Tus uñas

Tus uñas

(Your Nails)

Es posible que no pienses en tus uñas a menos que te las hayas pintado de azul o que tu madre te diga que debes cortártelas. Pero ellas cumplen una función. La superficie dura de las uñas protege las yemas de los dedos de las manos y de los pies. Además, las uñas de las manos te permiten rascarte con facilidad o quitar el pelo del perro de tu suéter.

Las uñas están compuestas de queratina. Ésta es la misma sustancia que el cuerpo utiliza para generar el pelo y la capa superior de la piel. Tienes uñas en los pies y en las manos desde antes de nacer. ¿De dónde provienen?

Pareciera que las uñas crecen a partir del lugar donde comienza la cutícula en forma de U. Pero debajo de la superficie ocurren más cosas aún. Las uñas nacen en la raíz de las uñas, ocultas debajo de la cutícula.

Cuando las células que se encuentran en la raíz de la uña crecen, las células nuevas de la uña empujan a las células viejas. Estas células viejas se aplanan y endurecen gracias a la queratina, una proteína que ellas mismas generan. La uña nueva que acaba de formarse se desplaza por el lecho de la uña (la superficie plana debajo de las uñas). Por debajo del lecho de la uña, hay pequeños vasos sanguíneos que alimentan y les dan el color rosado a las uñas.

Las uñas crecen despacio, aproximadamente un décimo de pulgada (2,5 milímetros) por mes. A esa velocidad, a la uña le toma de 3 a 6 meses crecer completamente.

El lugar donde se unen la piel y la uña se denomina cutícula. Las cutículas protegen la uña nueva a medida que ésta sale de la raíz. La lúnula, palabra que proviene del latín y significa “luna”, es el espacio blanquecino semilunar de la raíz de las uñas que se encuentra junto a la cutícula. Es más fácil ver la lúnula en las uñas de los pulgares.

El cuidado de las uñas

Es posible que necesites la ayuda de un adulto para cortarte las uñas. Puedes utilizar un cortaúñas o una tijera para uñas. Para suavizar los bordes de las uñas recién cortadas, utiliza una lima, que es simplemente una especie de papel de lija.

Las uñas de las manos se deben cortar en forma recta y algo redondeada en la punta. Al tener las uñas bien cortadas no será tan tentador comerlas y así se evitarán infecciones. También te recomendamos humectar las uñas y las cutículas en forma regular. Puedes hacerlo con cualquier loción humectante.

Dado que las uñas de los pies crecen más lentamente que las de las manos, no es necesario cortarlas con tanta frecuencia. Las tienes que recortar en forma recta (lo que puede resultar difícil), por lo cual es posible que necesites la ayuda de alguno de tus padres.

Manicura y pedicura

En ciertas ocasiones, la gente acude a un profesional para que le corte y le coloque esmalte en las uñas. Es común que las niñas y las mujeres contraten este servicio. Si decides ir a una manicura o una pedicura, asegúrate de que la persona que presta el servicio siga pautas de limpieza estrictas con respecto a las herramientas y otros elementos que se utilizan para lavar, cortar, limar y humectar las manos y los pies.

Para evitar infecciones y cualquier otro tipo de problemas, los expertos recomiendan que lleves tus propios cortaúñas u otras herramientas necesarias a la manicura o la pedicura. Esto es mejor ya que las herramientas que se utilizan en las manos y los pies de otras personas pueden tener bacterias y otros elementos nocivos para tu salud.

Puede ser divertido arreglarse las manos y los pies en tu propia casa, pero no te olvides de pedirle ayuda a un adulto. Ten mucho cuidado al utilizar herramientas filosas, esmalte para uñas y quitaesmalte. Todos estos elementos pueden ser peligrosos si terminan en las manos de un hermano pequeño. Además, los ingredientes de ciertos esmaltes y quitaesmaltes pueden dañarte y secarte las uñas.

Problemas comunes de las uñas

La mayor parte del tiempo, las uñas tienen un aspecto rosado y saludable, pero a veces pueden tener problemas. Los más comunes en los niños suelen ser los siguientes:

Algunos de estos problemas, como una lesión menor en las uñas o los pellejos, pueden resolverse en casa con la ayuda de tu madre o tu padre. Pero las infecciones y las lesiones de las uñas más serias, necesitan de la atención de un médico. Las señales que indican la existencia de una infección son: dolor, hinchazón, piel rojiza y aparición de pus.

Las uñas hablan de tu salud

No te sorprendas si en la próxima visita, tu médico te mira las uñas aunque no tengas ningún problema con éstas. Las uñas le permiten al médico tener una idea de la salud general de una persona.

Por ejemplo, cuando el médico ejerce presión sobre tus uñas, está controlando tu circulación sanguínea. Al mirar tus uñas, el médico puede identificar cambios que están relacionados con problemas de la piel, problemas pulmonares, anemia y otras afecciones. ¡Tus uñas “hablan”!

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: octubre de 2013





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Tu piel Tu piel cubre y protege todo el interior del cuerpo. Sin la piel, los músculos, los huesos y los órganos colgarían por todas partes. ¡No sería nada agradable!
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter