Skip to main content
Go to homepage

Anemia aplásica

¿Qué es la anemia aplásica?

La anemia aplásica ocurre cuando el cuerpo no puede fabricar una cantidad suficiente de células sanguíneas. Los principales tipos de células sanguíneas son los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. Estas células se fabrican en la médula ósea, la parte esponjosa del interior de los huesos. Cada tipo de célula sanguínea desempeña una función importante:

  • Los glóbulos rojos trasportan oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo.
  • Los glóbulos blancos detectan y combaten los gérmenes invasores, como los virus y las bacterias que causan las infecciones.
  • Las plaquetas detienen los sangrados y las hemorragias.

Sin una cantidad suficiente de células sanguíneas, una persona puede desarrollar anemia, infecciones y sangrados o hemorragias. Los tratamientos pueden ayudar en la mayoría de los tipos de anemia aplásica.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la anemia aplásica?

Los síntomas de la anemia aplásica pueden ir de leves a muy graves.

  • Una persona con anemia puede:
    • estar pálida
    • tener la respiración rápida
    • faltarle el aliento
    • estar muy cansada
  • Tener una cantidad insuficiente de glóbulos blancos puede conducir a contraer muchas infecciones.
  • Tener una cantidad insuficiente de plaquetas puede causar:
    • hemorragias nasales
    • sangrados en las encías
    • sangre en las heces (caca)
    • facilidad en la formación de moretones
    • pequeños puntos rojos o morados en la piel, llamados petequias.
    • en las chicas, menstruaciones muy copiosas

Causas de la anemia aplásica

La anemia aplásica se debe a la afectación de las células madre. Las células madre se encuentran en la médula ósea. Se acaban convirtiendo en glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Estas células no se pueden fabricar adecuadamente si no hay suficientes células madre.

Los médicos no siempre saben qué es lo que ha provocado la alteración en las células madre que ha causado la anemia aplásica. Esta se puede deber a:

  • problemas autoinmunitarios, cuando el sistema inmunitario ataca a sus propias células madre
  • una infección viral, como la hepatitis o la provocada por el virus Epstein-Barr
  • medicamentos, como:
    • los que se administran para tratar el cáncer (quimioterapia)
    • los antibióticos
    • los medicamentos anticonvulsivos
  • sustancias químicas, como las que se utilizan para matar bichos o insectos
  • la radioterapia
  • trastornos hereditarios, como los síndromes de Fanconi y de Shwachman-Diamond

¿Cómo se diagnostica la anemia aplásica?

Los médicos suelen diagnosticar la anemia aplásica:

  • haciendo preguntas sobre los síntomas del paciente
  • preguntando si algún miembro de la familia tiene o ha tenido problemas relacionados con la sangre
  • haciendo una exploración física al paciente
  • haciendo análisis de sangre para:
    • observar las células sanguíneas con un microscopio
    • detectar anticuerpos para saber si el sistema inmunitario del niño, encargado de luchar contras las infecciones, está atacando a sus propios los glóbulos rojos
    • evaluar con qué rapidez se están fabricando nuevos glóbulos rojos
    • detectar signos de que se están degradando muchos glóbulos rojos
    • evaluar la presencia de anemias hereditarias que pueden conducir a una anemia aplásica, a veces mediante el uso de pruebas genéticas
  • extraer una pequeña muestra de médula ósea con una aguja y enviarla a un laboratorio para que la sometan a unas pruebas especiales

¿Cómo se trata la anemia aplásica?

Los hematólogos (unos médicos especializados en los problemas de la sangre) tratan a los niños con anemia aplásica. El tratamiento dependerá de cuál sea la causa de los síntomas.

El tratamiento puede incluir:

  • transfusión de glóbulos rojos y/o de plaquetas por vía intravenosa (VI)
  • medicamentos que:
    • prevengan o traten las infecciones
    • depriman el sistema inmunitario (para que deje de atacar a sus propias células)
    • ayuden a la médula ósea a fabricar más células
  • trasplante de médula ósea (también conocido como trasplante de células madre), donde células sanas procedentes de un donante sustituyen a las células de la médula ósea de la persona con anemia aplásica

Después de tratarse, los niños se deben someter a pruebas con regularidad para tener la seguridad de que no reaparece la anemia aplásica.

¿Cómo pueden ayudar los padres?

Algunos niños con anemia aplásica necesitan muchos cuidados médicos y pueden requerir largos internamientos hospitalarios. Otros niños se pueden tratar en casa.

Si a su hijo le han diagnosticado una anemia aplásica, usted lo puede ayudar:

  • asistiendo con él a todas sus visitas médicas
  • siguiendo las recomendaciones de su médico
  • ayudando a su hijo a entender qué es la anemia aplásica y qué tratamientos necesita recibir
  • apoyando emocionalmente a su hijo durante los tratamientos médicos

Reviewed by: Robin E. Miller, MD
Date Reviewed: 10-07-2019

Read this article in English

What next?