Crup

Crup

(Croup)

Sobre el crup

El crup es una afección que cursa con inflamación de las vías respiratorias altas, que engloban la laringe (de la voz) y la tráquea. Suele conllevar la aparición de tos seca, similar al ladrido de un perro, o ronquera, particularmente durante el llanto.

La mayoría de los casos de crup están causados por virus, generalmente por el virus parainfluenza y en algunas ocasiones por el adenovirus o el virus sincitial respiratorio. El crup viral es más frecuente (y sus síntomas son de mayor gravedad) en lactantes y niños de 6 meses a 3 años de edad, aunque también puede afectar a niños mayores. Algunos niños son más proclives a desarrollar crup cuando contraen una infección viral en las vías respiratoria altas.

La mayoría de los casos de crup de origen viral son leves y pueden tratarse en casa, aunque en contadas ocasiones el crup puede ser grave e incluso poner en peligro la vida del paciente.

El término crup espasmódico se refiere a un tipo de crup de rápida evolución que puede ocurrir en niños afectados por un resfriado leve. La tos seca o "de perro" suele aparecer por la noche y no va acompañada de fiebre. El crup espasmódico tiende a ser recurrente (es decir, tiende a reaparecer al cabo de cierto tiempo).

Los síntomas se tratan del mismo modo en ambos tipos de crup.

Signos y síntomas

Al principio, el niño puede presentar síntomas catarrales, como congestión o secreción nasales y fiebre. A medida que las mucosas que recubren el interior de las vías respiratorias altas (la tráquea y la laringe) se van inflamando más y más, el niño puede desarrollar ronquera y presentar tos seca. Esta tos seca y fuerte, característica del crup, suele sonar como el ladrido de un perro o el de una foca.

ilustracion

Si las vías altas se siguen inflamando, al niño le resultará cada vez más difícil respirar y es posible que usted oiga un ruido agudo o chillado durante la inhalación (denominado estridor). Es posible que el niño respire muy rapido o que presente retracciones intercostales (la piel que hay entre las costillas se hunde al respirar). En los casos más graves, es posible que el niño se ponga pálido y que presente una tonalidad azulada alrededor de la boca, rasgos indicativos de falta de oxígeno.

Los síntomas del crup suelen empeorar por la noche y cuando el niño llora o está alterado. Aparte de los efectos del crup sobre las vías altas, los virus que desencadenan esta afección también pueden provocar inflamación en las vías bajas y afectar a los bronquios (las vías respiratorias de tamaño grande que conectan con la tráquea).

Contagio

Los brotes de crup tienden a ocurrir en otoño y a principios de invierno, momento en que los virus que provocan esta enfermedad alcanzan el pico. Muchos niños que entran en contacto con estos virus no contraen el crup, pero presentan los síntomas propios del resfriado común.

Diagnóstico

Los pediatras suelen diagnosticar el crup basándose en la detección de sus signos sonoros característicos: tos seca tipo ladrido de perro y estridor. Los pediatras también suelen preguntar a las familias si el niño ha padecido recientemente una enfermedad que cursó con fiebre, secreción o congestión nasales y si tiene antecedentes médicos de crup o de otros problemas en las vías altas.

Si el niño presenta un cuadro de crup grave que no parece responder al tratamiento, es posible que tengan que hacerle una radiografía del cuello a fin de descartar otros posibles motivos de sus dificultades respiratorias, como el hecho de tener un objeto extraño alojado en la garganta, un absceso periamigdalino (acumulación de pus en la parte posterior de la boca) o una epiglotitis (inflamación de la epiglotis, lámina de tejido que cubre la entrada de la tráquea). Un hallazgo radiológico típico en los pacientes con crup es un estrechamiento en la parte superior de la vías respiratorias, que los médicos denominan "imagen en punta de lápiz" o "signo del reloj de arena".

Tratamiento

La mayoría de los casos de crup viral, aunque no todos, son de carácter leve. Respirar aire húmedo ayuda a la mayoría de los pacientes a encontrarse mejor y la administración de ibuprofeno o de paracetamol (solo a partir de los 6 meses de edad) también puede ser de gran ayuda. Como en la mayoría de enfermedades, se recomienda reposo y beber abundante líquido.

La mejor manera de exponer a su hijo al aire húmedo consiste en utilizar un humidificador de vapor frío o bien en abrir el grifo del agua caliente de la ducha para que el cuarto de baño se llene de vapor y después sentar allí a su hijo (fuera de la ducha) durante 10 minutos. El hecho de respirar el vapor a veces permite frenar fuertes ataques de tos. Durante los meses más fríos, sacar al niño al exterior durante unos minutos para que respire aire fresco puede permitir aliviar los síntomas del crup. También puede probar a pasear al niño en coche bajando un poco las ventanillas para que respire aire fresco.

Si su hijo tiene crup, considere la posibilidad de dormir en el mismo dormitorio que él para poderlo observar atentamente. Si no logra detener un ataque de respiración rápida y/o de tos de perro, llame al pediatra o pida asistencia médica lo antes posible.

