftas, los herpes labiales sí que se pueden contagiar. 

¿Cómo se tratan las aftas?

La mayoría de las aftas no duelen tanto pasados los primeros días, pero pueden tardar hasta dos semanas en curarse. Mientras se te vaya curando el afta, ten cuidado con lo que comes y con cómo te cepillas los dientes. Beber con pajita te puede ayudar. Frotarte o rasparte el afta puede hacer que te duela más. Tal vez necesites medicarte para que se te alivie el dolor. Tu mamá o tu papá le pueden preguntar a tu médico qué medicamento te iría mejor. 

Si tu afta es grande, te dura más de una semana o te está impidiendo comer, ve a tu médico o dentista. Es posible que te recete un medicamento o un enjuague bucal especial para ayudar a que se te curaren el afta. 

¿Se puede prevenir las aftas?

No hay ninguna forma de prevenir las aftas, pero es bueno comer de forma saludable, dormir lo suficiente y tratar de no preocuparse o alterarse demasiado por las cosas. Pon las aftas en la lista de cosas por las que no te tienes que preocupar. Duelen durante un tiempo, pero, antes de que te des cuenta, ya habrán desaparecido. 

Reviewed by: Rachel S. Schare, MD
Date Reviewed: 10-09-2021

Read this article in English

What next?