Las mascotas y tu salud

Las mascotas y tu salud

Read this in English(Pets and Your Health)

Tus mascotas pueden ser una amistad estupendas para ti. Te saben escuchar, te animan a hacer ejercicio y siempre se ponen de tu parte cuando discutes con tus padres. Pero, al igual que las personas, las mascotas pueden ser portadoras de infecciones, que a veces pueden trasmitir a la gente. He aquí la forma de que, tanto tú como tu mascota, podáis libraros de las infecciones.

¿Cómo propagan las infecciones las mascotas?

Algunas de las enfermedades que contraen las mascotas, como la leucemia felina, la inmunodeficiencia felina y la enfermedad del gusano del corazón, no las pueden trasmitir a los seres humanos. Pero las mascotas pueden ser portadoras de ciertos virus, bacterias, parásitos y hongos que pueden trasmitir infecciones a las personas.

Las infecciones trasmitidas por los animales son particularmente peligrosas para los bebés, los niños pequeños, las mujeres embarazadas, los ancianos y aquellas personas cuyo sistema inmunitario está debilitado debido a una enfermedad o a otra afección (como el cáncer o el SIDA).

"Zoonosis" es el nombre que reciben las infecciones que los animales pueden trasmitir a los seres humanos. La gente se contagia cuando recibe una mordedura o un arañazo procedente de un animal o cuando entra en contacto con los productos de desecho, la saliva o la caspa (escamas procedentes del pelo, las plumas o la piel) de un animal.

Las mascotas también pueden llevar en su pelaje pulgas y garrapatas, insectos que pueden ser portadores de enfermedades, como la enfermedad de Lyme o la fiebre maculosa de las montañas rocosas, que enferman a los seres humanos.

Perros y gatos

Puede costar bastante creerse que tu compañero canino o que tu gran amigo felino sean culpables de algo más que de dormir demasiado, pero a veces los perros y los gatos pueden trasmitir infecciones a los seres humanos.

Aves

A pesar de que las aves viven en jaulas, a veces pueden trasmitir ciertas infecciones a los seres humanos. Afortunadamente, la trasmisión de infecciones de aves a personas es muy infrecuente, sobre todo cuando nos referimos a niño sanos.

Reptiles y anfibios

La mayoría de los reptiles y de los anfibios son portadores de la bacteria Salmonella, que reside en su tubo digestivo pero también se puede encontrar en su piel. La gente que se infecta con la bacteria Salmonella después de tocar reptiles (como lagartos, lagartijas, serpientes, cocodrilos y tortugas) o anfibios (como ranas, sapos y salamandras) puede enfermar de gravedad.

Los reptiles pueden eliminar la bacteria Salmonella a través de sus heces, de modo que la gente puede contraer una salmonelosis al tocar la jaula del reptil u otras superficies contaminadas. La salmonelosis se asocia a síntomas como: diarrea de gravedad, retortijones abdominales y fiebre. Esta enfermedad también puede infectar la sangre y extenderse a otras partes del cuerpo. Los médicos pueden utilizar antibióticos para tratar esta infección, aunque no siempre son necesarios.

Otros animales

Incluso criaturas diminutas, como los hámsters, los jerbos, los cobayas y otros roedores, pueden ser portadoras de enfermedades que pueden ser nocivas para tu salud. La mayoría de las infecciones procedentes de este tipo de animales se trasmiten a los seres humanos a través de heces infectadas o de mordeduras. Estos animales también pueden trasmitir la salmonelosis y la tiña a los seres humanos.

Mantente sano y mantén sana a tu mascota

Las mascotas tienen muchos adeptos. Hasta seis de cada diez familias estadounidenses tienen algún tipo de mascota en su hogar, y numerosos estudios demuestran las ventajas que tiene sobre la salud el hecho de convivir con una mascota, como la reducción del estrés y la bajada de la tensión arterial. Para algunas personas, las mascotas se convierten en verdaderos salvavidas: los animales de compañía ayudan a las personas ciegas y a otras personas con afecciones médicas o discapacidades a llevar vidas plenas y gratificantes.

Pero es importante que tengas presente que las mascotas pueden ser portadoras de enfermedades que te pueden enfermar. Lavarte las manos a menudo, sobre todo después de tocar, alimentar o limpiar a un animal, es la mejor forma de mantenerte sano y de impedir que se propaguen las infecciones. Utiliza jabón y agua tibia y asegúrate de limpiarte por debajo de las uñas cada vez que te laves la manos.

