La vuelta al colegio

La vuelta al colegio

Read this article in English(Back to School)

Independientemente de que hayan tenido un verano repleto de actividades o lleno de quejas sobre lo aburridos que estaban por no tener nada que hacer, los niños lo suelen pasar mal cuando les toca volver a ir al colegio.

Luchar contra los nervios del primer día

Como en cualquier situación nueva o potencialmente inquietante, como empezar a ir al colegio por primera vez, iniciar un nuevo ciclo educativo o cambiar de colegio, dele a su hijo tiempo de adaptación. Recuérdele que todo el mundo está un poco nervioso el primer día de clase y que en muy poco tiempo el hecho de ir al colegio se convertirá en una rutina cotidiana.

Enfatice las cosas positivas de volver al colegio, como ver a viejos amigos, conocer a nuevos compañeros de curso, llevar material escolar para estrenar, participar en deportes u otras actividades y enseñar a los demás nuevas prendas de vestir (o nuevos accesorios, en el caso de que su hijo lleve uniforme).

Es importante que hable con su hijo sobre lo que le preocupa y que le transmita seguridad: ¿Teme no hacer nuevos amigos o no llevarse bien con los profesores? ¿Le estresa el hecho de pensar que tendrá que hacer trabajos y deberes escolares? ¿Le preocupan las burlas que recibió el año pasado?

Considere la posibilidad de adaptar su propio horario para hacerle a su hijo la transición algo más llevadera. Es sumamente beneficioso que los padres estén en casa cuando el hijo concluya la jornada escolar durante la primera semana de clase. Pero muchos padres y madres que trabajan fuera de casa no disponen de esa flexibilidad. Entonces, debería intentar reorganizarse el horario del final de la tarde para poder estar con su hijo el tiempo que él necesite, sobre todo durante los primeros días.

Si su hijo va a cambiar de colegio, póngase en contacto con el colegio antes del primer día para organizar una visita. Pregunte si podrían facilitar a su hijo un alumno o compañero para que lo guíe y si podrían ponerles en contacto con otros padres cuyos hijos se encuentran en la misma situación que el suyo. Esta forma de proceder ayuda, tanto a los padres como a los hijos, a adaptarse a la nueva gente y al nuevo entorno escolar. Algunos colegios facilitan planos del centro a los niños para que los utilicen hasta que se familiaricen con las instalaciones.

Para contribuir a aliviar los nervios de la vuelta al colegio, pruebe establecer una rutina a la hora de acostarse que sea coherente con el horario escolar unas pocas semanas antes de que empiecen las clases.

Asimismo, asegúrese de que su hijo:

Aunque es normal estar nervioso ante cualquier situación nueva, un número reducido de niños desarrollan síntomas físicos de ansiedad, como dolor de cabeza o de estómago, al empezar a ir al colegio. Si le preocupa que la reacción de su hijo vaya más allá de los nervios normales de la vuelta al colegio, hable con el pediatra, el profesor o el orientador escolar de su hijo.

Lista de quehaceres para volver al colegio

Los padres también se pueden poner un poco nerviosos el primer día en que sus hijos van al colegio, sobre todo si se trata de la primera vez de todas o si se trata de un nuevo colegio.

Para que el hecho de empezar a ir al colegio sea un poco más fácil para todos, aquí tiene una práctica lista de pasos a seguir:

Qué ponerse, llevar y comer:

Cuestiones médicas:

Transporte y seguridad:

¿Y después de las clases?

Organizar qué harán los niños cuando salgan del colegio puede ser todo un reto, sobre todo si ambos padres trabajan fuera de casa hasta tarde. En función de la edad y del grado de madurez del niño, es posible que deba organizar el transporte y la atención del niño después del colegio.

Es importante que a los niños y preadolescentes los supervise un adulto responsable. Si usted no puede pasar a recoger a su hijo a la salida del colegio, pida a un pariente, amigo o vecino responsable que le de una mano. Si lo va a recoger otra persona, dígaselo a su hijo, así como cuándo y dónde se encontrara con usted u otro cuidador.

