Go to homepage

Alergia al pescado

¿Qué es la alergia al pescado? 

La alergia al pescado no es exactamente lo mismo que la alergia a los alimentos procedentes del mar. Este último tipo de alergia incluye tanto el pescado (por ejemplo, el atún o el bacalao) como al marisco (por ejemplo, la langosta o la almeja). A pesar de que tanto el pescado como el marisco pertenecen a la categoría de alimentos de origen marino, el pescado y el marisco son diferentes desde el punto de vista biológico. Por lo tanto, el marisco solo desencadenará reacciones alérgicas en aquellas personas que sean alérgicas al pescado y que también tengan alergia al marisco.

Una persona con alergia al pescado puede ser alérgica a varios tipos de pescado pero no a otros. Aunque la mayoría de reacciones alérgicas al pescado ocurren cuando se come pescado, algunas personas reaccionan incluso al tocar el pescado o al inspirar el olor que desprende el pescado cuando se cocina. 

La alergia al pescado se puede desarrollar en cualquier momento de la vida. Incluso aquellas personas que antes comían pescado sin problemas pueden desarrollar una alergia al pescado. Algunas personas acaban superando determinadas alergias alimentarias con el tiempo. Pero generalmente las personas alérgicas al pescado presentan esta afección durante toda la vida. 

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la alergia al pescado?   

Cuando una persona es alérgica al pescado, su sistema inmunitario, que normalmente lucha contra las infecciones, reacciona de una forma desproporcionada a las proteínas del pescado. Y cada vez que esa persona coma (o, en algunos casos, toque o inhale) pescado, su cuerpo interpretará que esas proteínas son invasores nocivos y liberará una serie de sustancias químicas, como la histamina. La liberación de esas sustancias puede causar síntomas como los siguientes: 

  • resuello o respiración sibilante (hacer "pitos" al respirar)
  • dificultades para respirar
  • tos
  • ronquera
  • opresión de garganta
  • dolor abdominal 
  • vómitos
  • diarrea
  • ojos hinchados, llorosos y que pican
  • urticaria
  • granos rojos
  • inflamación
  • una bajada de la tensión arterial que causa sensación de desfallecimiento o pérdida de la conciencia (desmayo) 

Las reacciones alérgicas al pescado pueden diferir entre sí.  A veces, una misma persona puede reaccionar de forma diferente en momentos diferentes. La alergia al pescado puede causar una reacción grave llamada anafilaxia, incluso aunque la reacción inmediatamente anterior fuera leve. La anafilaxia puede empezar con algunos de los síntomas propios de una reacción alérgica menos grave, pero los síntomas pueden empeorar rápidamente. La persona puede tener dificultades para respirar o llegar a desmayarse. En una anafilaxia participa más de una parte del cuerpo. Y, si no se trata, puede ser de riesgo vital.

Un niño alérgico al pescado debe evitar por completo comer pescado. A veces, los alergólogos pueden evaluar la alergia a tipos específicos de pescados. En caso contrario, lo mejor para alguien con este tipo de alergia es evitar todo tipo de pescado. 

¿Cómo se trata una reacción alérgica al pescado? 

Si a su hijo le han diagnosticado alergia al pescado (o cualquier otro tipo de alergia grave), su médico querrá que tenga siempre a mano un auto-inyectable de epinefrina para usarlo en caso de emergencia. 

Un auto-inyectable de epinefrina es un medicamento de venta con receta médica que viene en un envase pequeño y fácil de trasportar. Es fácil de usar. El médico de su hijo le enseñará a usarlo. A los niños que son lo bastante mayores, se les puede enseñar a ponerse el auto-inyectable. Si su hijo es lo bastante mayor como para llevar encima el inyectable, siempre debe tenerlo a mano; no lo debería guardar en su casillero o en la consulta de la enfermería de su centro escolar. 

Independientemente de dónde esté su hijo, sus cuidadores deben saber dónde se guarda el inyectable de epinefrina, poder acceder a él con facilidad y también deben saber ponérselo al niño. El personal de la escuela de su hijo debe estar informado sobre la alergia que tiene y disponer de un plan de acción contra ella. Y debe poder acceder siempre a los medicamentos de su hijo.  Considere también la posibilidad de que su hijo lleve siempre puesta una pulsera de alerta médica.

Cada segundo cuenta en una reacción alérgica. Si su hijo empieza a tener síntomas alérgicos graves, como inflamación de la boca o de la garganta o dificultades para respirar, póngale el auto-inyectable de epinefrina de inmediato. Póngaselo también si los síntomas que presenta su hijo afectan a más de una parte de su cuerpo, como urticaria añadida a vómitos. Luego llame al teléfono de emergencias (911 en EE.UU.) y lleve a su hijo a un servicio de urgencias médicas. Después de tener una reacción alérgica grave, su hijo deberá estar bajo supervisión médica porque, incluso aunque parezca que ya ha pasado lo peor, se podría producir una segunda ráfaga u oleada de síntomas alérgicos graves.

También es una buena idea llevar encima un antihistamínico de venta sin receta médica porque puede ayudar a tratar los síntomas alérgicos de carácter leve. Pero, si su hijo presenta una reacción alérgica de riesgo vital, debería administrarle el antihistamínico después de la epinefrina, nunca en vez de ella. 

¿Qué más debería saber?

Si las pruebas de alergia indican que su hijo tiene una alergia al pescado, su médico les dará las pautas a seguir para mantener a su hijo seguro. Para prevenir posibles reacciones alérgicas, su hijo debe dejar de comer pescado. Su hijo tampoco debe comer ningún alimento que contenga pescado como ingrediente. Si su hijo es sensible al olor que desprende el pescado mientras se cocina, debería mantenerse alejado de los restaurantes y otras áreas donde se cocina pescado. 

Para obtener información sobre los alimentos que su hijo debe evitar, puede consultar páginas de Internet, como la de la Red de Educación e Investigación sobre Alergias Alimentarias: Food Allergy Research and Education network (FARE, por sus siglas en inglés).

Lea siempre las etiquetas alimentarias para saber si un alimento contiene pescado. Los fabricantes de productos alimenticios que se venden en EE.UU. deben informar en las etiquetas de sus productos si contienen cualquiera de los ocho alérgenos alimentarios más frecuentes, entre los que se incluye el pescado.  En el listado de ingredientes de la etiqueta, debería poner "pescado", o bien afirmar: "contiene pescado" después del listado. 

Algunos alimentos pueden parecer adecuados si tenemos en cuenta solo sus ingredientes, pero pueden haber entrado en contacto con el pecado durante su proceso de fabricación. Esto se llama contaminación cruzada. Fíjese en avisos del tipo: "puede contener pescado", "procesado en instalaciones que también procesan pescado" o "fabricado con un equipo usado también con pescado". No todas las compañías de productos alimenticios informan en sus etiquetas sobre la contaminación cruzada; por lo tanto, si tiene alguna duda, llame o contacte por correo electrónico para estar seguro. 

La contaminación cruzada ocurre a menudo en los restaurantes.  En la cocina, el pescado puede entrar en otros alimentos si el personal usa las mismas superficies, utensilios (como cuchillos, tablas de cortar o sartenes), o bien el mismo aceite, para preparar y cocinar el pescado y otros alimentos. 

Esto es particularmente frecuente en las marisquerías y los restaurantes de alimentos de origen marino, por lo que algunas personas prefieren evitar este tipo de restaurantes.  El pescado también se usa mucho en la cocina asiática, por lo tanto, hay un riesgo de contaminación cruzada en los restaurantes chinos, vietnamitas o japoneses. Cuando se come de restaurante, puede ser recomendable evitar los fritos, porque en muchos de ellos se cocina pollo, patatas fritas y pescado usando el mismo aceite. 

Cuando salgan a comer fuera de casa, asegúrese de llevar encima un auto-inyectable de epinefrina y compruebe que no esté caducado. Así mismo, informe sobre la alergia al pescado a las personas que preparen o sirven la comida a su hijo. En algunas ocasiones, tal vez prefiera llevarse su propia comida para garantizar la seguridad de su hijo. No coman en ningún restaurante donde el chef, el director o el dueño parezcan sentirse incómodos cuando pida una comida segura para su hijo. 

Informe también al personal del centro de estudios de su hijo sobre el riesgo de contaminación cruzada en los alimentos del comedor y de la cafetería. Puede ser mejor preparar la comida de su hijo en casa y que se la lleve en un recipiente cerrado para controlar lo que come su hijo. 

Otras cosas a tener en cuenta: 

  • Asegúrese de tener siempre a mano un auto-inyectable de epinefrina y de que no está caducado. 
  • No dé a su hijo alimentos cocinados que no haya preparado usted o cuyos ingredientes desconozca.
  • Lleve encima una "tarjeta para el chef" personalizada para su hijo y ofrézcasela al personal de cocina. Se trata de una tarjeta donde se detallan las alergias alimentarias de una persona para quienes le preparen la comida. Los sitios de internet sobre alergias alimentarias proporcionan modelos de tarjetas para el chef, que se pueden imprimir, en muchos idiomas diferentes. 
  • Informe a cualquier persona que vaya a preparar, manipular o servir la comida, desde sus parientes y amigos hasta el personal de los restaurantes, de que su hijo tiene una alergia al pescado.

Reviewed by: Stephen F. Dinetz, MD
Date Reviewed: 10-08-2018

Read this article in English