Skip to main content
Go to homepage

Restricción del crecimiento intrauterino

¿Qué es la restricción del crecimiento intrauterino?

La restricción del crecimiento intrauterino es el crecimiento de un bebé en el vientre (feto) que no ocurre según lo esperado. El bebé no es tan grande como se espera para la etapa del embarazo de la madre. Esto es lo que se conoce como la "edad gestacional" del bebé por nacer.

Existen dos tipos de restricción del crecimiento intrauterino:

  • restricción del crecimiento intrauterino simétrica: todas las partes del bebé son de tamaño pequeño
  • restricción del crecimiento intrauterino asimétrica: el cerebro y la cabeza del bebé tienen el tamaño esperado, pero el resto del cuerpo del bebé es pequeño

¿Cuáles son las causas de la restricción del crecimiento intrauterino?

Con frecuencia, la restricción del crecimiento intrauterino ocurre porque el feto no recibe una cantidad suficiente de nutrientes y alimentación. Esto puede ocurrir si existe un problema con lo siguiente:

  • la placenta, el tejido que envía nutrientes y oxígeno al bebé en desarrollo
  • el flujo de sangre en el cordón umbilical, que conecta al bebé a la placenta

La restricción del crecimiento intrauterino también puede ocurrir si una mujer embarazada:

  • fuma, bebe alcohol o consume drogas
  • tiene una infección, como citomegalovirus, rubéola, toxoplasmosis o sífilis
  • toma algunos tipos de medicamentos, como algunos tratamientos para las convulsiones
  • tiene una afección, como lupus, anemia o problemas de coagulación
  • tiene presión arterial elevada (hipertensión)
  • está embarazada de un bebé con un trastorno o una malformación congénita
  • tiene un embarazo múltiple (mellizos o trillizos)

¿Cómo se diagnostica la restricción del crecimiento intrauterino?

Antes de que nazca un bebé, los médicos controlan su crecimiento midiendo el abdomen de la madre desde la punta del hueso púbico hasta la parte superior del útero. Esto recibe el nombre de altura uterina.

También hacen una ecografía prenatal y, en muchos casos, esta es la manera en la que se diagnostica la restricción del crecimiento intrauterino. Un técnico cubre el abdomen de la madre con un gel y luego mueve una sonda sobre él. Por medio de ondas de sonido de alta frecuencia, se crean imágenes del bebé en una pantalla de computadora. Estas imágenes ayudan a los médicos a calcular el tamaño y la altura del bebé. Si bien estos cálculos no son exactos, ayudan a los profesionales del cuidado de la salud a hacer un seguimiento del crecimiento del bebé y ver si hay un problema. Las ecografías también pueden ayudar a encontrar otros inconvenientes, como problemas con la placenta o bajo nivel de líquido amniótico (el líquido que rodea al feto). Los médicos también le harán una ecografía para controlar el flujo de sangre hacia la placenta y a través del cordón umbilical.

Si creen que el bebé tiene una restricción del crecimiento intrauterino, es posible que los médicos hagan otras pruebas, como las siguientes:

  • monitoreo fetal para controlar la frecuencia cardíaca y los movimientos del bebé
  • análisis para descartar que la madre tenga infecciones que podrían afectar al bebé
  • amniocentesis para buscar causas genéticas de la restricción del crecimiento intrauterino (y, a veces, intentar determinar la madurez de los pulmones) 

¿Cómo se trata la restricción del crecimiento intrauterino?

El tratamiento para la restricción del crecimiento intrauterino depende de la etapa del embarazo y de cuán bien se encuentra el bebé. Los médicos observarán atentamente la restricción del crecimiento intrauterino durante las visitas de control prenatales. Harán ecografías, llevarán un registro del crecimiento y buscarán si hay otros problemas.

Si la madre del bebé tiene una afección, los médicos la ayudarán a controlarla. Esto puede incluir asegurarse de que coma alimentos saludables y nutritivos, y que aumente de peso correctamente durante el embarazo. Es posible que algunas mujeres deban hacer reposo para mejorar el flujo de sangre que recibe el bebé.

En algunos casos, los médicos recomendarán inducir el trabajo de parto y adelantar el parto. Es posible que lo hagan si parece que el bebé ha dejado de crecer o si hay un problema con la placenta o el flujo de sangre del cordón umbilical.

Tal vez, a una mujer se le haga una cesárea si se considera que el estrés de un parto vaginal sería demasiado arriesgado para el bebé.

¿Qué problemas pueden surgir?

Los bebés con restricción del crecimiento intrauterino tienen más riesgos de sufrir algunos tipos de problemas de salud. Los bebés prematuros o muy pequeños al nacer tienen más probabilidades de tener que quedar hospitalizados una mayor cantidad de tiempo. Es posible que también deban recibir atención especial en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Otros problemas relacionados con la restricción del crecimiento intrauterino incluyen los siguientes:

  • problemas para respirar y alimentarse
  • dificultad para mantener una temperatura estable en el cuerpo
  • recuento de glóbulos anormal
  • bajo nivel de azúcar en sangre (hipoglucemia)
  • problemas para combatir las infecciones
  • problemas neurológicos

Los efectos a largo plazo de la restricción del crecimiento intrauterino tal vez dependan de la afección que provocó el problema.

¿Qué puedo hacer si mi bebé tiene una restricción del crecimiento intrauterino? 

Si su bebé podría tener una restricción del crecimiento intrauterino, siga los consejos del médico y acuda a todas las visitas prenatales y a las citas para hacer pruebas. Esto ayudará a su médico a ver cómo se está desarrollando y creciendo su bebé.

Cuide bien de usted misma haciendo lo siguiente:

Reviewed by: Larissa Hirsch, MD
Date Reviewed: 07-07-2020

Read this article in English

What next?