Go to homepage

Afrontar el cáncer

Si te han diagnosticado un cáncer, o conoces a alguien a quien se lo han diagnosticado, no estás solo. La mayoría de los adolescentes que tienen cáncer sobreviven y pueden volver a llevar una vida normal.

¿Qué debería saber sobre el cáncer?

La palabra cáncer se refiere a un conjunto de enfermedades, no solo a una. Lo que todas ellas tienen en común es que las células del cuerpo se comportan de una forma anormal. Cuando una persona tiene cáncer, sus células crecen y se dividen de forma descontrolada y pueden acabar formando tumores.

El cáncer tiene su propio vocabulario, y la gente que no sabe medicina puede no entender algunos términos y expresiones médicas relacionados con el cáncer. Si hay algo que no entiendes, pide que te lo expliquen. Los médicos y los enfermeros están encantados de explicar las cosas de una forma que tenga sentido para sus pacientes.

Otra forma de entender qué es el cáncer es leyendo sobre él. Si en tu búsqueda encuentras información que difiere de lo que te ha dicho tu médico, asegúrate de preguntarle al respecto.

Las personas con cáncer y sus familiares a menudo encuentran ayuda y consuelo al compartir sus experiencias y al aprender por lo que han pasado otras personas que tienen o han tenido cáncer. Hay varias formas de acceder a estos recursos de apoyo, desde los chats de Internet de las páginas sobre el cáncer hasta los grupos de apoyo de carácter local donde la gente se relaciona cara a cara.

Pídele al equipo médico que lleva tu cáncer que te recomiende recursos de apoyo para afrontar el cáncer. Aunque no hay dos pacientes con cáncer que tengan exactamente las mismas experiencias, puede ir muy bien saber que no estás solo.

¿Cómo puedo cuidarme desde el punto de vista físico?

La gente con cáncer suele tener un equipo médico especializado en el cáncer que los ayuda a luchar contra esta enfermedad.

Las personas que están recibiendo quimioterapia o radioterapia pueden necesitar ayuda para comer bien porque los efectos secundarios de estos tratamientos pueden incluir la pérdida del apetito y las náuseas. Te puede ayudar el hecho de consultar a un dietista o nutricionista, unos profesionales que te pueden diseñar un plan nutricional adaptado específicamente a tus necesidades.

El ejercicio físico también puede ayudar a una persona a mantenerse lo más sana posible durante el proceso de recuperación. Si te están tratando el cáncer, el equipo médico que lleva tu cáncer te indicará si debes hacer ejercicio físico, en qué medida, y si también te puede ayudar la fisioterapia.

Cuando puedas hacer ejercicio físico, averigua qué tipo de ejercicio te puede ayudar a ganar fuerza y resistencia físicas. Hasta pasear tranquilamente puede hacer mucho para que una persona con cáncer se encuentre mucho mejor.

¿Cómo puedo abordar mis emociones?

Es normal que una persona sienta muchas emociones cuando se entere de que padece cáncer. El enfado, el miedo, la tristeza y la ansiedad son reacciones frecuentes cuando una persona recibe la noticia de que tiene una enfermedad grave.

Los sentimientos y las preocupaciones pueden resultar agobiantes cuando uno se los guarda para sí mismo. Si estas emociones prosiguen durante un tiempo, es importante expresarlas y elaborarlas. Algunos de los profesionales con quienes puedes hablar son los trabajadores sociales, los sacerdotes, los psicólogos y los psiquiatras. También puedes compartir tus sentimientos con adultos de confianza, como familiares o miembros de un grupo de apoyo para personas con cáncer.

La meditación basada en la respiración (o mindfulness) puede ser reconfortante y convertirse en una fuente de apoyo social. Pide a un trabajador social o a otro miembro del equipo que lleva tu cáncer que te dé un listado de programas cerca de tu domicilio o bien prueba un programa en línea desde tu casa.

También te puede ayudar mucho el hecho de relacionarte con otros adolescentes que tengan cáncer. Pueden intercambiar información e ideas, así como aprender cómo otros chicos y chicas de tu misma edad han conseguido afrontar esta enfermedad.

Por encima de todo, recuerda que, aunque tengas un cáncer, el cáncer no es tu identidad. Solo es una enfermedad que estás intentado superar.

¿Cómo puedo ayudar a alguien que tenga cáncer?

Si un amigo o un familiar tuyo tiene cáncer, lo más importante que puedes hacer es ¡seguir siendo tú mismo! Mucha gente que tiene cáncer dice que las personas a quienes quieren empiezan a tratarla de una forma diferente o bien se alejan completamente de ella.

Es normal sentir miedo, ansiedad o incluso enfado cuando te enteras de que una persona que conoces tiene cáncer. Pero no permitas que eso te impida estar a su lado y ofrecerle tu apoyo. Tal vez necesites ayuda para abordar unas emociones tan intensas, y hay muchos lugares a donde la puedes encontrar. Los hospitales suelen tener grupos de apoyo para parientes y amigos de personas con cáncer, o puedes hablar con un adulto de confianza en busca de apoyo y de consuelo.

Si un buen amigo tuyo o un familiar padece cáncer, es posible que su estado de ánimo sea como un sube y baja. Estar internado en el hospital o tener que quedarse en casa durante mucho tiempo para descansar puede hacer que la persona se sienta sola y aislada. A la mayoría de la gente que tiene cáncer le gusta tener a sus amigos y familiares a su alrededor, incluso aunque las visitas sean breves y no haya mucho de qué hablar. Si no estás seguro de si deberías o no visitar a un conocido enfermo de cáncer, pegúntaselo a él o a ella.

Aunque tengas un horario muy apretado, puedes seguir en contacto con esa persona de otras formas, como los medios de comunicación social, enviándole cartas, hablando con ella por teléfono, enviándole mensajes de texto o utilizando el correo electrónico. Estas cosas ayudan mucho a levantar el ánimo a quien se está afrontando un cáncer.

Ten siempre presente que esa persona sigue siendo la misma persona que conociste y a quien aprecias.

Reviewed by: Kate M. Cronan, MD
Date Reviewed: 10-01-2019

Read this article in English

What next?