Go to homepage

Participar en la escuela de su hijo

Independientemente de que sus hijos estén en el jardín de infancia o ya estén acabando la secundaria, hay muy buenas razones para que los padres hagan tareas de voluntariado en sus centros escolares.

¿Cuáles son las ventajas de implicarse como voluntario?

Implicarse en la escuela de su hijo como voluntario es una forma genial de mostrar a su hijo que se interesa por su educación. También le trasmite un mensaje positivo de que usted considera que la escuela es una causa que merece la pena.

Ahora, muchas escuelas tienen que recaudar sus propios fondos para actividades y suministros que antes se consideraban necesidades básicas. Los padres voluntarios son fundamentales para organizar y acompañar en estos eventos de recaudación de fondos y otras actividades escolares.

Los padres voluntarios constituyen una valiosa base de apoyo y una buena fuente de recursos para la comunidad escolar. También muestran a sus hijos la importancia de participar en la comunidad en general.

El hecho de colaborar con los profesores, la dirección del centro y otros padres lo ayudará a conocer de primera mano las actividades diarias de su hijo. También conectará con los gustos y las modas propios de la vida escolar, que podrán ayudarlo a comunicarse con su hijo conforme este vaya creciendo y cambiando (y todo ello sin invadir su privacidad ni su espacio personal).

Incluso, aunque no se haya implicado en la escuela hasta ahora, nunca es tarde para empezar. De hecho, tal vez su participación sea más importante que nunca cuando su hijo inicie la enseñanza secundaria.

Es posible que algunos padres sufran el "desgaste del voluntariado" cuando sus hijos entran en la enseñanza secundaria, o tal vez crean que el centro de estudios de su hijo ya no los necesita tanto como antes. Muchos padres que colaboraron mucho tiempo como voluntarios en la enseñanza primaria de sus hijos se vuelven a dedicar de lleno a sus carreras profesionales cuando sus hijos son adolescentes; por este motivo, suelen escasear los padres voluntarios en los centros de secundaria.

¿Por dónde empiezo?

Uno de los mejores momentos para implicarse es en una reunión de padres y profesores o en una jornada de puertas abiertas. Por lo general, este tipo de reuniones se celebran al principio del curso escolar. Son una gran oportunidad para hablar con los profesores de su hijo o el director del centro sobre la colaboración como voluntarios.

Si tiene algo que ofrecer o si solo quiere ayudar de cualquier forma posible, hable con los profesores de su hijo. Es posible que ellos puedan organizar algo con usted personalmente o bien dirigirlo a un jefe de departamento o al personal de dirección que pueda responder a sus preguntas y darle ideas. Es una buena idea unirse a la Asociación de Padres y Profesores (PTA, por sus siglas en inglés).

A continuación, le presentamos algunas formas en que un padre o una madre pueden ayudar como voluntarios:

  • trabajar como ayudante en el aula
  • ser mentor o tutor de alumnos
  • ayudar a niños con necesidades especiales
  • hacer tareas de voluntariado en la sala de informática de la escuela
  • ayudar a organizar, atender o trabajar en actividades para recaudar fondos, como ventas de pasteles o lavados de coches
  • hacer de monitor de comedor o vigilar a los niños a la hora del patio
  • ayudar a organizar y ser acompañante en excursiones, competiciones de atletismo y otro tipo de acontecimientos que tengan lugar lejos del centro escolar.
  • ayudar a organizar y ser acompañantes en celebraciones que se hagan en el centro escolar (bailes, desfiles o ceremonias de graduación)
  • organizar o ayudar a un grupo que esté interesado en una actividad o afición en particular (si le interesa alguna actividad que actualmente no está disponible en el centro, ofrézcase para ayudar a montar un grupo, por ejemplo, un club de ajedrez o un equipo de ciclismo)
  • ayudar a entrenadores y profesores de gimnasia en los programas de deporte y ejercicio físico o trabajar en el puesto de la escuela en los actos o celebraciones deportivas
  • ayudar a la dirección del centro a preparar propuestas para obtener becas y subvenciones, campañas de escritura de cartas o comunicados de prensa, o ayudar en otro tipo de tareas administrativas
  • asistir a las reuniones de la junta escolar
  • trabajar como ayudante de biblioteca u ofrecer ayuda para contar cuentos o asistencia en la lectura en la biblioteca escolar
  • coser disfraces o montar decorados para obras teatrales o musicales
  • trabajar con la banda u orquesta escolar o preparar a estudiantes de música de forma individual
  • ayudar en las artes visuales, las manualidades y en los cursos y los proyectos de diseño
  • hacer un taller para alumnos sobre oficios y programas técnicos
  • pasar algo de tiempo con un club o grupo de interés específico (pregunte al profesor de su hijo quién patrocina el grupo)
  • ofrecerse como voluntario para hablar en el aula o el día sobre las profesiones, si trabaja o tiene experiencia en una profesión que desea compartir
  • supervisar o evaluar experimentos en una feria científica

