Go to homepage

Adenoides y adenoidectomías

¿Qué son las adenoides?

Las adenoides (también llamadas "vegetaciones") son una masa de tejido ubicada en la parte posterior del conducto nasal. Al igual que las amígdalas, las adenoides ayudan a mantener sano el cuerpo al atrapar las bacterias y los virus que inhalamos o tragamos.

Las adenoides desempeñan un papel importante en la lucha contra las infecciones en los bebés y en los niños pequeños. Pero se vuelven menos importantes cuando nos hacemos mayores y el cuerpo desarrolla otras formas de luchar contra los gérmenes. Las adenoides se suelen empezar a encoger aproximadamente a los cinco años de edad y suelen desaparecer en la adolescencia.

¿Qué son unas adenoides inflamadas o hipertróficas?

Puesto que las adenoides atrapan los gérmenes que entran en el cuerpo, a veces el tejido adenoideo se inflama temporalmente (aumenta de tamaño) mientras trata de luchar contra una infección. Las alergias también pueden aumentar el tamaño de las adenoides.

A veces la inflamación mejora. Pero otras veces, las adenoides se infectan (lo que recibe el nombre de adenoiditis). Si esto ocurre repetidamente, el médico puede recomendar extraerlas. A menudo, las amígdalas y las adenoides se extraen al mismo tiempo.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de unas adenoides inflamadas o hipertróficas?

Las personas con unas adenoides inflamadas o agrandadas pueden:

  • tener dificultades al respirar por la nariz
  • respirar por la boca (lo que puede dar lugar a tener la boca seca y los labios secos)
  • tener habla nasal, como si tuvieran la nariz tapada
  • respirar ruidosamente
  • tener mal aliento
  • roncar
  • dejar de respirar durante unos segundos durante el sueño (apnea obstructiva del sueño), lo que puede ocasionar ronquidos y sueño interrumpido
  • tener infecciones de senos nasales o sinusitis frecuentes o crónicas (de larga duración)
  • tener infecciones de oído, líquido en el oído medio y/o pérdidas auditivas

¿Cómo se diagnostican?

Si tu médico cree que podrías tener las adenoides inflamadas, es posible que:

  • te haga preguntas sobre cómo te notas los oídos, la nariz y la garganta y te explore esas partes del cuerpo
  • te palpe el cuello cerca de la mandíbula

Para tener una visión más detallada de las adenoides, es posible que te pida una radiografía o que te observe el interior del conducto nasal con un telescopio diminuto.

Si sospechara una infección, es posible que te recetara antibióticos. También te puede recetar esteroides nasales (un líquido en forma se espray nasal) para ayudar a reducir la inflamación de las adenoides.

¿Qué es una adenoidectomía?

Si tus adenoides están inflamadas o infectadas y te provocan molestias que no se pueden controlar medicándote, es posible que tu médico te recomiende extraértelas en una operación. Esta operación se llama adenoidectomía.

ilustracion

Extraer las adenoides es especialmente importante cuando una persona tiene infecciones recurrentes que favorecen las infecciones de senos nasales y de oído. Unas adenoides muy inflamadas pueden interferir en la ventilación del oído medio. A veces, esto puede conllevar infecciones de oído y/o pérdidas auditivas pasajeras.

¿Qué ocurre durante la operación?

Durante una adenoidectomía:

  • La operación se hace en un quirófano.
  • Se administra al paciente anestesia general. Esto significa que el paciente estará "dormido" durante la operación, sin sentir nada, notar ningún tipo de dolor, sin ser consciente, sin poderse mover ni poder recordar nada de lo que ocurra durante la operación. Se observará atentamente su frecuencia cardíaca, su respiración y otras funciones corporales para tener la seguridad de que el paciente está sano durante toda la operación.
  • La operación suele durar entre 20 y 30 minutos.
  • El cirujano accederá a las adenoides (y las amígdalas en caso necesario) a través de la boca abierta del paciente, sin necesidad de hacerle ningún corte en la piel.

Después de la adenoidectomía, el paciente se despertará en el área de reanimación. En la mayoría de los casos, los pacientes pueden volver a casa el mismo día de la operación.

¿Cómo puedo encontrarme mejor?

El período de recuperación típico tras una adenoidectomía suele ser de varios días de dolor leve y molestias, que pueden incluir dolor de garganta, nariz tapada y, a veces, dolor de oído.

En menos de una semana, todo debería volver a la normalidad. No habrá que preocuparse por extraer ningún punto, y el área operada se curará por si sola.

¿Cuándo debería llamar al médico?

Llama al médico si:

  • tienes fiebre
  • vomitas después del primer día o después de medicarte
  • tienes dolor y/o rigidez de cuello, que no remite con medicamentos para el dolor
  • no puedes beber
  • no está orinando por lo menos una vez cada 8 horas

Pide ayuda médica de inmediato si:

  • sangras por la nariz o la sangre te cubre la lengua durante más de 10 minutos seguidos
  • tienes hemorragias después del primer día
  • vomitas sangre o algo que se parece a los granos de café

¿Qué más debería saber?

Aunque las adenoides forman parte del sistema inmunitario, el hecho de extraerlas no afecta a la capacidad del cuerpo para luchar contra las infecciones. El sistema inmunitario tiene muchas otras formas de luchar contra los gérmenes.

Reviewed by: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Date Reviewed: 10-01-2019

Read this article in English

What next?