Go to homepage

Espirómetro incentivador

¿Qué es un espirómetro incentivador?

Un espirómetro incentivador es un aparato portátil que ayuda a la gente a hacer respiraciones lentas y profundas. Es como un equipo para ejercitar los pulmones a fin de mantenerlos fuertes y funcionando bien.

¿Por qué la gente necesita un espirómetro incentivador?

Respirar hondo o con profundidad ayuda a que te llegue una cantidad suficiente de aire a los pulmones para que se inflen lo máximo posible. Respirar despacio o con lentitud ayuda a llenar todas las áreas de los pulmones, en lugar de solo una parte de ellos.

Cuando la gente no respira lo bastante hondo, se le pueden acumular líquidos y gérmenes en los pulmones. Esto puede llevar a infecciones como la pulmonía. El uso de un espirómetro incentivador puede ayudar a impedir que esto ocurra.

El uso de este aparato no solo ayuda a la gente que se ha sometido a una operación y que se está recuperando de ella. También ayuda a las personas con afecciones como la fibrosis quística, que afecta a los pulmones.

¿Cómo funciona?

Los espirómetros incentivadores están fabricados con plástico hueco y transparente. Constan de un tubo provisto de una boquilla acoplada.

Incentive Spirometry

La parte principal del espirómetro te muestra lo profundamente que inspiras. Los espirómetros disponen de una tabla de medición grande, con líneas y cifras. Cuando inspiras, un émbolo se desplaza hacia arriba sobre las líneas. (El émbolo es el disco grande de color azul en la parte principal del espirómetro, dibujado más arriba.) Cuanta mayor cantidad de aire te llegue a los pulmones, más alto llegará el émbolo. Tu equipo médico desplazará el marcador sobre la tabla de medición principal para fijar una meta de lo profundamente que deberías respirar.

El indicador de amplitud del lado del espirómetro muestra lo despacio que inspiras. Cerca de la parte principal del espirómetro, hay un área con fechas o líneas que muestran una amplitud. Cuando inspires, una pelota (u otro indicador) subirá y bajará. Si respiras demasiado deprisa, se disparará hasta llegar arriba de todo. Necesitas respirar despacio, pero no demasiado despacio, para mantener el indicador dentro de los márgenes deseables.

Al principio, te puede costar bastante alcanzar tu meta. Es normal. Los espirómetros incentivadores son como cualquier otro tipo de entrenamiento: cuánto más practiques, más fácil te resulta alcanzar tu meta.

¿Con qué frecuencia utiliza la gente los espirómetros incentivadores?

La frecuencia con que se debe usar un espirómetro depende del motivo por el que se utiliza.

Después de una operación

El espirómetro te ayudará a mejorar después de operarte, pero lo más probable es que lo pongas en práctica antes en tu casa. Así, te acostumbrarás a utilizarlo y a saber qué notas cuando lo usas bien antes de operarte. Después de la operación, necesitarás usar el espirómetro unas diez veces por hora cuando estés despierto.

Para una enfermedad pulmonar

Las personas con fibrosis quística pueden necesitar el espirómetro mientras hacen otros tipos de tratamientos respiratorios. Las personas con una enfermedad de las células falciformes pueden usar el espirómetro en casa o en el hospital cuando tienen problemas o dolor en los pulmones.

El equipo médico que te trata te indicará el programa de entrenamiento más adecuado para ti.

¿Qué más puedes hacer?

Utilizar un espirómetro puede ser todo un reto. Después de todo, cuando la gente se está recuperando de una operación, la mayor parte del tiempo solo quiere descansar. Pero el hecho de ejercitar los pulmones con un espirómetro incentivador te puede ayudar a volver antes a casa. Las infecciones pulmonares u otros problemas frenarán tu recuperación y te mantendrán en el hospital durante más tiempo.

Estas dos recomendaciones te pueden ayudar:

  • Fíjate una meta. Organiza bien las cosas a fin de incluir la cantidad requerida de ejercicios respiratorios en tu rutina diaria. Por ejemplo, ponte la meta de hacer 10 respiraciones en cada corte de publicidad mientras ves la televisión.
  • Establece un recordatorio. Prográmate el teléfono para recordarte los momentos en que debes hacer tus ejercicios respiratorios. Hay algo en el sonido de esa alarma que nos lleva a actuar (y ¡es mucho mejor que tener que oír a unos de tus padres llamándote la atención!).

Reviewed by: Katlyn Burr, RT;Alicia McCarthy, APRN
Date Reviewed: 13-09-2017

Read this article in English