The driveway to the Kay Jewelers Pavilion on our Akron Campus will be closed for 2-4 weeks beginning Oct. 10. Click HERE for details.
Go to homepage

Cuidado de niños: La atención de niños con necesidades

Incluso las niñeras experimentadas pueden sentirse un poco intimidadas con la idea de cuidar a un niño con necesidades especiales. ¡No tienes que preocuparte! Saber qué esperar te dará la confianza necesaria para hacer un buen trabajo, como ocurre cuando cuidas de cualquier otro niño.

Esto es lo que necesitas saber acerca de tres afecciones comunes:

Autismo

El autismo es un trastorno del desarrollo que dificulta la comunicación o interacción con otras personas. Algunos niños tienen un autismo leve; otros tienen autismo grave.

Los niños con autismo pueden tener dificultades para comprender instrucciones o pedidos sutiles. Se sienten abrumados en ambientes ruidosos o con mucha actividad. Y en algunos casos, no les gusta que los toquen.

Como cada niño es diferente, debes preguntarles a los padres qué esperar y qué cosas le gusta hacer al niño.

A continuación, encontrarás algunas cosas que debes saber:

  • Respeta la rutina del niño, en especial a la hora de ir a dormir o de comer. Los niños con autismo prefieren la estructura y pueden alterarse si se modifica la rutina a la que están acostumbrados.
  • Pregúntales a los padres cuáles son los juguetes preferidos del niño para poder jugar con ellos. Ve despacio. Una táctica consiste en sentarse junto al niño e imitar su juego. Esto podría llamar su atención y hacer que el niño se una al juego.
  • Los juguetes especiales pueden ayudarte a animar al niño a cooperar. Por ejemplo, podrías decirle: "Si te cepillas los dientes podemos jugar con tu auto".
  • No tomes como una ofensa que el niño decida jugar solo o limite su interacción contigo. Esto forma parte de su trastorno.
  • Mantén un ambiente tranquilo. Por ejemplo, no lleves al niño al parque si sabes que es probable que haya una reunión de gente del barrio. Evita llevar a su casa a tus amigos o a otras personas que el niño tal vez no conozca.
  • Avanza despacio con el contacto físico. Pregúntales a los padres cómo reacciona el niño a las muestras de afecto. Un abrazo rápido o unas cosquillas podrían molestar a un niño autista.

Aprende a enfrentar las dificultades: pregúntales a los padres cómo manejar la situación si el niño se enoja o se pone nervioso. En general, mientras que el niño no se esté provocando ningún daño ni lastimando a otros, lo mejor es esperar a que pase el berrinche. Mantén al niño seguro y cerca de ti. Si el niño comienza a calmarse, podrías traer uno de sus juguetes favoritos y comenzar a jugar con ese juguete para distraerlo.

Algunos niños con autismo se calman cuando abrazan a un muñeco de peluche especial. Otros pueden responder bien si se sientan en una silla mecedora contigo o si se hamacan en el jardín.

Síndrome de Down

El síndrome de Down es una afección en la cual la presencia de material genético adicional provoca un retraso en el desarrollo de un niño, tanto mental como físicamente.

Al igual que otros niños con retrasos madurativos, los niños con síndrome de Down suelen parecer más pequeños de lo que son. Con frecuencia, sus habilidades se encuentran por debajo de las de otros niños, pero tal vez disfruten de los mismos tipos de juegos y juguetes. Quizás debas adaptar el juego a su nivel de comprensión.

A continuación, encontrarás algunas cosas que debes saber:

  • Encuentra algo que el niño disfrute. Al igual que otros niños, los bebés con síndrome de Down disfrutan de los juguetes de colores llamativos y de los juguetes que hacen ruido o tienen música. Los niños de unos dos años pueden jugar con bloques de construcción o juegos imaginativos. A los niños en edad escolar les gusta jugar juegos, hacer manualidades o jugar al aire libre.
  • Los niños con síndrome de Down tal vez tengan menos tonicidad muscular. Quizás les resulte difícil moverse con rapidez y mantener la coordinación. Sin embargo, los niños con síndrome de Down pueden ser fuertes y físicamente muy activos. Jugar al aire libre es una excelente manera de ejercitar sus músculos.
  • Los bebés con síndrome de Down tal vez tengan debilidad en los músculos del cuello. Asegúrate de sostener el cuello del bebé con muchísimo cuidado cuando lo alces.
  • A veces, los niños con síndrome de Down tienen dificultad para tomar objetos pequeños. Ten paciencia y deja que el niño vuelva a intentarlo.
  • Ayuda al niño a aprender la manera de hacer cosas nuevas. Por ejemplo, si al niño le cuesta mucho apilar bloques, encuentra una manera de que lo logre. Podrías sujetar los bloques que se encuentran más abajo mientras el niño agrega más bloques en la parte superior de la pila.
  • Mantén la sencillez de las reglas. Para los niños con síndrome de Down, puede ser difícil seguir instrucciones.
  • Los niños con síndrome de Down tal vez tengan dificultad para hablar. Pregúntales a los padres cómo se expresa su hijo. Por ejemplo, ¿usa imágenes o idioma de señas para comunicarse? En algunos casos, lo que los niños con síndrome de Down necesitan es alguien que los escuche con atención.

Debes saber cómo afrontar las dificultades: para no confundir al niño, pregúntales a los padres acerca de las reglas familiares y atente a ellas.

Síndrome de déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

Con frecuencia, los niños con ADHD tienen mucha energía y pueden enojarse rápidamente. Su lapso de atención para las actividades tal vez sea más corto que el de otros niños; por lo tanto, planifica muchas actividades y úsalas según sea necesario.

A continuación, encontrarás algunas cosas que debes saber:

  • Con frecuencia, los niños con ADHD son bastante creativos. Tal vez disfruten dibujar o construir con bloques.
  • Los juegos activos al aire libre pueden ser divertidos para los niños con ADHD. Prueba jugar a la rayuela, hamacarse y saltar a la soga. Pero evita los juegos de plaza si se acerca la hora de ir a la cama.
  • Relaja al niño con un momento de silencio a la hora de ir a la cama. Las actividades relajadas, como mirar una película o sentarse en una silla mecedora y leer un libro, pueden ayudar a todos los niños a relajarse para la noche.
  • Si el niño necesita tomar un medicamento mientras lo estás cuidando, asegúrate de que los padres te expliquen cuál es la dosis. Si es posible, pídeles a los padres que te muestren cómo le dan el medicamento un par de veces. Averigua a qué hora debes darle el medicamento (o ayudar al niño a tomarlo).
  • Sé específico cuando le des instrucciones. Para asegurarte de que los niños con ADHD te han escuchado y comprendido, pídeles que te repitan las instrucciones.

Debes saber cómo afrontar las dificultades: tal vez te sea útil anticiparle al niño lo que harán, en especial si estarás mucho tiempo con él. A veces, los niños con ADHD tienen dificultad para bajar las revoluciones. Esto significa que jugar a la mancha activamente justo antes de la hora de la siesta podría no ser lo adecuado. Si conoces algunas estrategias de relajación y tienes actividades preparadas para tu visita, tú y el niño pueden relajarse y divertirse.

Los niños con necesidades especiales pueden ser muy dulces y cariñosos. Y es una gran experiencia como niñero aprender a cuidar a niños con habilidades diferentes. ¡Ver el mundo a través de los ojos de un niño especial puede cambiar la manera en la que ves la vida!

Reviewed by: Wendy Harron, BS, OTR/L
Date Reviewed: 14-03-2014