Go to homepage

¿Qué es la radiología intervencionista?

¿Qué es la radiología intervencionista?

La radiología intervencionista consiste en el uso de técnicas de diagnóstico por la imagen para que les sirvan a los médicos como guía para diagnosticar y tratar problemas en los vasos sanguíneos y en los vasos linfáticos. La radiología intervencionista también se llama terapia guiada por imágenes.

¿Quién lleva a cabo los procedimientos de radiología intervencionista?

Las pruebas y los tratamientos de radiología intervencionista los llevan a cabo radiólogos intervencionistas. Estos médicos son expertos en anatomía y en el uso de imágenes como guía.

Tratan a niños con trastornos en el sistema linfático y/o en el sistema vascular (o circulatorio). Estos problemas pueden ser congénitos (presentes al nacer) o adquiridos (empiezan a desarrollarse después del nacimiento). Los radiólogos intervencionistas usan pequeños instrumentos e imágenes precisas para diagnosticar y tratar estos y otros trastornos.

¿Quién recibe tratamientos de radiología intervencionista?

Los médicos pueden derivar pacientes a un radiólogo intervencionista por muchas razones diferentes. La mayoría de los niños a quienes les aplican radiología intervencionista presentan un tumor o una anomalía vascular que requiere tratamiento mediante terapia guiada por imágenes en vez de (o junto con) el tratamiento médico o quirúrgico tradicional.

La radiología intervencionista también se lleva a cabo para ayudar a niños que presentan estrechamientos en los vasos sanguíneos o, algo mucho menos frecuente, aneurismas. Si un niño presenta una acumulación de pus o de líquido, se puede usar la radiología intervencionista para colocar tubos de drenaje de una forma segura. La radiología intervencionista puede guiar en la realización de biopsias cuando se detecta una masa tumoral desconocida.

¿Qué ocurre en un procedimiento de radiología intervencionista?

En los procedimientos de radiología intervencionista, los radiólogos usan técnicas de diagnóstico por la imagen, como una ecografía, una tomografía computada (o TAC) o una fluoroscopia (o radioscopia), para obtener imágenes en tiempo real. Estas imágenes les sirven de guía mientras hacen procedimientos como:

  • una angiografía (para estudiar el interior de los vasos sanguíneos y tratar problemas como estrechamientos o aneurismas)
  • tratamientos óseos o tumorales (para colocar pequeñas agujas dentro del tumor y destruirlo mientras se protege el tejido circundante)
  • colocar drenajes (para eliminar la acumulación de líquido en los pulmones o el abdomen)
  • aspiraciones de líquido articular o inyecciones en articulaciones (para tratar lesiones, la artritis o la inflamación)
  • insertar vías centrales (catéteres centrales de inserción periférica, dispositivos implantables para el acceso venoso, catéteres de diálisis, etc.)
  • drenar un absceso (infección)
  • procedimientos gastrointestinales o colocación de una sonda de gastrostomía (tubo para suministrar alimentos)
  • colocar una sonda pleural (para drenar líquido o pus de los pulmones)
  • una biopsia (obtención de una muestra de tejido tumoral o de un órgano)
  • tratar malformaciones vasculares, entre las que se incluyen:
    • malformaciones venosas
    • malformaciones linfáticas
    • malformaciones arteriovenosas
    • algunos tipos de hemangiomas (tumores formados por el crecimiento anormal de vasos sanguíneos en o debajo de la piel o dentro de los órganos internos)
  • destrucción de tumores óseos o de tejidos blandos usando tecnologías de ablación, entre las que se incluyen:
    • ablación por radiofrecuencia (ondas de radio de alta energía que calientan y destruyen células cancerosas)
    • ablación por microondas
    • crioablación (congelación de tumores para destruirlos)
  • tratar con láser hemorragias y lesiones dolorosas en la piel, que ocurren en las malformaciones vasculares, para destruir vesículas (lo que se llama fotovaporización)

¿Cuáles son las ventajas de los procedimientos de radiología intervencionista?

Los tratamientos llevados a cabo por radiólogos intervencionistas son mínimamente agresivos. Puesto que solo requieren hacer pequeñas incisiones (cortes), suelen ser menos dolorosos que los de la cirugía tradicional. Los niños reciben la menor cantidad posible de anestesia o sedación, para que puedan estar seguros y cómodos durante el procedimiento de radiología intervencionista.

El tiempo de recuperación de los pacientes suele ser más corto, y los procedimientos dejan cicatrices muy pequeñas o ninguna cicatriz. Muchas veces, el tratamiento de radiología intervencionista no requiere internamiento hospitalario.

Puesto que los tratamientos de radiología intervencionista van guiados por imágenes a tiempo real, pueden ser muy precisos. Esto ayuda a los médicos a evitar al máximo dañar la piel, los órganos y los tejidos circundantes.

Reviewed by: Craig M. Johnson, DO
Date Reviewed: 10-04-2018

Read this article in English

What next?