Aunque podría parecer que un niño que se está acercando a la adolescencia ha madurado lo suficiente como para empezar a cuidar de sí mismo después del colegio, hay niños de incluso once o doce años que todavía no están preparados para estar solos.

Si su hijo adolescente o preadolescentes se queda solo en casa por las tardes, es importante que establezca una serie de normas claras:

Para asegurarse de que los niños están seguros y entretenidos después de las clases, puede interesarle informarse sobre los programas de actividades extraescolares. Algunos los llevan empresas de carácter privado, otros los organizan los mismos colegios y también pueden estar organizados por centros religiosos, ligas atléticas de la policía, la Asociación Cristiana de Jóvenes, centros juveniles de carácter público y organizaciones lúdicas y recreativas.

El hecho de participar en actividades extraescolares después de clase:

Asegúrese de fijarse en la proporción de adultos por niño del programa extraescolar (en otras palabras, asegúrese de que hay suficientes adultos para atender a todos los niños) y en que las instalaciones, tanto interiores como exteriores, sean seguras. El niño deberá saber cuándo y quién lo recogerá cuando acaben las clases y cuándo concluyen las actividades extraescolares.

Asimismo, asegúrese de que las actividades extraescolares dejan a su hijo suficiente tiempo para las tareas y deberes escolares. Esté pendiente de su calendario y horarios para estar seguro de que le queda bastante tiempo para realizar los trabajos escolares y tener vida familiar.

La importancia de los deberes

Le gusten o no, los deberes son una parte muy importante del colegio. Para ayudar a su hijo a retomar las obligaciones escolares:

Favorezca en su hijo que:

Para garantizar que su hijo saca lo máximo del colegio, mantenga un canal de comunicación abierto con sus profesores, escribiéndoles por correo electrónico o hablando con ellos a lo largo del curso escolar sobre los puntos fuertes y débiles de su hijo en el terreno académico.

Por encima de todo e independientemente de que se trate del primer día de colegio o del último, asegúrese de que su hijo sabe que usted está a su lado dispuesto a escuchar sus preocupaciones y sentimientos. Nunca espere de él la perfección, sino sólo que se esfuerce al máximo.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: agosto de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
La violencia en la escuela y las noticias Hablar con ellos de estas tragedias y de lo que pueden haber visto u oído sobre ellas puede situar en un contexto adecuado esta información aterradora.
El asma y la escuela Aproximadamente unos 9 millones de niños menores de 18 años tienen asma y pierden alrededor de 14 millones de días de escuela cada año a causa de esta condición médica. Pero el asma bien controlada no tiene porqué hacer que un niño pierda días de clase.
Cómo ayudar a los niños a enfrentar el hostigamiento Los enfrentamientos en la escuela pueden restar diversión al hecho de ir al colegio- donde suelen ocurrir la mayoría de los enfrentamientos con estos niños (comportamiento agresivo) - y convertir algo tan simple como ir en el autobús escolar, buscar algo en el vestuario o ir al baño, en un episodio temido que se anticipa con preocupación durante todo el día.
Mochilas seguras Por prácticas que sean las mochilas, pueden someter a demasiada tensión a músculos y articulaciones y provocar dolor si se cargan demasiado o se utilizan de de forma incorrecta. He aquí cómo ayudar a sus hijos a encontrar una mochila adecuada.
Ayudar a los niños a sobrellevar la situación con los grupitos sociales, clanes o camarillas Hay poco que puede hacer para proteger a sus niños(as) de estos grupitos, pero hay mucho que puede hacer para ayudar a que su hijo(a) mantenga la confianza en sí mismo y su dignidad mientras que negocia la situación y entiende lo que es la verdadera amistad.
Ayudar a su hijo adolescente con los deberes escolares Los padres pueden desempeñar un papel fundamental para ayudar a sus hijos a afrontar todos estos desafíos y rendir en los estudios, ofreciéndoles un poco de ayuda, apoyo y guía.
Ayudar a su hijo de primaria con los deberes escolares Los padres pueden ayudar mucho a sus hijos en el tema de los deberes, principalmente, estableciendo que los deberes son una prioridad fundamental y ayudándoles a desarrollar buenos hábitos de estudio.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter