Cómo ayudar a su hijo a sobrellevar las inyecciones y los análisis de sangre

Cómo ayudar a su hijo a sobrellevar las inyecciones y los análisis de sangre

(How Can I Help My Child With Injections and Blood Tests?)

Si bien es su hijo diabético quien debe hacerse los análisis de sangre y aplicarse las inyecciones de insulina, estas tareas representan un desafío tanto para él como para usted. El equipo de diabetes de su hijo los ayudará a aprender a manejar la enfermedad y a reducir el dolor y la ansiedad relacionados con las inyecciones y los análisis de sangre. El equipo también les explicará los diferentes medicamentos y tecnologías de análisis para ofrecerle a su hijo el mayor bienestar y la menor incomodidad posibles.

Juntos, usted y el equipo de tratamiento médico de la diabetes, pueden hallar las alternativas más cómodas para su niño.

Las emociones de su hijo

Tanto los análisis de sangre como las inyecciones pueden ser especialmente difíciles para los niños muy pequeños. Los padres deben hacer respetar las reglas para el tratamiento de la diabetes, lo cual puede incluir aplicar inyecciones y realizar análisis de sangre a un niño que llora, se resiste y se enoja. Es importante comprender que aprender a manejar la diabetes es un proceso que lleva tiempo. Aunque el niño haya tenido una buena actitud hacia los análisis y las inyecciones durante algún tiempo, puede surgir un nuevo temor o algún elemento emocional que torne más complejo el proceso de los análisis y las inyecciones.

Para ayudar a su niño a manejar las emociones relacionadas con la diabetes, como el enojo, la frustración y el temor a los análisis y a las inyecciones, hágale saber que es normal estar preocupado o no sentirse confortable con las inyecciones y los análisis. Hable abiertamente acerca de estos temores. Los niños necesitan poder expresar su frustración y saber que es normal sentirse disgustados. Quizás también ayude si le explica en términos sencillos por qué son necesarios las inyecciones y los análisis de sangre. Por ejemplo, le puede explicar que lo ayudan a sentirse bien a lo largo del día (y que si no recibe una inyección tal vez no podrá ir al colegio o se perderá de actividades divertidas a causa de la diabetes).

Otra manera de ayudar a su hijo a sobrellevar los análisis y las inyecciones es tratarlos con la misma naturalidad que cualquier otra actividad de su rutina diaria. Otra estrategia que puede ser de ayuda es transmitirles un sentido de responsabilidad y de control sobre la diabetes. En lugar de sentirse víctimas de los análisis y las inyecciones, los niños y adolescentes sentirán que son ellos los responsables de cuidar de su propia salud. Los niños un poco más grandes pueden escoger una aguja, leer en voz alta el resultado del medidor de glucosa, elegir el sitio o el dedo en el cual hacer el análisis, o presionar el émbolo de la jeringa. Trate de estimular a su hijo para que vaya asumiendo más responsabilidades de a poco y a medida que va creciendo; con el tiempo, estará preparado para manejar por su cuenta las inyecciones y los análisis, sin que por ello usted deje de supervisar el tratamiento en general.

Si su hijo discute o llora, quizás sienta la tentación de permitirle saltear una inyección o un análisis por una única vez. Pero ni los análisis de sangre ni las inyecciones son negociables. Se trata de elementos necesarios para la salud de su hijo: no son opcionales. Si su hijo logra convencerlo de saltear la rutina una vez, quedará un precedente que su hijo nunca olvidará.

Sin embargo, no siempre hay margen para el aprendizaje y el crecimiento en un análisis o una inyección. A veces, simplemente tendrá que hacer el análisis o aplicar la inyección aunque el niño esté disgustado y no quiera cooperar. Luego podrán dedicarse un momento para estar juntos, jugando o leyendo, y podrá hablar con su hijo acerca de por qué se disgustó de esa manera.

Si su hijo tiene temor a las inyecciones y cada inyección o análisis es una lucha, quizás el médico o el consejero de su hijo, o un profesional de la salud mental, podrá ayudarlos a solucionar de alguna forma ese problema.

Lograr que tanto el padre como la madre (o uno de los padres y otra persona a cargo del cuidado del niño) se involucren en el proceso de manejo de la diabetes y en la aplicación de inyecciones y análisis de sangre garantizará la constancia del tratamiento y también le dará a usted apoyo para sobrellevar las dificultades relacionadas con las inyecciones y los análisis de sangre.

Consejos para que las inyecciones y los análisis de sangre sean más fáciles

Estos consejos generales pueden hacer que las inyecciones y los análisis de sangre sean experiencias más llevaderas para su hijo:

Hablar con otros padres de niños con diabetes (en grupos de apoyo en persona o a través de Internet) sobre los métodos que mejor les funcionan a ellos puede serle de ayuda para escoger nuevas estrategias a fin de hacer más sencillos los análisis de sangre y las inyecciones. Ellos no solamente podrían brindarle información útil para ayudar a su hijo, sino que también pueden escuchar y comprender las tensiones que usted enfrenta al manejar la diabetes de su hijo.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
El control de la diabetes: por qué es importante Aunque el desarrollo socio-emocional sano es el principal objetivo a la hora de controlar la diabetes infantil, probablemente habrá oído al pediatra o al equipo de diabetología de su hijo hablar mucho sobre el "control de la diabetes". Con esta expresión, se refieren a mantener el azúcar, o glucosa, en sangre lo más cerca posible del intervalo deseado.
Hablar con su hijo acerca de la diabetes Como padre de un niño con diabetes tipo 1 o tipo 2, quizás en un primer momento, se sienta conmocionado, triste o hasta incluso enojado o culpable: son emociones perfectamente normales. Pero cuanto más sepa acerca de la diabetes, menos ansiedad sentirá y mejor preparado estará para hablar de esta enfermedad con su hijo; podrá ayudarlo a manejar la enfermedad y, en definitiva, permitirá que su hijo aprenda a asumir con responsabilidad su diabetes.
¿Se puede prevenir la diabetes? Como todo padre, usted quiere proteger a su hijo de todas las cosas, lo cual, por supuesto, es virtualmente imposible. Pero, ¿puede prevenir que su hijo adquiera diabetes?
Comiendo afuera cuando su hijo tiene diabetes Para muchas familias puede ser un placer comer afuera. Los niños con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2 no tienen que renunciar a este gusto, sólo tienen que tener algunas precauciones extras y asegurarse de que escojan comidas nutritivas en porciones razonables.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter