Esguinces de tobillo

Esguinces de tobillo

Read this in English(Ankle Sprains)

Jill era jugadora de hockey sobre hierba y ya estaba habituada a torcerse el tobillo. Siempre había podido levantarse y reincorporarse al juego. Pero un día pisó el pie de otra jugadora y se torció el tobillo más fuerte que nunca. Le dolía mucho y le costaba andar y apoyarse en él.

Después del partido, fue al médico para que le examinara el tobillo. Lo tenía amoratado e hinchado y lo notaba inestable cuando intentaba apoyarse en él para andar. El médico le dijo que se había hecho un esguince de tobillo de grado II e iba a tener que dejar de jugar de 4 a 6 semanas.

¿Qué es un esguince de tobillo?

Un esguince de tobillo es una lesión muy habitual en los adolescentes, sean o no deportistas. Sucede cuando los ligamentos que sustentan el tobillo se distienden en exceso o se desgarran. Puedes torcerte el tobillo por meter el pie en un hoyo, resbalar cuesta abajo o, simplemente, por apoyar mal el pie.

Ligamentos del tobilloAlgunos esguinces de tobillo son lesiones de poca importancia que se curan con poco tratamiento. No obstante, otros pueden ser más graves. Los tres grados de esguince de tobillo, basados en la medida en que están afectados los ligamentos, son los siguientes:

  1. Grado I. Se trata de un esguince leve donde los ligamentos se distienden ligeramente. Una persona con un esguince de grado I tendrá el tobillo algo dolorido y es posible que lo note un poco hinchado.
  2. Grado II. Se trata de un esguince moderado donde los ligamentos se desgarran parcialmente, de modo que la articulación del tobillo se nota demasiado laxa. El tobillo duele y es posible que permanezca hinchado un tiempo. Puede costar bastante apoyar el peso en el pie afectado.
  3. Grado III. Es el tipo de esguince más grave y ocurre cuando se produce una rotura total de un ligamento del tobillo. La articulación del tobillo duele mucho y está bastante hinchada. La persona notará el tobillo laxo e inestable y, al principio, es probable que no pueda apoyarse en absoluto sobre el pie afectado.

¿Cómo sé si me he hecho un esguince?

Si el tobillo te duele tanto después de la lesión que necesitas llamar al médico, es probable que el personal de enfermería te haga preguntas por teléfono sobre cómo te has lesionando y qué es lo que notas. Es posible que te indique cómo tratártelo tú mismo.

Si el médico quiere que vayas a visitarlo, te explorará el tobillo para determinar qué ligamentos te has lesionado. Esto conlleva mover el tobillo de distintos modos para comprobar su estabilidad y determinar el grado del esguince. Es posible que el médico también te mande una radiografía para comprobar si hay algún hueso roto.

En contadas ocasiones los esguinces de tobillo se asocian a lesiones graves de ligamentos o articulares; en tales casos, el médico es posible que solicite una resonancia magnética para evaluar la lesión en más detalle.

¿Cuáles son las causas del esguince de tobillo?

Casi todos los esguinces de tobillo suceden cuando las personas giran o cambian de dirección con demasiada brusquedad o cuando se tuercen el pie, lesionándose los ligamentos que conectan los huesos del tobillo con los de la pierna. Los esguinces de tobillo no solo ocurren cuando se practican deportes duros: puedes hacerte uno al pisar mal o al tropezar en las escaleras.

El tipo de esguince de tobillo más frecuente se denomina inversión de tobillo o esguince del ligamento lateral externo. En este tipo de esguince, el tobillo se tuerce de tal forma que la planta del pie apunta hacia dentro. Esto distiende y posiblemente daña los ligamentos de la parte externa del tobillo.

Esguince del tobillo derecho

Cuando te tuerces el tobillo en la dirección opuesta, es decir, cuando la planta del pie te apunta hacia afuera, esto recibe el nombre de esguince del ligamento interno. En este tipo de esguince se lesionan los ligamentos de la parte interna del tobillo. Los esguinces del ligamento interno son bastante poco frecuentes.

Si te haces esguinces repetidamente en el mismo tobillo o sientes dolor durante más de cuatro semanas, quizá padezcas un esguince crónico. Este tipo de esguince de larga duración puede resentirse o agravarse con actividades donde hay muchos movimientos y giros de pies, como correr, bailar o practicar deporte.

¿Pueden prevenirse los esguinces de tobillo?

Los esguinces de tobillo son imposibles de prevenir. Pero todos podemos tomar precauciones para disminuir las probabilidades de que nos ocurran.

La mejor manera de prevenir los esguinces de tobillo reside en mantener los tobillos flexibles y la musculatura de las piernas fuerte. Tu entrenador, médico o profesor de educación física puede proporcionarte una serie de ejercicios fáciles de realizar que puedes hacer en casa para desarrollar la musculatura (que protege los ligamentos) y aumentar la flexibilidad.

He aquí varias maneras de protegerte de los esguinces de tobillo:

¿Cómo se trata un esguince de tobillo?

El tratamiento de los esguinces de tobillo depende de su grado. Casi todos los esguinces se curan en un período de tiempo de 4 a 6 semanas si la persona afectada se protege bien el tobillo y sigue las instrucciones del médico.

Si te has hecho un esguince de tobillo, algunas de las cosas que puedes hacer para favorecer su recuperación son:

Esguinces más graves

Con un esguince de grado II, es conveniente llevar un vendaje elástico o una férula inflable (una tobillera acolchada de plástico). Con un esguince de grado III, hay que inmovilizar el tobillo con una férula rígida u otro soporte ortopédico duro.

Incluso los ligamentos del tobillo que se han roto por completo a menudo se curan solos si se inmovilizan como es debido. No obstante, en contadas ocasiones, un esguince de tobillo puede requerir cirugía.

Por lo general, los médicos prueban la inmovilización y otros tratamientos antes de recomendar una intervención. Pero, si tu médico decide que operar es la mejor opción, es posible que empiece haciéndote una artroscopia. Esta técnica consiste en insertar una pequeña cámara en la articulación por una diminuta incisión. Permite que el médico vea la articulación por dentro para determinar qué sucede (por ejemplo, si parte del ligamento ha quedado atrapado en la articulación o si esta contiene fragmentos de hueso) y tratarlo en caso necesario.

En contadas ocasiones, los médicos recomendarán la cirugía para reconstruir un ligamento roto. No obstante, es improbable que la mayoría de adolescentes necesiten este tipo de intervenciones para un esguince de tobillo. Probablemente, tu cuerpo se curará solo siempre y cuando no lo fuerces demasiado antes de tiempo.

Con los esguinces, la clave está en no pasarse de la raya. Sigue los consejos del médico y no te fuerces ni te sientas presionado para reanudar un deporte u otra actividad física demasiado pronto. Por lo general, los esguinces se curan bien, pero necesitan tiempo para hacerlo.

Revisado por: Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: octubre de 2010





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Related Articles
Consejos de seguridad: el hockey sobre hielo Para averiguar cómo mantenerte lo más seguro posible, sigue estos consejos.
Consejos de seguridad: el esquí El esquí también se asocia a algunos riesgos sumamente reales, desde las congelaciones y quemaduras solares hasta las lesiones de rodilla y los golpes en la cabeza. Sigue estos consejos de seguridad para aprender a estar seguro en las pistas.
Lesiones deportivas No te preocupes, no es el fin del mundo —solo el principio de tu proceso de curación. Sigue leyendo para saber en qué consiste ese proceso y cómo debes reaccionar ante una lesión deportiva.
Consejos de seguridad: el fútbol Para saber cómo mantenerte lo más seguro posible mientras juegas a fútbol, sigue los consejos de seguridad detallados a continuación.
Consejos de seguridad: tenis Las lesiones en el tenis son poco frecuentes, pero debes estar consciente de ellas antes de comenzar a jugar.
Consejos de seguridad: baloncesto Todos los años, los médicos y los hospitales tratan casi medio millón de lesiones que se producen en el baloncesto. Afortunadamente, muy pocas ponen en riesgo la vida.
Consejos de seguridad: patinaje en línea El patinaje en línea es un buen ejercicio y un excelente programa de entrenamiento fuera de temporada para el hockey y el esquí.
Consejos de seguridad: deporte de la patineta Las raspaduras y los moretones son casi un hecho de la naturaleza de esta disciplina, pero las fracturas y los esguinces también son frecuentes. Para cuidar la seguridad mientras haces este deporte, respeta las reglas en todos los lugares donde andes en patineta y sigue estos consejos de seguridad.
Consejos de seguridad: gimnasia Muchos gimnastas han sufrido lesiones al chocarse y caerse de los aparatos, pero muchas de ellas ocurren también durante los ejercicios de piso. La mayoría de las lesiones son relativamente leves.
Consejos de seguridad: el fútbol americano Muchas de las lesiones se pueden prevenir llevando el equipo adecuado, respetando las reglas del juego y utilizando las técnicas adecuadas.
Consejos de seguridad: el béisbol El béisbol no es un deporte peligroso. Pero puede asociarse a un verdadero riesgo de lesiones debido a los lanzamientos descontrolados, las pelotas bateadas y los choques en el campo.
Consejos de seguridad: correr Es un ejercicio magnífico que casi todos pueden practicar, y todo lo que realmente necesitas para comenzar es un buen par de zapatillas deportivas.
Seguridad en los deportes y el ejercicio Seguir estas normas básicas para prevenir las lesiones ayudará a que todos puedan mantenerse en el juego.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter