Las vacunas de su hijo: vacuna contra la hepatitis B

Las vacunas de su hijo: vacuna contra la hepatitis B

Read this in English(Your Child's Immunizations: Hepatitis B Vaccine (HBV))

El virus de la hepatitis B afecta al hígado. Las personas que contraen esta infección pueden ser portadores de por vida del virus y, a la larga, pueden acabar desarrollando graves complicaciones, como una cirrosis (una enfermedad hepática) o un cáncer de hígado.

Calendario de vacunación

La vacuna contra la hepatitis B se administra en una serie de tres dosis inyectables:

  1. poco después del nacimiento
  2. a los 1-2 meses de edad
  3. a los 6-18 meses de edad

Si la madre del recién nacido es portadora del virus de la hepatitis B, su hijo debe recibir la vacuna durante las primeras 12 horas de vida, junto con una inyección de la inmunoglobulina de la hepatitis B (HBIG, por sus siglas en inglés) para adquirir una protección inmediata contra el virus. Si en la sangre de la madre del recién nacido no se detectan pruebas del virus de la hepatitis B, el bebé podrá recibir la vacuna contra la hepatitis B en cualquier momento antes de abandonar el hospital.

Por qué es recomendable

La vacuna de la hepatitis B suele crear una inmunidad de larga duración. Por ello, los lactantes que reciben la serie completa de vacunas contra la hepatitis B deberían estar protegidos contra esta enfermedad no solo durante la infancia sino también durante la etapa adulta.

Al eliminar el riesgo de infección, también se reduce el riesgo de desarrollar cirrosis hepática, enfermedades hepáticas crónicas y cáncer de hígado. Los adolecentes y los adultos jóvenes que no recibieron esta vacuna cuando eran lactantes también deberían recibir esta vacuna.

Posibles riesgos asociados

Existe un riesgo muy reducido de presentar reacciones alérgicas con cualquier vacuna. Los problemas graves asociados a la recepción de la vacuna contra la hepatitis B son sumamente infrecuentes. Los problemas que pueden ocurrir tras la vacunación tienden a ser de escasa importancia, como febrícula y enrojecimiento o molestias musculares en la zona del pinchazo.

Cuándo posponer o evitar la vacunación

La vacuna contra la hepatitis B no es recomendable si:

Cuidar de su hijo después de administrarle la vacuna

La vacuna puede provocar febrícula y molestias musculares o enrojecimiento en el área del pinchazo. En función de la edad que tenga su hijo, el dolor y la fiebre es posible que se puedan tratar con paracetamol o ibuprofeno. Los recién nacidos y los lactantes de poco tiempo de vida no deben recibir medicamentos pero, si se trata de un bebé mayor, consulte al pediatra para saber qué medicamento debería administrarle y a qué dosis.

Cuándo llamar al pediatra

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: febrero de 2014





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Hepatitis Es sigilosa, es silenciosa, y puede dañarte permanentemente el hígado. Se llama hepatitis. Algunas personas tienen hepatitis durante muchos años sin saberlo y después descubren que tienen el hígado dañado por culpa de esta enfermedad. O sea que te conviene aprender más cosas sobre la hepatitis y sobre cómo prevenirla.
Calendario de vacunaciones Pregunte a su pediatra qué vacunas debería recibir su hijo.
Las vacunas de su hijo Los riesgos de las vacunas son pocos comparados con los riesgos para la salud que se asocian a las enfermedades que previenen.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter