The driveway to the Kay Jewelers Pavilion on our Akron Campus will be closed for 2-4 weeks beginning Oct. 10. Click HERE for details.
Go to homepage

Escoliosis: corsé ortopédico para la espalda

La escoliosis hace que la columna vertebral se curve hacia un lado. La curvatura de la columna puede empeorar cuando el niño crece y puede causar problemas de salud. A veces los profesionales de la salud sugieren que los niños lleven puesto un corsé mientras están creciendo.

¿Qué es un corsé ortopédico para la escoliosis?

Un corsé ortopédico es un chaleco de plástico rígido que se coloca alrededor del torso, desde debajo de las axilas hasta las caderas. Dispone de correas para que se mantenga en su sitio y pueda enderezar la columna.

El corsé ortopédico también se llama ortesis. Hay corsés de varios tipos diferentes. Los traumatólogos u otros especialistas en ortopedia trabajan con padres e hijos para elegir el corsé más adecuado. El corsé adecuado será el que funcione mejor para el tipo de curvatura que presenta cada niño. Y también será el corsé con el que el niño se siente más cómodo.

¿Por qué se utilizan corsés?

Llevar puesto un corsé suele ser el primer paso que se da para aquellos niños que necesitan tratamiento de su escoliosis idiopática. Los médicos suelen recetar corsés ortopédicos con la esperanza de que impidan que la curvatura de la columna empeore y para evitar la cirugía de fusión espinal (o vertebral).

¿Cómo funciona?

Para que funcione un corsé, un niño debe estar creciendo. Antes de recetar un corsé, el traumatólogo u otro especialista en ortopedia lo comprobará para estar seguro de que el niño no ha dejado de crecer ni de desarrollarse. Para hacerlo, lo más probable es que midan la estatura de su hijo; le hagan preguntas sobre los períodos (si tiene una hija adolescente); o le hagan radiografías de los huesos de la cadera, la mano y la muñeca.

Los corsés no funcionan con todo tipo de curvaturas. Los corsés no sirven cuando la curvatura de la columna es excesiva (generalmente de más de 40 grados). Y tampoco son necesarios cuando la curvatura es pequeña (menos de 20 grados).

Un traumatólogo u otro especialista en ortopedia explorará a su hijo y le recomendará un corsé basándose en el tipo de escoliosis que tenga, lo grave que sea y su ubicación en la columna.

Tanto el cuerpo como la curvatura de cada niño son únicos, por lo que se deben fabricar corsés personalizados para cada paciente. El profesional de la salud que atiende a su hijo lo derivará a un especialista en ortesis para que le diseñe el corsé. Algunos hospitales cuentan con especialistas en ortesis que hasta pueden fabricar corsés en un solo día. En otros casos, se puede tardar varias semanas en fabricar un corsé.

Conforme los niños van creciendo, los especialistas en ortesis pueden tener que ir adaptando o bien sustituir el corsé.

Corsé de Wilmington y de Boston

Estos corsés tipo chaleco sirven para tratar curvaturas moderadas de la caja torácica y de la parte inferior de la columna vertebral. A ambos los avalan un excelente historial relacionado tanto con el uso como con la investigación.

Se trata de corsés que se ponen debajo de la ropa. Cubren el torso desde las caderas hasta las axilas y están fabricados con plástico ligero y rígido. Están diseñados para que encajen bien en el cuerpo del niño y utilizan moldes y rellenos especiales para adaptar la alineación de la columna al corsé.

  • El corsé de Wilmington se cierra por delante (o por el pecho) y su diseño está personalizado para cada niño. El especialista en corsés hace un molde de yeso del torso del niño, que usa para crear el corsé.
  • El corsé de Boston se cierra por detrás o por la espalda. Está disponible en muchas tallas diferentes que se personalizan mediante rellenos y recortes.

La cantidad de horas al día durante las cuales los niños necesitan llevar puesto el corsé varía, pero suele oscilar entre 12 y 20 horas.

Corsé de Cheneau

Se trata de un corsé de plástico personalizado que a veces se utiliza con el método de fisioterapia Schroth.

Corsé de Charleston

Este corsé solo se lleva puesto por la noche. Como los chalecos que se ponen durante del día, es una pieza sólida de plástico que sujeta la espalda en su posición. En lugar de ayudar a la persona a mantenerse derecha, está diseñada para "hipercorregir" la curvatura manteniendo la columna doblada hacia un lado. Este tipo de corsé solo suele ayudar en las curvaturas en forma de C que afectan a la parte inferior de la espalda.

Corsé de Milwaukee

Se trata del primer tipo de corsé que se inventó para tratar la escoliosis. Al igual que los corsés tipo chaleco, los niños llevan corsés de Milwaukee entre 12 y 20 horas al día. Es una pieza sólida de plástico que encaja alrededor de caderas y cintura con unas barras verticales en las partes anterior y posterior que se unen a un aro que discurre alrededor del cuello. Puesto que es más difícil de llevar, este corsé prácticamente se ha dejado de usar.

Corsé correctivo dinámico SpineCor

Se trata de un método de sujeción más flexible que utiliza cinchas y un chaleco de algodón. De todos modos, no parece ser tan eficaz como los otros corsés.

¿Durante cuánto tiempo tienen que llevar los niños puesto el corsé?

Los corsés funcionan mejor cuando el niño está creciendo y antes de que la curvatura de su columna vertebral sea excesiva. Y se dejan de llevar después de que el niño deje de crecer. Esto puede suponer llevarlo puesto durante un par de años. El tiempo durante el cual los niños deben llevar puesto su corsé ortopédico para la escoliosis depende de su grado de curvatura y de lo que ya hayan crecido.

A veces los médicos consideran que el corsé no está ayudando al paciente e indican que lo deje de llevar al poco tiempo de llevarlo puesto. Cuando no funciona un corsé, el siguiente paso suele ser la cirugía.

¿Qué problemas pueden ocurrir?

Los corsés se fabrican para que vayan bien ajustados al cuerpo del paciente, y esto puede provocar irritaciones en la piel por el calor y por el roce. Es importante proteger la piel:

  • siga las instrucciones para limpiar y cuidar del corsé de su hijo.
  • Asegúrese de que su hijo siempre lleva puesta una camiseta fina pegada al cuerpo debajo del corsé.
  • Cierto enrojecimiento en la piel es algo completamente normal cuando se lleva puesto un corsé, pero llame al consultorio del médico de su hijo si:
    • El enrojecimiento no desaparece 30 minutos después de quitarse el corsé.
    • Su hijo desarrolla ampollas o pupas.
    • Su hijo desarrolla una erupción debajo del corsé.

Con los corsés, pueden ocurrir un par de otras cuestiones de carácter temporal. Por ejemplo, algunos niños pueden no ser capaces de respirar tan profundamente cuando llevan puesto el corsé. O el corsé les puede apretar demasiado después de comer. Pero el mayor problema con los corsés ortopédicos para la escoliosis es que algunos niños no los quieren llevar puestos.

¿Y si mi hijo no se lo quiere poner?

La mayoría de los niños no tienen problemas para llevar puestos su corsé. Pero, cuando a un niño le cuesta mucho llevar puesto el corsé, un padre comprensivo puede cambiar las cosas para mejor.

Puede convertir la realidad de tener que llevar un corsé cada día en algo más sencillo solo estando al lado de su hijo y dándole apoyo y ánimo.

Anime a su hijo a acudir a usted cuando las cosas se pongan difíciles, y prométale que usted será todo oídos. No se apresure a darle soluciones a menos de que él le pida ayuda. Asimismo, colabore con su hijo para elaborar soluciones e incentivos que favorezcan el uso del corsé. Y lleguen a acuerdos sobre "noches sin corsé" ocasionales para celebrar acontecimientos importantes, como ir a bailar o pasar un día en la playa.

El equipo médico que lleva a su hijo es un buen recurso, tanto para usted como para su hijo. Saben que a algunos niños les cuesta mucho llevar puesto el corsé en algunos momentos, de modo que le pueden dar consejos e ideas sobre cómo afrontar este reto.

De cara al futuro

¿Qué puede esperar cuando su hijo concluya el tratamiento con corsé? La mayoría de los niños hacen con facilidad la transición a una vida sin corsé. A veces, si les duele la espalda, pueden necesitar hacer fisioterapia para reforzar la musculatura. Aparte de esto, los niños suelen poder retomar todas sus actividades normales.

Reviewed by: Suken A. Shah, MD
Date Reviewed: 10-07-2017

Read this article in English