Go to homepage

La diabetes en la escuela

La mayoría de escuelas están preparadas para ayudar a sus alumnos con diabetes. Pero los padres también deben formar parte del proceso. Esto significa reunirse con el personal escolar, proporcionarle la información que necesita y asegurarse de que su hijo sepa cómo gestionar su diabetes fuera de casa.

El equipo de atención de la diabetes de su hijo los puede ayudar. Además, los directores y los enfermeros de los centros suelen tener experiencia en ayudar a sus alumnos con diabetes a integrarse bien en la escuela sin correr riesgos.

Colaborar con la escuela

Casi todo lo que usted utiliza para cuidar de su hijo en casa es necesario en la escuela. Esto incluye:

  • un plan específico de control de la diabetes
  • medicamentos para la diabetes
  • suministros para las pruebas
  • tentempiés

Tal vez prefiera organizarlos en paquetitos para los profesores, el enfermero, los entrenadores, su hijo y otras personas. En la escuela, es posible que los niños necesiten:

  • medirse las concentraciones de azúcar en sangre
  • inyectarse insulina o tomar otros medicamentos para la diabetes
  • tomar tentempiés cuando los necesiten
  • comer en un momento determinado, disponiendo de mucho tiempo para terminar
  • tener fácil acceso al agua y tiempo para ir al baño
  • hacer ejercicio y participar en actividades escolares como las excursiones
  • saber identificar y tratar los episodios de hipoglucemia (concentración baja de azúcar en sangre)

La Asociación Estadounidense para la Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) recomienda entregar a la escuela un dosier con información general sobre la diabetes, que incluya cómo identificar y tratar la hiperglucemia (concentración alta de azúcar en sangre) y la hipoglucemia, así como una copia del plan de control de la diabetes. Adjunte también sus datos de contacto y los de las otras personas que cuidan de su hijo, su médico y otros miembros de su equipo de atención de la diabetes.

Para mantener bien informado al personal escolar, considere la posibilidad de repasar con ellos el plan de control de la diabetes de su hijo una vez al año, o siempre que se renueve o se modifique.

Asimismo, es posible que se quiera reunir con el personal escolar, como el director, los profesores de su hijo (incluido el de gimnasia), el enfermero del centro y sus entrenadores. Ellos le indicarán si necesitan algo más de usted.

La diabetes, la escuela y la ley

Legalmente, la diabetes se considera una discapacidad. Por lo tanto, es ilegal que las escuelas o guarderías discriminen a los niños que la padecen.

En EE.UU., cualquier escuela que reciba financiación del gobierno federal o cualquier centro que se considere abierto al público debe cubrir las necesidades especiales de los niños con diabetes. Los profesores y enfermeros escolares evalúan a los niños de forma individual para garantizar la mejor forma de educarlos al tiempo que controlan su diabetes.

Se puede solicitar a la escuela que cree un documento legal llamado plan 504 que describe cómo se cubrirán las necesidades del niño. Es posible que su hijo también se beneficie de un plan educativo individualizado (IEP), que marca los objetivos educativos y explica cómo se alcanzarán en la escuela.

La escuela necesita cubrir las necesidades de su hijo en el marco normal de la escuela o del aula con las menores alteraciones posibles. Esto contribuye a evitar que los niños se sientan distintos de sus compañeros. La escuela también debe cubrir las necesidades de su hijo durante actividades que tengan lugar fuera del aula, como los equipos deportivos o las actividades extraescolares.

Algunas escuelas disponen de todo el personal necesario para garantizar una buena atención a los niños con diabetes, pero hay otras que carecen de él. Por ejemplo, muchos centros comparten enfermero con otros centros del mismo distrito en vez de tener uno de forma permanente. Asegúrese de que la escuela de si hijo aborda cómo el personal cubrirá las necesidades de su hijo en el aula y en actividades como las excursiones.

Su hijo tiene derecho a que la información sobre su salud sea confidencial, según la Ley de Transferibilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud (HIPAA, por sus siglas en inglés) del año 1996. No obstante, para cubrir las necesidades especiales de un alumno, la dirección del centro y el equipo de atención de la diabetes pueden tener que compartir información médica.

Pregunte al equipo de atención de la diabetes de su hijo y a la dirección del centro escolar si compartirán información y cómo garantizar la privacidad de su hijo. Es posible que su médico y el centro escolar necesiten su autorización por escrito para intercambiar este tipo de información. Esto es importante porque, si surgiera un problema, el personal escolar podría necesitar disponer de información sobre la salud de su hijo cuanto antes.

Cómo preparar a su hijo

A los padres les suele dar temor que su hijo con diabetes vaya a la escuela. Es importante educar a los niños sobre la diabetes sin transmitirles sentimientos de miedo ni preocupación. Los niños deben saber cómo controlar y tratar esta enfermedad de acuerdo con su edad y su nivel de madurez.

Mientras estén en la escuela, los niños con diabetes deberían:

  • saber a quién pedir ayuda, por ejemplo, un profesor, un enfermero o un entrenador
  • saber qué hacer a la hora de la comida y en otras situaciones que impliquen comer
  • disponer de todos los suministros y tentempiés necesarios para controlar su diabetes con facilidad

Su hijo le debería explicar cualquier problema relacionado con el control de la diabetes que surja en su escuela. Asegúrese de irle preguntando cómo le van las cosas.

Reviewed by: Steven Dowshen, MD
Date Reviewed: 23-04-2018

Read this article in English