Skip to main content
Go to homepage

Print Page

¡Cómo duele! Los niños y los dolores de crecimiento

Estás aumentando de tamaño y creciendo de estatura. Pero, en algunos niños, crecer lleva consigo algo que se llama dolores de crecimiento.

¿Qué son los dolores de crecimiento?

Los dolores de crecimiento no son una enfermedad. Lo más probable es que no tengas que ir al médico solo por ellos. Pero la verdad es que duelen. Suelen empezar cuando los niños tienen entre 3 y 12 años de edad. Los médicos no creen que el hecho de crecer sea lo que causa el dolor, pero este tipo de dolores desparece cuando los niños dejan de crecer. A partir de alrededor de los 12 años, la mayoría de los niños dejan de tener este tipo de dolores.

La mayoría de los niños tienen dolores de crecimiento en las piernas. La mayoría de las veces les duele la parte anterior de los muslos (la parte superior de las piernas), las pantorrillas o gemelos (la parte posterior de las piernas debajo de las rodillas), o las espinillas (la parte anterior de las piernas debajo de las rodillas), o detrás de las rodillas. Por lo general, tienen dolor en ambas piernas. 

Los dolores de crecimiento se suelen iniciar justo antes de la hora de acostarse por la noche. Es posible que te acuestes sin dolor, pero te despiertes a media noche porque te duelen las piernas. Lo mejor de estos dolores es que desaparecen por la mañana. 

¿Cuáles son las causas de los dolores de crecimiento?

Los dolores de crecimiento no afectan a los huesos ni las articulaciones (como las rodillas o los tobillos), sino que solo afectan a los músculos. Por este motivo, algunos médicos creen que los niños pueden tener dolores de crecimiento cuando corren, trepan o saltan mucho durante el día. Cuando tengas días más activos de lo habitual, es posible que tengas molestias o dolores en las piernas por la noche.

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor? 

Tus papás pueden ayudar a que se te alivien los dolores de crecimiento dándote un medicamento para el dolor de venta sin receta médica, como el paracetamol o el ibuprofeno. A continuación, encontrarás otras cosas que te puedan ayudar a encontrarte mejor:

  1. Ponerte una almohadilla o esterilla eléctrica sobre la parte de las piernas que te duela. 
  2. Hacer estiramientos con las piernas, como en las clases de gimnasia. 
  3. Pedir a uno de tus papás que te dé un masaje en las piernas. 

¿Cuándo ir al médico? 

Si tienes fiebre, cojeas al caminar, se te pone roja una pierna o se te hincha, tus papás deberían llevarte al médico. Los dolores de crecimiento no deben impedir que corras, juegues o hagas lo que sueles hacer. Si te duelen las piernas durante el día, díselo a uno de tus papás.

Tal vez no tengas nunca dolores de crecimiento pero, si los tuvieras, recuerda que, sin casi darte cuenta, ¡los superarás con la edad!

Reviewed by: Melanie L. Pitone, MD
Date Reviewed: 01-01-2021

Read this article in English

What next?