La tos de su hijo

La tos de su hijo

Read this in English

(Your Child's Cough)

La tos es uno de los síntomas más comunes de las enfermedades infantiles. Si bien la tos puede sonar horrible, generalmente, no es signo de una afección grave. De hecho, toser es un reflejo saludable e importante que ayuda a proteger las vías respiratorias de la garganta y el pecho.

Sin embargo, a veces, la tos de su hijo puede ameritar una visita al médico. Entender lo qué significan los diferentes tipos de tos lo ayudará a saber cómo ocuparse de estas y cuándo debe visitar al médico.

Tos perruna (parecida a un ladrido)

Este tipo de tos generalmente de debe a inflamación en la parte superior de las vías respiratorias. La mayor parte del tiempo, la tos perruna se debe a un crup, que es una inflamación en la laringe y tráquea.

Normalmente, el crup es consecuencia de una infección por virus, pero también puede ser causado por alergias o cambios en la temperatura por la noche. Los niños más jóvenes tienen vías respiratorias más pequeñas y, si se inflaman, dificultan la respiración. Los niños menores de 3 años corren un mayor riesgo de padecer crup debido a que sus vías respiratorias son muy angostas.

Este tipo de tos puede comenzar repentinamente en medio de la noche. A menudo, un niño con crup también tendrá estridor, que es una respiración ruidosa y áspera (a veces descrita como un sonido grueso y musical) que tiene lugar durante la inspiración.

Tos ferina

La tos ferina es otro nombre de la pertussis, una infección de las vías respiratorias causada por la bacteria Bordetella pertussis. Los niños con pertussis presentan tos convulsiva (o convulsa) continua sin respiración entre una y otra. Cuando paran de toser, inhalan profundamente generando un sonido similar a un silbido. Otros síntomas de pertussis son goteo nasal, estornudos, tos leve y febrícula.

A pesar de que la pertussis puede suceder en cualquier edad, es más grave en infantes menores de 1 año que no fueron inmunizados contra la misma. La ferina es muy contagiosa, es por esto que su hijo debe recibir la inmunización a los 2, 4, 6, 15 meses y entre los 4 y 6 años de edad. Esta vacuna se administra como parte de DTaP (difteria, tétanos y pertussis acelular).

La vacuna Tdap (que es similar a la DTaP pero con una menor concentración de toxoide de difteria y tétanos para adultos) se administra a niños de entre 11 y 12 años y luego nuevamente una vez adultos, como parte de uno de los refuerzos contra el tétano. Se recomienda que los adultos reciban esta vacuna dado que la inmunidad a la pertussis disminuye con el tiempo. Al protegerse usted contra tos convulsa, también previene que sus hijos la contraigan.

Tos convulsa es sumamente contagiosa y puede propagarse de una persona a otra a través de pequeñas gotas de fluido en el aire que provengan de la nariz o la boca cuando alguien estornuda, tose o se ríe. Otros podrían contagiarse al inhalar estas gotas o al tocarse la nariz o la boca después de que sus manos hayan estado en contacto con las gotas.

Tos con silbido

Si su hijo hace un silbido al exhalar, esto podría indicar que las vías respiratorias inferiores en los pulmones están inflamadas. Esto puede ser el resultado de asma o de una infección viral (bronquiolitis). El silbido también puede ocurrir si las vías respiratorias inferiores están obstruidas por un cuerpo extraño.

Tos nocturna

Muchas toses empeoran a la noche. Si su hijo esta resfriado, la mucosidad de la nariz y los senos nasales puede bajar por la garganta y provocar tos mientras duerme. El único problema sería que la tos no deje dormir a su hijo.

El asma también puede provocar tos nocturna debido que las vías respiratorias tienden a estar más sensibles e irritables por la noche.

Tos diurna

El aire frío o la actividad pueden empeorar la tos durante el día. Intente asegurarse de que nada en su casa, como un ambientador, las mascotas o el humo (en especial el humo de tabaco), haga toser a su hijo.

Tos con fiebre

Un niño con tos, fiebre leve y goteo nasal probablemente tenga un resfriado común. Sin embargo, la tos con fiebre de 102ºF (39ºC) o más puede deberse a una neumonía, especialmente si el niño se encuentra débil y respira agitadamente. En este caso, deberá llamar inmediatamente al médico.

Tos con vómitos

A menudo, los niños tosen tanto que estimulan el reflejo del vómito. Además, un niño con tos y resfriado o un ataque de asma puede vomitar si baja mucha mucosidad al estómago y causa náuseas. Normalmente, esto no es motivo de alarma a menos que los vómitos no césen.

Tos persistente

La tos causada por resfriados producto de un virus puede durar semanas, especialmente si su hijo contrae un resfriado seguido a otro. El asma, las alergias o una infección crónica en los senos nasales o en las vías respiratorias también pueden provocar tos persistente. Si la tos dura 3 semanas, llame a su médico.

¿Cuándo llamar al médico?

La mayoría de las toses infantiles no son preocupantes. Sin embargo, llame a su médico si su hijo:

¿Qué hará el médico?

Una de las mejores formas de diagnosticar la tos es escuchando. Al escuchar cómo suena la tos, el médico podrá decidir el tratamiento para su hijo. El tratamiento para los distintos tipos de tos puede variar según la causa.

Debido a que la mayoría de las toses son causadas por virus, los médicos generalmente no las tratan con antibióticos. La tos causada por un virus debe seguir su curso. Una infección viral puede durar hasta 2 semanas.

A menos que la tos no deje dormir a su hijo, éste no deberá tomar medicamentos. Los remedios pueden ayudar a que su hijo no tosa, pero no tratan la causa real de la tos. Si decide usar un medicamento para la tos de venta libre, llame al médico para saber cuál es la dosis correcta y asegurarse de que es seguro para su hijo.

No use medicamentos de venta libre combinados como "Tylenol Cold", ya que contienen más de un medicamento. Los niños pueden sufrir más efectos secundarios y es más probable que sufran una sobredosis.

No se recomienda la administración de medicamentos para la tos en menores de 6 años.

Tratamiento en el domicilio

A continuación, detallamos algunas maneras para hacer que su hijo se sienta mejor:

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: mayo de 2011





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Articles
Neumonía “Neumonía” es un término general que engloba las infecciones de pulmón, que pueden estar provocadas por diversos microorganismos, como virus, bacterias, hongos y parásitos.
Gripe Los principales síntomas de la gripe son fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, mareos, pérdida del apetito y cansancio. Los síntomas también pueden incluir tos, dolor de garganta, goteo nasal, náuseas, debilidad y depresión. En los bebés, la gripe puede parecerse a la sepsis (una infección bacteriana generalizada y grave).
¿Es un resfriado o una gripe? Su hijo vuelve de la escuela con dolor de garganta, tos y fiebre alta. ¿Se habrá contagiado la gripe que anda dando vueltas por ahí? ¿O se trata sólo de un resfriado común?
Resfriado común En general, los primeros síntomas de un resfriado son un "cosquilleo" en la garganta, la nariz tapada o con secreciones líquidas y estornudos. Los niños que padecen resfriado también pueden tener dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, fiebre ligera, fatiga, dolor muscular y pérdida del apetito.
La tos ferina La pertusis, también conocida como "tos convulsa", es una infección del sistema respiratorio provocada por la bacteria Bordetella pertusis (o B. pertusis). Se caracteriza por accesos severos de tos que terminan en un sonido "ululante" cuando la persona inhala. Antes de que se descubriera una vacuna, morían anualmente entre 5.000 y 10.000 personas por tos convulsa en los Estados Unidos.
Virus respiratorio sincitial El virus sincitial respiratorio (VSR) es la principal causa de enfermedades respiratorias en los niños pequeños. El VSR provoca infecciones en los pulmones y las vías respiratorias. En los adultos, puede provocar solo los síntomas típicos de un catarro común, como nariz tapada o secreción nasal, dolor de garganta, dolor de cabeza leve, tos, fiebre y malestar general. Pero en los bebés prematuros y los niños con enfermedades pulmonares, el corazón o el sistema inmunitario, las infecciones por VSR pueden provocar enfermedades más graves.
Bronquiolitis La bronquiolitis es una enfermedad común del tracto respiratorio, provocada por una infección respiratoria que afecta las diminutas vías aéreas, denominadas "bronquiolos", que llevan a los pulmones. A medida que estas vías aéreas se inflaman, se hinchan y se llenan con mucosidad, haciendo que al niño le cueste respirar.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter