Go to homepage

Tendinitis proximal del bíceps

¿Qué es una tendinitis?

Una tendinitis es cuando un tendón se hincha, se irrita y se inflama. Los tendones son recias bandas de tejido que conectan músculos con huesos. Se estiran cuando se contraen los músculos para poder mover partes del cuerpo.

¿Qué es la tendinitis proximal del bíceps?

El bíceps es el músculo de la parte delantera del brazo superior. La parte superior del bíceps se llama bíceps proximal. La tendinitis proximal del bíceps es una tendinitis del tendón que conecta la parte superior del bíceps con el hombro.

La tendinitis proximal del bíceps puede ocurrir por sí misma o bien con o después de una lesión en el hombro.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la tendinitis proximal del bíceps?

Las personas con una tendinitis proximal del bíceps suelen tener dolor en la parte delantera del hombro. La mayoría de las veces el dolor empieza despacio y empeora cuanto más se usa el brazo. El dolor puede empeorar por la noche o al levantar el brazo, estirarlo o elevarlo por encima de la cabeza. El hombro se puede volver débil o rígido.

Causas de la tendinitis proximal del bíceps

La tendinitis proximal del bíceps suele ser una lesión por sobrecarga. Esto significa que ocurre cuando se hacen movimientos repetitivos una y otra vez.

La tendinitis proximal del bíceps suele afectar a adultos y adolescentes mayores cuyos cartílagos de crecimiento ya han dejado de crecer. Los adolescentes que practican deportes con mucho movimiento de brazos, sobre todo cuando estos movimientos son por encima de la cabeza, como el béisbol, la natación , el voleibol, y el tenis, son más proclives a desarrollarla.

¿Cómo se diagnostica la tendinitis proximal del bíceps?

Para diagnosticar una tendinitis proximal del bíceps, los profesionales de la salud:

  • preguntan sobre los síntomas
  • hacen una exploración física a sus pacientes, prestando una atención especial al brazo y el hombro.

En algunas ocasiones, los médicos piden una radiografía o una resonancia magnética (RM) para diagnosticar o bien descartar otros posibles problemas.

¿Cómo se trata la tendinitis proximal del bíceps?

Una persona que tenga una tendinitis proximal del bíceps necesita dejar reposar tanto el brazo como el hombro afectados.

Esto incluye:

  • Hacer estiramientos con el brazo por encima de la cabeza, hacia el lado y hacia atrás. "Andar como una araña" con las puntas de los dedos subiendo por la pared hacia delante y hacia el lado puede ayudar a hacer estiramientos suaves. Hacer círculos lentos y controlados con el brazo también puede ayudar a estirar el bíceps y el hombro.
  • Hacer cambios en algunas actividades, como tirar la pelota sin levantar el brazo por encima del hombro y sacar de la misma forma cuando se juega al tenis, puede hacer que jugar resulte más cómodo.
  • Hacer rehabilitación del hombro y realizar correctamente las técnicas de lanzar, rematar, sacar, hacer brazadas al nadar, etc.

Es posible que tu profesional de la salud también te recomiende:

  • Aplicar hielo o un paquete de frío sobre el hombro durante 15 minutos seguidos varias veces al día. (Ponte una toalla fina sobre la piel para protegerla del frío.)
  • Tomar medicamentos para el dolor y la inflamación, como ibuprofeno (Advil, Motrin, o la marca genérica) O naproxeno (Aleve o la marca genérica) durante 5–7 días. Sigue las indicaciones que vienen junto con el medicamento para saber cuánto tomar y con qué frecuencia tomarlo.
  • Fisioterapia o un programa de ejercicios para hacerlos en casa que permita estirar y fortalecer el brazo afectado.

Si estos tratamientos no ayudan, los médicos pueden consideran las inyecciones de esteroides en la zona del tendón del bíceps y el hombro.

¿Cuándo podré retomar el deporte?

Los adolescentes con tendinitis proximal del bíceps pueden retomar el deporte cuando les mejora el dolor y:

  • han recuperado la movilidad completa del hombro
  • no tienen entumecimiento, adormecimiento, hormigueo ni cosquilleo en la zona afectada
  • han recuperado toda la fuerza que tenían antes de lesionarse

Retomar el deporte o la actividad física demasiado pronto expone a los afectados a otra lesión que podría ser más grave. Tu profesional de la salud te indicará cuándo es seguro retomar los deportes que sueles practicar.

¿Qué más debería saber?

La tendinitis proximal del bíceps se suele curar bien al cabo de 6 semanas a unos pocos meses y no causa problemas duraderos. Es importante dejar reposar, estirar y rehabilitar el brazo y el hombro durante suficiente tiempo para que se cure por completo. Retomar lentamente y de forma gradual el deporte y las actividades físicas puede ayudar a prevenir que la tendinitis vuelva a aparecer.

Reviewed by: Cassidy Foley Davelaar, DO
Date Reviewed: 10-05-2019

Read this article in English

What next?