Recuerde que no todo el mundo es adecuado para el mismo tipo de participación. Tal vez tenga que "probar" unas cuantas actividades antes de encontrar algo donde se sienta cómodo. Si tiene dudas sobre cómo podría ayudar, ¡pregunte al profesor de su hijo, que probablemente estará encantado de ayudarlo a pensar en algo!

Preguntas a formular

Cuando se ofrezca para ayudar, averigüe cuánto tiempo de compromiso se espera de usted y si se va a tratar de algo continuo. ¿Va a reparar los disfraces para el musical de esta primavera o se espera de usted que mantenga en buen estado los suministros del departamento de teatro durante todo el curso? ¿Irá de acompañante en una competición de atletismo o colaborará con el entrenador durante toda la temporada?

Recuerde preguntar si hay gastos económicos asociados a sus actividades como voluntario. Si va a ir de acompañante en una excursión, por ejemplo, averigüe si deberá pagarse el precio del transporte y de la excursión. Pregunte si deberá transportar a los alumnos en su propio vehículo o le facilitarán un autobús escolar.

Si va a organizar o ayudar en una actividad que se llevará a cabo fuera del recinto escolar, asegúrese de averiguar si hay normativas escolares específicas a tener en cuenta o alguna cuestión de responsabilidad legal a considerar.

¿Qué más debería saber?

He aquí unos pocos consejos a tener en cuenta a la hora de presentarse como voluntario:

  • Aclare antes de empezar cuánto tiempo está dispuesto a ofrecer.  No tema negarse si le piden más de lo que usted puede dar sintiéndose cómodo; pero trate de avisar pronto para que puedan encontrar a otra persona que la substituya. Muchos viajes y actividades no se pueden hacer a menos que la escuela disponga se suficientes acompañantes o supervisores.
  • Empiece poco a poco.  No se ofrezca para organizar la venta de pasteles del fin de semana, el recital de la banda de música de la escuela y la competición de natación, todo al mismo tiempo. Si ha aceptado demasiadas cosas, averigüe cómo delegar algunas tareas a otros padres.
  • No dé a su hijo un trato especial cuando colabore en su escuela.  Siga las pistas que le dé su hijo para saber cuánta interacción es adecuada para ambos. La mayoría de los niños disfrutan de que sus padres se impliquen en su centro escolar, pero si su hijo se siente incómodo, considere la posibilidad de colaborar en algo donde su hijo no le pueda ver. Deje bien en claro que usted no está allí para espiar, sino solo para echar una mano a la escuela.
  • Pida la opinión a los profesores y alumnos.  Averigüe qué es lo que más y lo que menos les ayuda, y pregunte qué puede hacer para aprovechar al máximo el tiempo que dedica a las actividades escolares. Es importante comunicarse abiertamente con los profesores, la dirección del centro, los alumnos y otros voluntarios. Sea flexible y receptivo a medida que las necesidades de los alumnos y del centro escolar vayan cambiando.

Recuerde que el voluntariado no solo es bueno para su hijo. También ayuda a la clase entera, a toda la escuela y a la comunidad en su conjunto, al brindar a los alumnos interacciones positivas, apoyo y motivación.

Reviewed by: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Date Reviewed: 01-07-2018

Read this article in English