Controlar el asma

Controlar el asma

Read this in English

(Managing Asthma)

Tenemos que darle una buena noticia: en la mayoría de los niños, el asma se puede controlar; a veces tan bien que algunos sólo tienen crisis asmáticas con muy poca frecuencia. Para muchas familias, el proceso de aprendizaje es la parte más difícil del control del asma. Entre el momento en que se emite el diagnóstico de asma y el momento en que este trastorno se controla de la manera adecuada, hay mucho que aprender y mucho que hacer. Su hijo quizá tenga alguna crisis mientras está aprendiendo a controlar el asma, pero usted no debe sorprenderse ni desanimarse por eso. Controlar el asma puede llevar algo de tiempo y energía, ¡pero el esfuerzo vale la pena!

Cómo el asma afecta la respiración

El tiempo que lleva controlar el asma depende de la edad del niño, la gravedad de los síntomas, la frecuencia de las crisis y lo dispuesta que esté la familia a seguir el plan de tratamiento indicado por el médico. Todo niño a quien se le haya diagnosticado asma necesita un plan de acción contra el asma diseñado por un médico para controlar los síntomas y las crisis. Este plan suele constar de cinco partes.

Primer paso: identificar y controlar los desencadenantes del asma

Los desencadenantes son aquellas sustancias que pueden irritar las vías respiratorias y provocar una crisis asmática. Éstos pueden variar entre estaciones y a medida que el niño va creciendo. Algunos de los desencadenantes más habituales son los siguientes:

Identificar los síntomas y los desencadenantes puede requerir tiempo y exige un trabajo de detective. Pero una vez que se identifica el patrón que siguen los síntomas del niño, se pueden evitar algunos de los desencadenantes mediante medidas de control ambiental.

Segundo paso: anticipar y prevenir las crisis asmáticas

Muchos niños con asma experimentan una inflamación gradual de las vías respiratorias al exponerse a desencadenantes cotidianos, pero ellos no lo pueden percibir. Su respiración puede parecer normal y no presentar dificultad a pesar de que sus vías respiratorias se están estrechando e inflamando, lo que prepara el terreno para una crisis asmática.

Puesto que el hecho de escuchar la respiración de un niño (o de preguntarle como la siente) no puede darnos una idea precisa de lo que está ocurriendo en sus vías respiratorias, necesitamos una forma más objetiva de medir la capacidad respiratoria. Las pruebas respiratorias permiten medir el volumen y la velocidad del aire a medida que es expulsado de los pulmones. Los especialistas en asma realizan varias mediciones con un espirómetro, un aparato computarizado que permite hacer mediciones detalladas para evaluar la capacidad respiratoria.

En casa, puede utilizar un medidor de flujo espiratorio máximo, que es un aparato portátil para medir la capacidad respiratoria. Cuando descienden las mediciones, significa que está aumentando la inflamación en las vías respiratorias. El medidor de flujo espiratorio máximo puede detectar inflamaciones y obstrucciones muy leves de las vías respiratorias, incluso cuando el niño se siente bien. En algunos casos, permite detectar descensos del flujo espiratorio máximo entre dos y tres días antes de que se produzca la crisis asmática, lo que da tiempo suficiente para adoptar las medidas terapéuticas y preventivas apropiadas.

En las primeras etapas del tratamiento, el médico suele pedirle al niño que haga una serie de mediciones del flujo espiratorio máximo durante un período de tiempo determinado. Estas mediciones lo ayudarán a establecer la línea base de flujo espiratorio máximo (FEM) del niño, es decir, su estado óptimo cuando presenta menos síntomas. Una vez establecida la línea de base, el niño deberá medirse el flujo espiratorio máximo por lo menos una vez al día, a fin de comparar las mediciones diarias con la línea de base.

Otra forma de saber cuándo se aproxima una crisis es buscar los primeros signos de alarma. Éstos son pequeños cambios que indican que es posible que deban hacerse ajustes en la medicación del niño (de acuerdo con el plan de acción contra el asma personalizado) a fin de prevenir posibles crisis. Los primeros signos de alarma ayudan a saber que se puede estar aproximando una crisis horas o incluso días antes de la aparición de síntomas obvios de asma (como el resuello y la tos). Los niños pueden presentar cambios en su aspecto, estado de ánimo o respiración, o quejarse de que se “sienten raros”. Los primeros signos de alarma no siempre son una prueba indudable de que se está avecinando una crisis, pero permiten planificar las cosas con antelación, por si acaso. “Sintonizar” con estos cambios tan sutiles suele requerir cierto aprendizaje, pero con el tiempo resulta más fácil reconocerlos.

Los padres de niños muy pequeños, que todavía no pueden hablar o utilizar el medidor de flujo espiratorio máximo, suelen considerar muy útiles los primeros signos de alarma para predecir y prevenir las crisis. Y estos signos también pueden ser de gran ayuda para los niños mayores o incluso para los adolescentes, porque les enseñan a detectar pequeños cambios en su propio organismo. Si son más grandes, podrán ir ajustando la medicación ellos mismos de acuerdo con su plan de acción contra el asma personalizado, y si no, podrán pedir ayuda.

Tercer paso: tomar la medicación según las indicaciones del médico

Diseñar un plan de medicación eficaz para controlar el asma de un niño puede requerir un poco de tiempo y de experimentación. No hay un único remedio que funcione con todos los niños que tienen asma. Los distintos tipos de asma se tratan de diferente manera, y hay algunas combinaciones de medicamentos que funcionan bien para algunos niños pero no para otros.

Hay dos tipos principales de medicamentos para el asma: medicamentos de rescate y medicamentos de control. Los medicamentos para el asma tratan tanto los síntomas como las causas, por lo que permiten controlar con eficacia el asma en casi todos los niños. Los fármacos de venta libre, los remedios caseros y los preparados de plantas medicinales no son buenos sustitutos de los medicamentos para el asma que se venden con receta. En primer lugar, porque pueden poner en peligro la vida del paciente durante una crisis asmática, ya que no son capaces de corregir la obstrucción de las vías respiratorias con la rapidez y la eficacia necesarias (si es que la corrigen). En segundo lugar, no tratan la causa de muchas crisis: la inflamación silente de las vías respiratorias que va aumentando poco a poco. En consecuencia, el asma no se puede controlar con los medicamentos de venta libre para el catarro, que, incluso, pueden empeorar el cuadro.

Cuarto paso: controlar las crisis según el plan de tratamiento paso a paso personalizado, diseñado por el médico

Cuando se dominan los tres primeros pasos del plan de control del asma, los niños tienen menos síntomas y menos crisis asmáticas. Pero cualquier niño que padece asma puede sufrir una crisis ocasional, sobre todo durante el período de aprendizaje (entre el diagnóstico y el control) o después de exponerse a un desencadenante muy poderoso o nuevo. De todos modos, con la debida concientización de los pacientes, la medicación necesaria a mano y la capacidad de observación adecuada, las familias de hoy pueden aprender a controlar casi todas las crisis de asma siempre que inicien pronto el tratamiento, lo que se traducirá en una menor cantidad de visitas a la sala de urgencias y de internaciones en el hospital, o ninguna.

El médico entregará a la familia un plan paso a paso, por escrito (plan de acción contra el asma), donde señale con precisión lo que debe hacerse entre una crisis asmática y otra, y cómo reconocerlas y controlarlas cuando ocurran. Se trata de un plan personalizado, diseñado para cada niño. Con el tiempo, las familias aprenderán a reconocer cuándo conviene iniciar el tratamiento y cuándo pedir ayuda al médico.

Quinto paso: aprender más sobre el asma, los nuevos medicamentos y los nuevos tratamientos

Es un hecho: las personas qué más aprenden acerca del asma son las que mejor lo controlan. ¡Por suerte, cada día surgen novedades sobre el asma! Existen varias organizaciones con las que usted puede contactarse para solicitar información, videos, libros, videojuegos educativos y folletos. Estas organizaciones podrán indicarle cómo ponerse en contacto con grupos de apoyo de su localidad, donde tanto los niños afectados como sus familias pueden conocer a otras personas que están experimentando el mismo tipo de frustraciones y pasando por el mismo proceso de aprendizaje. Juntos, pueden compartir experiencias, estrategias y consejos útiles, así como maneras de afrontar la situación.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2007





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Asma Una persona con asma suele experimentar dificultad para respirar debido a problemas en sus vías aéreas, los conductos que transportan el aire hacia los pulmones.
Asma causada por alergias En el caso del asma provocada por alergias, los síntomas de asma de una persona (como la tos y la dificultad para respirar) aparecen al entrar en contacto con un alérgeno.
Asma inducida por el ejercicio Algunas personas presentan síntomas de asma (como tos, sibilancia o dificultad para respirar) sólo cuando practican deportes o realizan actividad física.
Plan de acción contra el asma Muchas cosas son más sencillas cuando se tiene un plan, y la lucha contra el asma no es la excepción.
Asma El asma es una afección crónica de los pulmones que provoca la inflamación de las vías aéreas (los conductos que transportan el aire hacia el interior y el exterior de los pulmones).
Asma causada por alergias El asma causada por alergias es un tipo de asma común en los niños. En estos niños, los síntomas de asma son causados por reacciones alérgicas a, por ejemplo, ácaros, polen o polvillo proveniente de los animales.
Asma causada por alergias El asma causada por alergias es un tipo de asma común en los niños. En estos niños, los síntomas de asma son causados por reacciones alérgicas a, por ejemplo, ácaros, polen o polvillo proveniente de los animales.
Ataque de asma El momento en el que los síntomas del asma, como el resuello, la tos o la falta de aire, se agravan, se vuelven más frecuentes, o ambas cosas, se conoce como ataque de asma (también, "brote o episodio").
Broncoconstricción Las vías aéreas (los conductos que llevan el aire hacia el interior y el exterior de los pulmones) están rodeadas por un tipo de músculo denominado "músculo liso".
Broncodilatador Los broncodilatadores son medicamentos que suelen utilizar las personas asmáticas. Relajan los músculos que rodean las vías aéreas (los conductos que transportan el aire hacia el interior y el exterior de los pulmones) y permiten que éstas se ensanchen.
¿Qué es un plan de acción o actuación contra el asma? Un plan de acción contra el asma, o plan personal para controlar el asma, es un programa escrito que tu médico desarrollará con tu colaboración. Está diseñado para ayudarte a mantener el asma a raya, a fin de que no interfiera con tus verdaderos planes, es decir, no te impida hacer deporte, entrenar, ir a fiestas, o hacer lo que quieras hacer.
¿En qué se diferencian un nebulizador y un inhalador? Tú sabes que el medicamento para el asma te tiene que entrar en los pulmones para que te haga efecto, pero, ¿cómo se consigue que llegue hasta allí? Gracias a los inhaladores y los nebulizadores. Son dos tipos diferentes de aparatos que pueden hacer que tanto el medicamento - de rescate - o alivio inmediato como el medicamento - de control - o preventivo te lleguen a los pulmones. Tu médico te indicará cuál de estos dos tipos de aparatos es mejor para ti.
Qué hacer si tienes una crisis asmática Si tienes asma, probablemente ya sabrás qué es una crisis asmática. Las crisis asmáticas, o ataques de asma, ocurren cuando los síntomas asmáticos empeoran.
Asma inducida por ejercicio (AIE) La mayoría de personas asmáticas (hasta el 90%) tienen síntomas cuando hacen ejercicio físico. Y algunas personas tienen síntomas asmáticos sólo cuando hacen ejercicio físico. Este trastorno se denomina asma inducida por ejercicio (AIE).
¿Qué es una crisis asmática? Cuando respiramos, el aire nos entra y nos sale de los pulmones a través de las vías respiratorias. Pero la gente con asma tiene un problema en una parte de las vías respiratorias, denominadas bronquios.
Cómo evitar la sala de emergencias si tienes asma Ir a Urgencias es el último recurso para una persona que tiene asma. Si no consigues controlar una crisis - y tus medicinas no parecen surtir efecto o te has olvidado de coger el inhalador - deberás acudir a un servicio de Urgencias médicas para que te traten y puedas volver a respirar sin dificultad.
Asma Algunas personas parecen tener una predisposición innata para hacer determinadas cosas. Tal vez conozcas a una chica que tiene un don especial para el deporte — si le calzas unas bambas, saldrá disparada como una flecha.
El asma y escuela Hay muchos chicos y chicas de tu edad que padecen asma. Y, si controlas bien tu asma, reducirás las probabilidades de tener ataques muy fuertes y de tener que acudir a toda prisa a la enfermería de tu escuela, la consulta médica o un servicio de urgencias.
¿Qué es una crisis asmática? Si su hijo es asmático, puede que haya días que no tenga ningún problema respiratorio. Pero cuando los síntomas del asma, como los resuellos (sibilancias), la tos o la falta de aliento, se agravan, se hacen más frecuentes, o ambas cosas, se habla de crisis asmática (también denominada ataque, episodio o exacerbación).
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter