Go to homepage

Acantosis nigricans

Ruby tiene 17 años. A los 9, comenzó a notar que la piel del cuello y los brazos parecía sucia o manchada, pero no importaba cuánto se frotara, las manchas no desaparecían. Cuando consultó a su médico, se enteró de que tenía acantosis nigricans, una afección en la que algunas partes de la piel se vuelven más gruesas y se oscurecen.

Ruby se enteró de que mantener un peso saludable haría que la afección se notara menos. La ayudó saber qué estaba ocurriendo y qué podía hacer.

¿Qué es la acantosis nigricans?

Si tienes acantosis nigricans, probablemente te preocupa cómo te ves. Notarás que la piel es más gruesa y más oscura, en especial alrededor de las articulaciones y en las zonas con muchos pliegues y arrugas, como los nudillos, las axilas, los codos, las rodillas y el cuello.

illustration

Algunas personas tienen piel más oscura y más gruesa en las palmas de las manos, en la parte interna del muslo, la ingle, los labios y otras zonas. La piel suele permanecer suave, por eso se suele usar la palabra "aterciopelada" para describir los síntomas de la acantosis nigricans.

Muchas personas con acantosis nigricans no tienen otros síntomas ni otros problemas de salud. Pero como la acantosis nigricans puede ser una señal de otras afecciones médicas, es una buena idea hacer que un médico la examine.

¿Cuál es la causa de la acantosis nigricans?

Las personas con sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de desarrollar acantosis nigricans. Con frecuencia, se reduce o desaparece al bajar de peso. Algunas personas con esta afección la heredan. Ciertos medicamentos también pueden provocar acantosis nigricans; por ejemplo, las píldoras anticonceptivas o los tratamientos con hormonas.

A veces, se presenta en personas que tienen diabetes tipo 2 o que tienen más riesgo de tener este tipo de diabetes. En estos casos, la acantosis nigricans en sí misma no es peligrosa. Pero puede ser una señal para que los médicos comprueben si una persona padece diabetes u otros problemas de salud. En algunos casos, detectar y tratar el problema de salud podría hacer que la afección de la piel mejore o desaparezca.

Según los datos de la Asociación Estadounidense para la Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), aproximadamente el 75 % de los niños con diabetes tipo 2 desarrollan acantosis nigricans. En muchos casos, controlar la diabetes y el peso (si hay sobrepeso) es de gran ayuda para hacer menos visible la acantosis nigricans.

¿Qué hacer?

Primero, no entres en pánico. La acantosis nigricans en sí misma no es peligrosa ni contagiosa. Pero debes ver a un médico para asegurarte de que no se deba a otra causa que sí requiera atención. En algunos casos, la acantosis nigricans puede ser una señal de que tienes riesgo de sufrir diabetes. Cada vez que notes un cambio en el color, el espesor o la textura de la piel, es aconsejable consultar a un profesional del cuidado de la salud.

Qué esperar

Si te diagnostican acantosis nigricans, tu médico tal vez quiera hacerte análisis de sangre y otras pruebas para intentar descubrir qué es lo que la está causando o para buscar otras afecciones (como la diabetes tipo 2) que son más frecuentes en personas con acantosis nigricans.

Tratamiento para la acantosis nigricans

Si tu médico determina que tu acantosis nigricans no está relacionada con una enfermedad más grave, no es necesario tratarla. Pero tal vez prefieras hacerlo si tu médico cree que existe una manera de ayudar a mejorar el aspecto de tu piel. En algunos casos, la acantosis nigricans desaparece por sí sola.

Tu médico tal vez te recete lociones o cremas. Haz todas las preguntas necesarias para comprender cómo y cuándo seguir el plan de tratamiento.

Es muy fácil creer que los blanqueadores, cremas y tratamientos exfoliantes de venta sin receta que ves en las propagandas te ayudarán. Pero lo más probable es que no funcionen y pueden irritarte la piel, además de ser una pérdida de dinero.

En algunos casos, mantener un peso saludable con actividad física y una buena dieta puede ayudar a prevenir o tratar la acantosis nigricans.

También debes hacer planes para cuidar de ti mismo de otras formas. Como esta afección es visible, algunas personas con acantosis nigricans se sienten avergonzadas o acomplejadas por el aspecto de su piel. Puede ser útil hablar con un psicólogo o terapeuta, un médico, un amigo o incluso un grupo de apoyo que te ayude a sentirte más confiado. Probablemente, tu médico o un enfermero te puedan ayudar a encontrar grupos de apoyo en línea o locales. Y no tengas miedo de hablar con tus amigos. Los buenos amigos son el mejor apoyo.

Reviewed by: Patrice Hyde, MD
Date Reviewed: 05-10-2016

Read this article in English

What next?