Go to homepage

Viruela

¿Qué es la viruela?

La viruela es una infección provocada por el virus variola. Durante siglos, las epidemias afectaron a personas de todo el mundo y la enfermedad solía ser grave. Pero en 1796, el médico inglés Edward Jenner descubrió una forma de proteger a las personas de la viruela y esto llevó al desarrollo de la primera vacuna contra la viruela.

La vacuna tuvo tanto éxito que en los Estados Unidos se dejó de vacunar a la población general contra la varicela en 1972 porque la enfermedad ya no era una amenaza (el último caso de viruela en Estados Unidos fue en 1949).

El último caso conocido de viruela se reportó en África en 1977. En 1980, la Organización Mundial de Salud (OMS) anunció que se había erradicado la viruela (la primera y única vez en la historia que se declaró la erradicación de una enfermedad infecciosa del planeta).

¿Deberíamos preocuparnos por la viruela?

Si bien la infección de viruela fue erradicada hace muchos años, se conservan muestras del virus variola en laboratorios. Algunas personas han expresado su preocupación porque los terroristas podrían intentar tener acceso a estas muestras de virus con el fin de esparcir una infección de viruela.

A pesar de lo que se dice acerca de la posibilidad de que los terroristas esparzan la viruela como un arma biológica, la realidad es que probablemente esto no ocurra por varios motivos. En primer lugar, los terroristas necesitarían tener acceso a las muestras del virus y los pocos laboratorios de investigación que las conservan cuentan con medidas de seguridad para resguardarlas. Además, sería extremadamente difícil para un grupo tomarse el tiempo para producir una gran cantidad del virus variola sin ser detectado.

Por otra parte, la vacuna contra la viruela impediría el contagio de la enfermedad porque puede hacer lo siguiente:

  • impedir la infección de personas si se vacunan rápidamente después de haber estado expuestas al virus
  • reducir la gravedad de la enfermedad en las personas que se infectan si reciben la vacuna unos pocos días después

¿Las vacunas contra la viruela pueden detener un brote?

Después del 11 de septiembre de 2001, los ataques terroristas y el temor por el ántrax en ese mismo año, el gobierno de los Estados Unidos tomó la precaución de pedirles a varias compañías que comenzaran a fabricar nuevamente la vacuna contra la viruela. En la actualidad, hay suficientes vacunas disponibles como para proteger al pueblo de los Estados Unidos en caso de un brote de viruela.

Los funcionarios de salud pública tienen un plan de respuesta rápida preparado para vacunar a cualquier persona que haya estado expuesta a la enfermedad y a las personas que entren en contacto con ellas. Por lo tanto, aunque no es necesario vacunar a nadie en este momento, la vacuna está disponible por si se la necesita.

Como la vacuna puede detener el contagio de la enfermedad, los expertos consideran que es improbable que los terroristas se tomen el trabajo de producir y usar la viruela como un arma biológica; les llevaría demasiado tiempo y tendría muy poco efecto.

¿Cuáles son los signos de infección con viruela?

Si una persona se infecta con viruela, puede tardar entre 7 y 17 días en desarrollar síntomas. Al principio, una persona puede tener síntomas gripales, como fiebre alta, cansancio, dolores de cabeza y dolor de espalda.

Entre 2 y 3 días después del inicio de los síntomas, aparece una erupción en la piel que suele afectar el rostro, las piernas y los brazos. Comienza con marcas rojas que se llenan de pus y forman una costra. Aparecen costras que se caen después de aproximadamente 3 a 4 semanas.

¿Es contagiosa la viruela?

La viruela es muy contagiosa, especialmente durante la primera semana que una persona tiene la erupción. La forma más común de contagio es a través de pequeñas gotas de saliva que las personas despiden al toser o estornudar. Una persona contagia hasta después de que se hayan caído todas las costras.

¿Cómo se trata la viruela?

Los antibióticos no son eficaces contra los virus (solo sirven para combatir las bacterias); por lo tanto, tomar antibióticos no ayuda a una persona con viruela. La única arma eficaz contra el contagio de la viruela es la vacunación. La inmunización erradicó con éxito la viruela en el pasado y, si llegara a ser necesario, puede ayudar a detener futuros brotes. Los investigadores también están trabajando para desarrollar otros tratamientos.

Es muy poco probable que alguna vez quedes expuesto al virus que provoca la viruela. Pero si esto te preocupa, habla con tu médico. Él puede ayudarte a encontrar respuestas a todas tus preguntas.

Reviewed by: Steven Dowshen, MD
Date Reviewed: 10-11-2017

Read this article in English

What next?