Seguridad en las granjas

Seguridad en las granjas

Read this in English(Farm Safety)

Visitar una granja o un zoológico para niños puede ser una gran experiencia para su familia. Permite que los niños interactúen con animales de carne y hueso y que vean cómo se cultivan y se preparan sus alimentos.

Pero antes de embarcar a su familia esta aventura rural, es importante que aprenda algunas cosas sobre la seguridad en las granjas y en el medio rural en general. Los animales de granja, la maquinaria pesada y los pesticidas solo son unos pocos de los riesgos a que se exponen los niños en este tipo de contextos. Y, si su familia vive en una granja, es importante que proteja a su hijo de los peligros cotidianos adoptando medidas de seguridad.

Por qué es importante la seguridad en una granja

Los grupos de edad que se exponen a un mayor riesgo de lesionarse en este tipo de instalaciones son los niños de 3 a 4 años y los adolecentes de 13 a 14 años. Por suerte, la mayoría de las lesiones se pueden prevenir adoptando precauciones y educando a los niños sobre los posibles riesgos.

Si su familia visita o vive en una granja, el hecho tomar conciencia de los posibles riesgos implicados ayudará a su hijo a mantenerse alejado de posibles accidentes.

Animales

Visitar a los animales que viven en una granja es una magnífica oportunidad para enseñar a los niños a ser respetuosos con la forma de vida propia de una granja. Enseñe a su hijo a no correr, gritar ni hablar fuerte y a evitar cualquier otra conducta que pueda asustar a los animales. Puesto que las madres que protegen a sus crías se pueden poner a la defensiva, los niños no deberían acercarse a ningún cachorro.

Los cascos son un elemento de seguridad importante para montar o trabajar con caballos. Otro aspecto relacionado con la seguridad es que los animales pueden transmitir infecciones a los seres humanos. Para impedirlo, pida a su hijo que se lave las manos a conciencia con agua tibia y jabón después de tocar a cualquier animal. Si su familia vive en una granja, enseñe a su hijo a lavarse las manos después de manipular y de limpiar a sus mascotas o a los animales de la granja y que evite besarlos o compartir alimentos con ellos.

Maquinaria

La maquinaria pesada que contribuye al buen funcionamiento de una granja también puede implicar riesgos importantes para un niño. Las lesiones más frecuentes incluyen los aplastamientos y las pérdidas de extremidades provocados por máquinas agrícolas de gran volumen, como las cosechadoras, las trilladoras, los procesadores de heno y las segadoras. Las lesiones provocadas por tractores son las más habituales y las más mortales de todas.

Entre las lesiones asociadas a la maquinaria agrícola, se incluyen las siguientes:

Siga las siguientes reglas básicas en lo referente a la maquinaria agrícola para garantizar la seguridad de su hijo:

Electricidad, pesticidas y otros productos químicos

Las cerraduras y los recipientes a prueba de niños son necesarios para guardar pesticidas y otros productos químicos. Debido a que las sustancias tóxicas o venenosas se pueden ingerir o inhalar y pueden entrar en contacto con los ojos o absorberse a través de la piel, nunca se debe permitir que los niños se acerquen a ellas.

Puede adoptar otra precaución adicional colocando etiquetas de advertencia en los recipientes que contengan materiales tóxicos. No guarde nunca materiales venenosos en frascos o botellas sin etiquetar; se trata de una práctica peligrosa, tanto para los niños como para los adultos, que podrían confundirlos con otras sustancias.

Las cajas de fusibles deben cerrarse con llave y colocarse en lugares alejados del agua para impedir que los niños se electrocuten.

Seguridad relacionada con el agua y estiércol

Cuando un niño investiga o juega cerca de cualquier cuerpo de agua, siempre existe el riego de ahogamiento. Los estanques, los abrevaderos y otros recipientes que contienen agua pueden representar un verdadero peligro para un niño. Es importante que observe a su hijo tan de cerca cuando esté en una granja como cuando van a la playa o a la piscina.

Supervise a su hijo constantemente y enséñele a evitar el agua si usted no va a poder estar pendiente de él. Asimismo, si su familia vive en una granja, el hecho de vallar los estanques, los estercoleros y los abrevaderos puede ayudar a evitar posibles ahogamientos.

Los estercoleros y los fosos donde se fabrican abonos son un peligro importante en una granja. Muchas granjas que producen lácteos y productos derivados de la ternera y del cerdo disponen de complejos sistemas de eliminación de excrementos animales. Cuando el estiércol animal se descompone, genera gases, como el ácido sulfúrico, el anhídrido carbónico, el amoníaco y el metano, que pueden ser peligrosos, tanto para los adultos como para los niños. Estos gases pueden ser incoloros e inodoros pero son sumamente tóxicos y algunos hasta son inflamables.