Si el crup que padece su hijo parece grave o existe la sospecha de que podría tener las vías respiratorias obstruidas, los profesionales médicos lo evaluarán detenidamente. Los médicos suelen administrar corticoesteroides para reducir la inflamación de las vías respiratorias. En los casos más graves, los médicos administran un tratamiento respiratorio que contiene adrenalina (o epinefrina), que permite reducir rápidamente la inflamación. También se puede administrar oxígeno y, a veces, los pacientes con crup deben permanecer internados en el hospital durante toda la noche para estar permanecer en observación.

Duración

Los síntomas del crup suelen alcanzar su máxima expresión unos dos o tres días después de la aparición de los síntomas de la infección viral. El crup viral suele durar de tres a siete días.

Complicaciones

La amplia mayoría de los niños se recuperan del crup sin presentar complicaciones. En contadas ocasiones, el paciente desarrolla una infección bacteriana en las vías respiratorias altas o una neumonía. En los casos en que se administra una cantidad insuficiente de líquidos, el crup puede ir seguido de deshidratación.

Los niños que nacieron prematuramente o que tienen antecedentes médicos de afecciones pulmonares (como el asma) o neuromusculares (como la parálisis cerebral) son más proclives a desarrollar síntomas graves y suelen requerir hospitalización. De todos modos, es muy raro que el crup les deje secuelas a largo plazo.

Prevención

La mejor forma de reducir las probabilidades de contagiarse con los virus que pueden desencadenar el crup consiste en lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas que padecen infecciones respiratorias.

Cuándo llamar al pediatra

Llame al pediatra o pida atención médica inmediata si su hijo presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: junio de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Mononucleosis Cuando las personas piensan en la mononucleosis infecciosa, o "mono", frecuentemente piensan en un cansancio extremo como uno de los principales síntomas asociados con esta enfermedad.
Infecciones por Shigella Shigella, que debe su nombre al científico japonés que la descubrió en 1897, es un tipo de bacteria que puede infectar el aparato digestivo. Hay cuatro grupos diferentes de Shigella que pueden infectar a los humanos, algunos de ellos provocan una enfermedad leve, y en otros más grave.
¿Por qué es tan importante lavarse las manos? Un delicioso pastel de chocolate, una roca de buena suerte o una ranita amistosa son sólo algunos de los regalos que a los niños les encanta traer de vuelta casa a su Mamá y a su Papá. ¿Sabe que detrás de estos adorables regalos - y muchos otros - pueden estar al acecho millones de gérmenes?
Infecciones del oído medio Junto con la gripe, la infección de oídos es la enfermedad más frecuente que se les diagnostica a los niños en los Estados Unidos. Tres, o más, de cada cuatro niños han tenido, por lo menos, una infección en los oídos al llegar a los 3 años de edad. Para entender la manera en la que se desarrollan las infecciones, es importante comprender primero el funcionamiento del oído.
Faringitis estreptocócica Aproximadamente el 15% de los niños con dolor de garganta y fiebre están infectados por estreptococos del grupo A. Cuando éstos infectan la garganta, provocan faringitis, que es una inflamación dolorosa de la garganta (faringe).
Gripe Los principales síntomas de la gripe son fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, mareos, pérdida del apetito y cansancio. Los síntomas también pueden incluir tos, dolor de garganta, goteo nasal, náuseas, debilidad y depresión. En los bebés, la gripe puede parecerse a la sepsis (una infección bacteriana generalizada y grave).
La fiebre y cómo tomar la temperatura de su hijo Probablemente todos los padres han experimentado el siguiente escenario alguna vez: se despiertan a media noche para encontrar a su hijo parado al lado de su cama, encendido, acalorado y sudando. La frente de su pequeño está caliente.
¿Es un resfriado o una gripe? Su hijo vuelve de la escuela con dolor de garganta, tos y fiebre alta. ¿Se habrá contagiado la gripe que anda dando vueltas por ahí? ¿O se trata sólo de un resfriado común?
Resfriado común En general, los primeros síntomas de un resfriado son un "cosquilleo" en la garganta, la nariz tapada o con secreciones líquidas y estornudos. Los niños que padecen resfriado también pueden tener dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, fiebre ligera, fatiga, dolor muscular y pérdida del apetito.
Virus respiratorio sincitial El virus sincitial respiratorio (VSR) es la principal causa de enfermedades respiratorias en los niños pequeños. El VSR provoca infecciones en los pulmones y las vías respiratorias. En los adultos, puede provocar solo los síntomas típicos de un catarro común, como nariz tapada o secreción nasal, dolor de garganta, dolor de cabeza leve, tos, fiebre y malestar general. Pero en los bebés prematuros y los niños con enfermedades pulmonares, el corazón o el sistema inmunitario, las infecciones por VSR pueden provocar enfermedades más graves.
La tos de su hijo Comprender lo que pueden significar los distintos tipos de tos puede ayudarle a saber cómo atender a su hijo y cuándo debe ir al médico.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter