Go to homepage

Cómo controlar las crisis asmáticas

¿Qué es una crisis asmática?

Si tienes asma, lo más probable es que ya sepas qué es una crisis asmática (o "ataque de asma"). Es cuando tus síntomas asmáticos empeoran. Durante una crisis asmática, es posible que tengas:

  • problemas para respirar
  • opresión de pecho o una sensación dolorosa en el pecho
  • sonidos agudos al respirar (también llamados sibilancias)
  • tos

Algunas crisis asmáticas son leves, pero otras pueden ser graves. Cuando la crisis asmática es grave, el niño puede presentar los siguientes síntomas:

  • dificultad para respirar o respiración acelerada aunque se encuentre sentado
  • no poder hablar unas pocas palabras de corrido sin tener que interrumpir el habla para respirar
  • hundimiento de los músculos del cuello y del pecho mientras inhala

Las crisis asmáticas ocurren porque las vías respiratorias de los pulmones están más irritadas e hinchadas (o inflamadas) de lo normal. Es posible que los pulmones fabriquen moco espeso, lo cual tapa las vías respiratorias. Y los músculos que rodean las vías respiratorias se contraigan y se tensen, haciéndolas más delgadas. Cuando esto ocurre, a los pulmones les resulta difícil hacer entrar y salir el aire.

Pero puedes aprender a controlar las crisis asmáticas. Aquí tienes tres formas de estar preparado:

  1. Aprende a detectar los síntomas que indican que es probable que tengas una crisis asmática.
  2. Dispón de un plan sobre cómo afrontar una crisis asmática, independientemente de dónde estés (en casa, en la escuela, en la casa de un amigo o de vacaciones).
  3. Averigua cómo prevenir posibles crisis asmáticas en el futuro tomando tu medicamento de control a largo plazo (también conocido como "medicamento de mantenimiento" o "medicamento preventivo") y evitando tus desencadenantes.

¿Cómo puedo parar un ataque de asma?

Si has tenido unas cuantas crisis asmáticas, es posible que ya te hayas dado cuenta de que te sientes de una forma determinada cuando se avecina una crisis. Es posible que sientas opresión de pecho, picor en la garganta o sensación de agotamiento. ¿O tal vez tengas tos, aunque no estés acatarrado? Si dispones de un medidor de flujo máximo, este podría ser un buen momento para utilizarlo.

¿Qué debería hacer si tengo un ataque de asma?

Si sientes que se avecina una crisis asmática, pide ayuda. Haz que la gente que te rodea sepa qué es lo que te está ocurriendo, y recuerda tu plan de acción contra el asma. Se trata de un plan elaborado por tu médico que te indica qué medicamento debes tomar y qué debes hacer a continuación. No ignores el ataque ni esperes que desparezca por sí solo. No lo hará y podrías acabar en un servicio de urgencias médicas.

¿Se pueden evitar las crisis asmáticas?

A veces puedes evitar que las crisis asmáticas ocurran. He aquí las cosas que puedes hacer:

  • Lleva siempre el inhalador y la cámara de inhalación contigo.
  • Mantente alejado de las cosas que pueden provocar un ataque de asma (desencadenantes), como el humo del tabaco, el aire frío, la caspa animal o el polen. Si no sabes cuáles son tus desencadenantes, pregúntale a tus padres o al médico.
  • Toma el medicamento de control a largo plazo de la manera que te lo indica el médico. No te saltes ninguna dosis o tomes menos de lo indicado, aunque te sientas mejor.
  • Trabaja junto con tus padres y el médico para seguir el plan de acción para el asma.

Reviewed by: Aledie Amariah Navas Nazario, MD
Date Reviewed: 10-08-2018

Read this article in English