Puedes proteger tu salud incluso más si te pones guantes cada vez que limpies la jaula del animal o su cajón de los excrementos. Evita lavar a tu mascota en la pica de la cocina o del lavabo ni tampoco en la bañera; en caso de que lo hagas, vierte legía desinfectante en cuanto acabes (¡no sobre tu mascota, sino sobre la pica o la bañera!).

Todavía puedes hacer más cosas para mantenerte sano y para mantener sana a tu mascota. Aliméntala solo con alimentos específicamente formulados para su especie. No es una buena idea que compartas tu comida con ella. Algunos alimentos que consumen los seres humanos (como el chocolate) pueden enfermar a un animal. No le des nunca a tu mascota carne cruda, ya que contiene gérmenes que pueden provocar enfermedades graves, tanto en ti como en tu mascota.

Y, por divertido que te pueda resultar ver cómo tu perro o tu gato beben del váter, no permitas que lo haga. Es muy malo para la salud de tu mascota, por no decir para tu propia salud. ¡Imagínate que a tu mascota se le ocurre correr hacia ti y darte un fuerte lametón en la cara inmediatamente después! Haz que tu mascota disponga de agua fresca y limpia a todas horas.

Asegúrate de llevar a tu mascota al veterinario en todas las revisiones sistemáticas programadas y siempre que esté enferma o herida.

Muchas de las infecciones que trasmiten los animales son difíciles de diagnosticar, puesto que comparten muchos de sus síntomas con otras enfermedades mucho más habituales. Si te encuentras mal, asegúrate de informar a tu médico en el caso de que te hayas relacionado con animales enfermos o salvajes o de que hayas recibido alguna mordedura, arañazo o picadura, incluyendo las procedentes de garrapatas o mosquitos.

Para acabar, también hay que tener presente que hay animales que no pueden ser mascotas. Por tentador que te pueda parecer, no adquieras un animal salvaje como si se tratara de uno doméstico porque podría estar infectado y trasmitiros enfermedades a ti y/o a los demás miembros de tu familia. En lugar de ello, ponte en contacto con un grupo de rescate especializado en ayudar a animales enfermos o abandonados. Y, para garantizar tu propia protección, evita tocar animales desconocidos o que parezcan enfermos.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: marzo de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Tiña Si eres adolescente y contraes alguna infección en la piel, como la tiña o el pie de atleta, probablemente no te hará ninguna gracia.
Lesiones deportivas No te preocupes, no es el fin del mundo —solo el principio de tu proceso de curación. Sigue leyendo para saber en qué consiste ese proceso y cómo debes reaccionar ante una lesión deportiva.
Si tengo asma, ¿puedo conservar mi mascota? A Laura no hay nada que le guste más que estirarse sobre la peluda alfombrilla de su habitación y acariciar a su gato, Boris. Boris duerme con ella en la cama y se pasa horas limpiándose mientras reposa sobre el alféizar de la ventana. Puesto que los síntomas asmáticos de Laura estaban empeorando, su médico le recomendó que visitara a un alergólogo (alergista). Éste le practicó una prueba de punción dérmica y averiguó que Laura es alérgica a los animales domésticos. En otras palabras, es alérgica a Boris.
Infecciones por estafilococos Los estafilococos (staphylococcus en inglés o su abreviación staph), es un tipo de bacteria que vive en muchas superficies de la piel sin ocasionar ningún daño, especialmente alrededor de la nariz, la boca, los genitales y el ano. Pero cuando la piel es punzada o en el caso de una herida, las bacterias estafilococos pueden entrar en la herida y causar una infección.
Curación y cuidado de las heridas Cualquier cosa que rompa o perfore la piel es una herida, ya que cuando ocurre esto, existe el riesgo de que los gérmenes se introduzcan en el organismo y provoquen infecciones.
La enfermedad de Lyme Probablemente ya habrás oído hablar sobre la enfermedad de Lyme. Se suele asociar con áreas arboladas y los prados donde viven los ciervos. La enfermedad de Lyme es más frecuente en el noreste de EE.UU. y la parte noroccidental de EE.UU. bañada por Pacífico, así como en los estados más septentrionales de la región central superior de EE.UU.
¿Cuál es mi riesgo de contraer la enfermedad de Lyme? ¿El pensar en la enfermedad de Lyme (Lyme disease) te está haciendo pensar que estarías más seguro en el confort de tu habitación en lugar de estar al aire libre? Antes de que salgas a comprar un buen abastecimiento de juegos de video, a continuación te proporcionamos información para ayudarte a calcular tu riesgo de contraer la enfermedad de Lyme.
Intoxicación por alimentos Cuando las personas comen o beben algo contaminado con gérmenes, se pueden enfermar por una intoxicación con alimentos.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter