La costra láctea (dermatitis seborreica del lactante)

La costra láctea (dermatitis seborreica del lactante)

Read this in English

(Cradle Cap (Infantile Seborrheic Dermatitis))

Cuando un padre primerizo detecta zonas de piel rugosa y escamosa en el cuero cabelludo de su recién nacido, se puede asustar. Pero, por lo general, no son nada por lo que nos debamos preocupar. Lo más probable es que se deban a una afección inofensiva que desarrollan muchos bebés denominada "costra láctea".

Sobre la costra láctea

La costra láctea es la forma coloquial de llamar a la dermatitis seborreica del lactante, o seborrea, que también se conoce como "caspa" cuando afecta a niños mayores o a adultos.

Es relativamente habitual en recién nacidos y niños de hasta tres años de edad y genera escamas gruesas de color blanco o amarillo que se forman sobre el cuero cabelludo. Algunos niños solo presentan escamas en un área reducida, mientras que otros tienen todo el cuero cabelludo cubierto de escamas. A veces, la costra láctea puede llegar a aparecer incluso en cejas, pestañas, orejas, el pliegue de la nariz, la parte posterior del cuello, el área del pañal o las axilas. En contadas ocasiones, como en los lactantes con eczema o piel seca, la costra láctea puede hacer que la piel se agriete, pique y secrete pequeñas cantidades de un líquido de color amarillo claro.

La costra láctea no es contagiosa ni es indicadora de una falta de higiene. La mayoría de las veces, desaparece por sí sola. De todos modos, en los casos más graves o persistentes, el pediatra puede recomendar utilizar champús o lociones formulados médicamente. Lavar la cabeza del bebé cada día con un champú suave también puede ayudar a desprender y eliminar las escamas de la costra láctea.

Aunque puede dar la impresión de que la costra láctea resulta molesta e irritante para los lactantes, no les suele crear ningún problema.

Causas

Se desconoce cuál es la causa exacta de la costra láctea, aunque algunos investigadores creen que puede estar provocada por una producción excesiva de la grasa propia de la piel (o sebo) por parte de las glándulas sebáceas y de los folículos pilosos. Hay un tipo de levadura (u hongo), denominado "Malassezia", que puede crecer en el sebo junto con las bacterias y que puede ser otro factor que contribuye al desarrollo de la costra láctea.

La seborrea afecta sobre todo a bebés y a adolescentes. En estas etapas de la vida (la lactancia y la adolescencia), se incrementan las concentraciones hormonales; por lo tanto, este puede ser otro factor que también desempeña un papel en esta afección.

Ciertos factores, como los climas extremos, la piel grasa, los problemas que afectan al sistema inmunitario, el estrés y otras afecciones cutáneas pueden incrementar las probabilidades de que un lactante desarrolle una costra láctea.

Síntomas

La costra láctea tiene un aspecto diferente en cada bebé. Puede aparecer de forma concentrada, formando racimos o áreas pegadas entre sí, o se puede desarrollar en partes del cuerpo distantes entre sí. Las áreas afectadas presentarán uno o más de los siguientes síntomas:

En contadas ocasiones, los bebés con costra láctea presentan una piel un poco enrojecida y/o asociada a comezón, y algunos de ellos hasta pueden presentar pérdida de cabello, aunque este suele volver a crecer cuando remite la costra láctea.

Cuándo llevar al bebé al pediatra

La mayoría de las veces, se puede identificar una costra láctea en casa simplemente basándose en su aspecto. De todos modos, usted debería llamar al pediatra de su hijo si:

Cómo se cura la costra láctea

Aunque la mayoría de casos de costra láctea no requieren tratamiento, es posible que a usted le interese desprender del cuero cabelludo y eliminar las escamas de su bebé. Generalmente esto se puede lograr masajeando suavemente su cuero cabelludo con los dedos o una toallita y lavándole el cabello cada día con un champú suave para lactantes mientras presente escamas.

Una vez que hayan desparecido las escamas, puede controlar la seborrea lavando el cabello de su bebé dos veces por semana. Cepille el cabello del bebé con un cepillo limpio y de cerdas suaves antes de enjuagar el champú para deshacerle las escamas.

Si las escamas no se desprenden con facilidad, considere la posibilidad de extenderle una cantidad reducida de aceite mineral (evite utilizar aceite de oliva) sobre el cuello cabelludo. Deje que el aceite mineral empape las escamas durante unos pocos minutos y luego cepille y lave con champú el cabello del bebé como de costumbre. Asegúrese de extraerle el aceite en cada ocasión durante el aclarado, ya que un exceso de aceite podría favorecer la formación de escamas, lo que empeoraría la costra láctea.

Si la costra láctea de su hijo no responde bien al uso repetido de un champú ordinario para bebés, pida información al pediatra sobre champús formulados médicamente o contra la caspa. Estos champús contienen ingredientes como el ácido salicílico, el alquitrán de hulla, el zinc, el selenio y el ketoconazol, que pueden ayudar a tratar la sequedad de la piel y la formación de escamas. Las formas más fuertes de estos medicamentos se deben comprar con receta médica.

Si utiliza uno de esos champús formulados médicamente, aplique una pequeña cantidad sobre el cuero cabelludo de su hijo y deje que lo empape durante por lo menos dos minutos. Luego enjuague el champú y repita el proceso una vez más. Es posible que necesite hacerlo una vez al día o dos veces a la semana al principio pero, en cuanto la costra láctea esté bajo control, lo más probable es que solo deba utilizar el champú formulado médicamente una vez al mes.

Si la seborrea afecta a otras partes del cuerpo o si su hijo tiene la piel irritada, le pueden ayudar las cremas que contienen hidrocortisona. Asegúrese de consultar al pediatra antes de aplicar a su bebé este tipo de cremas.

La costra láctea puede desaparecer durante varios meses y reaparecer súbitamente más tarde pero, si usted sigue las indicaciones anteriores, seguro que consigue mantenerla bajo control.

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD
Fecha de revisión: agosto de 2014





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2015 KidsHealth® Todos los derechos reservados.
Imagenes proporcionadas por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Related Articles
El aspecto de un recién nacido: qué es normal El momento en que usted podrá ver, tocar o inspeccionar por primera vez a su recién nacido dependerá del tipo de parto que tenga, de su estado y del estado del bebé. Si tiene un parto vaginal sin complicaciones, deberían permitirle coger al bebé a los pocos minutos de dar a luz.
Psoriasis En la mayoría de los niños, la psoriasis se limita a la aparición de unas pocas manchas que suelen responder bien al tratamiento. Los casos más graves podrían requerir un tratamiento más agresivo.
Caspa (dermatitis seborreica) La caspa es inofensiva y casi siempre se puede controlar, a menudo con sencillos remedios de venta sin receta médica.
Eccema La mayoría de los niños tienen de vez en cuando erupciones que cursan con picor. Pero el eccema puede ser una verdadera lata, porque favorece que el niño se rasque, lo que sólo consigue empeorar el problema.
Dermatitis del pañal La dermatitis del pañal es una inflamación muy habitual en los bebés que provoca que la piel se irrite, se enrojezca, se descame y escueza. En la mayoría de los casos, la erupción se produce cuando la piel del bebé se irrita por llevar los pañales demasiado apretados, por llevarlos puestos durante demasiado tiempo después de ensuciarlos o porque el bebé es sensible a determinadas marcas de detergente para lavar la ropa, pañales o toallitas higiénicas para bebés.
Guía para padres primerizos Ya pasaron los nueve largos meses de embarazo y la conmoción del parto y nacimiento de su primer bebé. Es hora de marcharse del hospital y llevar su nuevo bebito a la casa. ¡Ahora, es cuando usted se da cuenta que hay mucho que aprender!
La piel, el cabello y las uñas La piel es nuestro órgano más grande. Si la piel de un varón adulto típico de 150 libras (68 kilogramos) fuera estirada, cubriría unas 2 yardas cuadradas (1,7 metros cuadrados) y pesaría unas 9 libras (4 kilogramos). La piel protege la red de músculos, huesos, nervios, vasos sanguíneos y todo lo que hay dentro de nuestro cuerpo. Nuestros párpados tienen la piel más fina y las plantas de los pies, la más gruesa.
Developments Developments
Sign up for enewsletter
Get involved Get involved
Discover ways to support Akron Children's
Join the conversation Join the conversation
See what our patient families are saying