Go to homepage

Molusco contagioso

¿Qué es el molusco contagioso?

El nombre parece dramático, como si se tratara de un hechizo de Harry Potter. Por lo tanto, si el médico te dice que tienes molusco contagioso, probablemente creas que se trata de algo serio. Afortunadamente, no lo es. Para la mayoría de las personas, el molusco contagioso es una leve erupción cutánea (en la piel) que desaparece por sí sola después de un tiempo.

La erupción está formada por uno o más pequeños crecimientos que parecen bultitos similares a una verruga (reciben el nombre de moluscos). Estos crecimientos suelen ser rosados, blancos o de color piel. En general, son lisos y brillantes o de aspecto perlado, y tal vez tengan un pequeño hoyo en el centro.

¿Quiénes lo padecen?

Tal como lo indica el nombre, esta infección de la piel es contagiosa; por lo tanto, se puede contagiar fácilmente de persona a persona. Los adolescentes con más probabilidades de contagiarse la infección son los siguientes:

  • deportistas con contacto piel con piel, como luchadores, o deportistas que comparten los equipos, como los gimnastas
  • personas con el sistema inmunitario debilitado por afecciones como el VIH, el tratamiento contra el cáncer o el uso prolongado de esteroides

¿Cómo aparece el molusco contagioso?

El molusco contagioso es causado por un virus llamado Molluscum contagiosum. El virus crece en climas cálidos y húmedos, y en zonas en las que las personas viven muy cerca unas de otras.

Las personas se contagian cuando el virus ingresa a través de una pequeña rotura en la superficie de la piel. Muchas personas que entran en contacto con el virus son inmunes a él y por eso no desarrollan ningún crecimiento en la piel. Las personas que no son resistentes a la infección suelen ver los crecimientos entre 2 y 7 semanas después de infectarse.

El molusco contagioso se contagia fácilmente, con mayor frecuencia por el contacto piel con piel. Las personas también se contagian al tocar objetos con el virus, como ropa, toallas y ropa de cama. El virus también se puede contagiar al mantener relaciones sexuales.

Una vez que una persona tiene molusco contagioso, puede pasarlo a otras partes del cuerpo cuando se rasca o frota los bultos y después se toca otra parte del cuerpo.

¿Qué aspecto tiene?

Como se trata de una infección en la piel, el único signo real del molusco contagioso son los pequeños moluscos de color piel, rosado o blanco que se forman en la piel. Estos bultos tienen un centro blanco y ceroso que contiene el virus.

Cada molusco comienza como un punto muy pequeño con un tamaño aproximado de la cabeza de un alfiler y crece durante varias semanas hasta transformarse en un bulto del tamaño de un guisante o la goma de borrar de un lápiz. Con frecuencia, aparece un pequeño hoyo en la parte superior de cada molusco.

Los moluscos pueden aparecer solos, como un bulto aislado, o en grupos o hileras. Pueden aparecer prácticamente en cualquier lugar de la piel.

La mayoría de las personas desarrollan entre 1 y 20 moluscos. Estos suelen ser indoloros, pero pueden causar picazón, enrojecerse, inflamarse, causar dolor e infectarse, especialmente si se los rasca.

¿Cómo se diagnostica y cómo se trata?

Los médicos probablemente reconozcan el molusco contagioso con solo mirar la erupción en la piel. Es posible que el médico te envíe a un dermatólogo, que es un médico que se especializa en enfermedades de la piel.

En muchos casos, los médicos dejan que el molusco contagioso se vaya por sí solo sin ningún tratamiento. Cada molusco suele desaparecer en unos 2 a 3 meses. Sin embargo, en general aparecen nuevos crecimientos a medida que los más viejos desaparecen. Por eso, el molusco contagioso suele tardar entre 6 y 18 meses (a veces hasta 4 años) en desaparecer por completo.

A veces, los médicos usan tratamientos para quitar los crecimientos o ayudar a que desaparezcan más rápidamente. Entre esos tratamientos, se encuentran los siguientes:

  • quitar el centro contagioso apretando los bultos con un escalpelo o pinzas
  • quitar los crecimientos congelándolos o raspándolos con un instrumento filoso
  • aplicar una crema o un agente químico, como ácido salicílico, tretinoina, cantaridina u otro medicamento para verrugas
  • usar un medicamento llamado "cimetidina", que se toma por boca

Si bien, en algunos casos, estos tratamientos pueden ayudar a que la enfermedad desaparezca más rápido, la mayoría de los médicos no los usan porque pueden ser dolorosos y provocar quemaduras, ampollas, decoloración o cicatrices en la piel. La decisión del médico de tratar o no el molusco contagioso depende de la cantidad de lesiones y de su ubicación. Algunas personas piden tratamiento si la erupción les causa vergüenza u otros problemas, como picazón.

El tratamiento es más efectivo si se lo comienza en las primeras etapas cuando solo hay unos pocos crecimientos. Tu médico conversará contigo sobre las ventajas y desventajas del tratamiento y te ayudará a decidir si es necesario realizarlo. No intentes quitarte los bultos porque esto podría pasar la infección a otras partes del cuerpo.

¿Causa otros problemas?

El molusco contagioso no suele causar problemas a largo plazo. Los crecimientos no suelen dejar marcas. Pero es posible que los tratamientos dejen cicatrices en la piel y algunas personas desarrollan una infección que necesita tratarse con antibióticos.

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados a veces pueden tener una forma más grave de molusco contagioso. En general, tienen más moluscos, especialmente en el rostro. Los crecimientos son más grandes, se ven diferentes y suelen ser más difíciles de tratar. En estos casos, es posible que los médicos receten medicamentos que ayuden a fortalecer el sistema inmunitario.

¿Cómo puedo evitar el contagio?

Puedes hacer algunas cosas para prevenir el contagio del molusco contagioso a otras partes del cuerpo (o a otras personas):

  • No te toques, rasques ni frotes los crecimientos.
  • Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Mantén las zonas con crecimientos limpias.
  • Intenta cubrir cada crecimiento con prendas de vestir o un apósito a prueba de agua, en especial antes de actividades en las que se comparten equipos o en las que hay contacto, como natación y lucha.
  • Cambia los apósitos todos los días o cuando se ensucien.
  • No te afeites las zonas con crecimientos.
  • Huméctate la piel si la tienes seca.

Siempre y cuando tomes estas precauciones hasta que todos los bultos hayan desaparecido, puedes continuar yendo a la escuela y practicando deportes. Incluso puedes nadar en piscinas públicas.

No se sabe durante cuánto tiempo pueden ser contagiosos la erupción y el virus. Una persona puede volver a contagiarse el molusco contagioso si entra en contacto con una persona infectada, pero esto no es nada frecuente.

Los expertos en cuidado de la salud recomiendan los siguientes consejos para prevenir la infección:

  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • No compartir las toallas, la ropa y otros elementos personales.
  • No compartir las tablas de natación y otros juguetes para el agua en las piscinas.
  • No tocar ni rascar los bultos o ampollas de la piel ni otras lesiones de la piel.

Reviewed by: Patrice Hyde, MD
Date Reviewed: 10-07-2016

Read this article in English

What next?