Go to homepage

Empezar la educación secundaria o preparatoria

Pero, ¿cómo son realmente los secundarios? (Según el país donde vivas, estos años de estudios corresponderán al secundario, el liceo, el instituto o la preparatoria). ¿Se trabaja más? ¿Hay más estrés? ¿Me costará mucho dejar de ser uno de los alumnos mayores de la escuela intermedia para convertirme en uno de los alumnos más jóvenes del secundario?

Si te preocupan este tipo de cosas, no estás solo: muchos estudiantes del primer año se sienten igual que tú; todos van a empezar a estudiar en un lugar nuevo. Teniendo esto en cuenta, he aquí algunas cuestiones que suelen preocupar a los estudiantes del primer año y algunas cosas que tal vez te interesaría saber.

Cambiar a un nuevo centro educativo

Es posible que, cuando empieces a ir al secundario, no conozcas a mucha gente. Tal vez tus amigos de la escuela media vayan a otro secundario. Incluso aunque conozcas a otros estudiantes del primer año, tal vez te ponga nervioso saber que no conocerás a ningún alumno de los cursos superiores. ¿Cómo vas a hacer nuevas amistades en ese mar de rostros desconocidos?

La mayoría de los secundarios hacen un día de "puertas abiertas" para orientar a futuros estudiantes antes de empezar las clases. Estas reuniones ayudan mucho, no solo porque en ellas uno aprende a orientarse en el edificio y conoce a algunos profesores, sino porque también conoce a futuros compañeros de clase. De este modo, cuando empieces tu primer día de clase, podrás reconocer unos pocos rostros. Si crees que te puede ayudar, date un paseo por tu futuro centro antes o después del día de puertas abiertas para tener la seguridad de saber dónde están las aulas, los casilleros, etc.

Cuando hables con otros estudiantes del primer año el día de puertas abiertas, lo más probable es que te des cuenta de que muchos de ellos se sienten como tú. Todos son nuevos en el centro y no saben qué esperar. Hablar sobre una preocupación que compartes con tus futuros compañeros de clase te puede ayudar a hacer nuevas amistades.

Aprender dentro del aula

¿Y qué pasa con el volumen de trabajo en los secundarios? ¿Es muy superior? De nuevo, esta es una cuestión que también preocupará a tus compañeros de clase.

El trabajo en el secundario se apoya en lo que aprendiste en la escuela intermedia, proporcionándote conocimientos más avanzados sobre muchas asignaturas académicas. Por lo tanto, es posible que compruebes que en tu nuevo centro de estudios tienes más trabajo que hacer y te exigen más esfuerzo que antes. Pero estos nuevos retos te pueden ayudar a sentirte menos aburrido con rutinas de trabajo que ya conoces; es muy gratificante ser capaz de dominar una tarea realmente complicada. Tal vez descubras que te encanta la biología o que te apasiona la literatura.

Si alguna vez te parece que no puedes asumir tanto volumen de trabajo, los profesores y tutores están ahí para ayudarte. Aunque tendrás mucha más independencia como estudiante del secundario que la que tenías en el primer ciclo, todavía dispondrás de muchos recursos a que acudir si el nivel de trabajo te resulta excesivo o si hay algo que no acabas de entender.

Actividades extracurriculares

El secundario también dispone de más actividades extraacadémicas que los de la escuela media, como los clubs, los grupos de teatro y música, representación del alumnado en la organización del centro y los equipos deportivos. Es un momento fantástico para explorar tus intereses y probar cosas nuevas. ¿Quién dijo que en la escuela solo tienen cabida los estudios y no la diversión?

Estas actividades pueden tener lugar antes o después de las clases, y también durante los períodos de tiempo libre y/o en las horas de estudio. Por eso, ayuda mucho trabajar la capacidad de organizarte el tiempo durante el primer curso. Las actividades extraacadémicas son estupendas, pero no te olvides de reservarte también algo de tiempo libre para ti mismo. Todo el mundo necesita tiempo para relajarse y no hacer nada.

Aprender fuera del aula

La educación secundaria superior es un período en que se incrementa la independencia y la responsabilidad. Como en el primer ciclo de secundaria, es posible que tú y tus amigos atraviesen algunos momentos difíciles. Pero, si alguna vez crees que hay cuestiones personales que te están superando, busca a alguien con quien hablar. El hecho de que te estés volviendo más independiente no significa que estés solo.

Los amigos y los padres pueden ser magníficos recursos, pero a veces no bastan. Los orientadores escolares o los terapeutas pueden ayudarte mucho si quieres hablar con alguien que no pertenezca a tu grupo de amistades ni a tu familia. Hay mucha gente disponible para ayudarte.

Durante la escuela media te enseñaron las bases de los aprendizajes académicos, de la organización del tiempo y de las habilidades sociales, mientras te proporcionaban un apoyo y una orientación adicionales, como si te hubieran estado enseñando a montar en bicicleta con ruedas auxiliares o de aprendizaje. La enseñanza secundaria superior te da la oportunidad de desprenderte de esas ruedas auxiliares para aprender a ser más independiente.

Estar nervioso al principio es completamente normal. Aunque no tengas el mejor principio, eso también será normal; todo el mundo va inseguro la primera vez que monta en bicicleta sin ruedas de auxiliares. Basta con tener paciencia y seguirlo intentando. Una vez te hayas adaptado a tu nueva independencia, es posible que llegues mucho más lejos de lo que nunca habías imaginado.

Reviewed by: Kathryn Hoffses, PhD
Date Reviewed: 21-08-2018

Read this article in English