Para evitar posibles envenenamientos, los niños nunca deben entrar en los estercoleros o los silos (donde también se pueden acumular los gases), incluso aunque estén vacíos. Si vive en una granja, intente reducir al máximo el volumen de estiércol a fin de reducir la formación de gases en los estercoleros. Asegúrese también de que tanto los silos como los estercoleros están bien ventilados.

Cereales y silos

Los cereales, que generalmente se almacenan en silos, suelen ser un peligro infravalorado. Los niños pueden quedar atrapados y ahogarse al hundirse en la oscilante superficie del cereal o bien cuando el cereal fluye por los conductos que salen al exterior.

Para prevenir este tipo de accidentes, enseñe a su hijo a no entrar nunca en lugares de almacenamiento de cereales (o silos) y no le permita montarse en vagones de cereales. Asimismo, si alguien quedara atrapado dentro de un silo, enseñe a su hijo que no debe entrar nunca para ayudar sino que debe llamar a un adulto o marcar de inmediato al teléfono de emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.).

Caídas desde zonas altas

Los niños y los adolecentes pueden sentirse tentados por las escaleras de silos, graneros y pajares. Por norma general, debería guardar todas las escaleras, incluyendo las portátiles, fuera del alcance de los niños. También se pueden colocar unas barreras especiales en las escaleras para impedir que los niños suban por ellas.

También debería enseñar a su hijo que los graneros y los pajares no son lugares adecuados para jugar; una caída desde el altillo de un pajar puede provocar lesiones graves e incluso la muerte.

Ruidos

Los niños que ayudan en las granjas donde viven se exponen a sufrir pérdidas auditivas. El uso de maquinaria ruidosa, como segadoras potentes o herramientas eléctricas, puede provocar zumbidos en los oídos (o acúfenos) y la exposición prolongada a este tipo de ruidos puede conllevar graves pérdidas auditivas.

Para prevenir las pérdidas auditivas, los niños deberían llevar protectores en la orejas, como tapones u orejeras, cuando se encuentren cerca de maquinaria agrícola o de animales ruidosos. Asimismo, indique a su hijo que no lleve cascos o auriculares para escuchar música mientras trabaja en la granja. El hecho de oír música le podría impedir escuchar gritos de alarma o peticiones de ayuda.

Garantizar la seguridad de su hijo

La supervisión por parte de un adulto es la forma más importante de proteger a los niños. Los niños pueden carecer del sentido común necesario para detectar los peligros que les acechan en una granja. Es importante enseñar a los niños las normas básicas de seguridad en este tipo de instalaciones desde que son muy pequeños y asegurarse de que son capaces de reconocer las señales de alarma y los riesgos asociados a la maquinaria y a las sustancias tóxicas.

Echar una mano en la granja

Las granjas las suele llevar la familia al completo y cada miembro de la familia suele tener una tarea a realizar para contribuir al buen funcionamiento de la granja. De todos modos, usted debería entender qué tareas son las adecuadas para cada edad y nivel madurativo y cuáles son los riesgos implicados en cada una de ellas. Las lesiones que ocurren en las granjas son mucho más frecuentes cuando los niños llevan a cabo tareas que están por encima de sus posibilidades, sea desde el punto de vista mental, corporal y/o emocional.

¿Cómo se pude saber si un niño es lo bastante mayor para ayudar en determinada tarea? Por lo general, los niños pequeños (de un año a dos año y medio) solo pueden desempeñar tareas domésticas sencillas, como doblar toallas o recoger sus propios juguetes. Los que superan esta edad pueden llevar a cabo tareas rurales sencillas que no implican el uso de maquinaria ni de sustancias peligrosas y siempre bajo la supervisión de un adulto.

Los niños mayores y los adolescentes se pueden inscribir en grupos como "las 4-H" [Head, Heart, Hands and Health (Cabeza, Corazón, Manos y Salud)] o "Future Farmers of America" (Futuros granjeros de América), organizaciones juveniles de EE.UU. donde pueden aprender información sobre cuestiones de seguridad al tiempo de incrementan sus responsabilidades en la granja de su familia.

En lo que respecta a aquellos niños que son lo bastante mayores y maduros como para ayudar en la granja familiar, asegúrese de que:

Por lo general, a los niños que no hayan cumplido los 16 años o que carezcan de permiso para conducir vehículos de motor no se les debe permitir conducir ningún vehículo agrícola, incluyendo los tractores y los vehículos todoterreno. También es recomendable que los adolescentes con permiso de conducir hagan un curso sobre tractores y vehículos agrícolas antes de conducirlos en una granja.

Puesto que el riesgo de sufrir lesiones es considerable, sea coherente en la aplicación de consecuencias negativas si su hijo se salta las normas de seguridad. También debería proteger a su hijo de posibles lesiones siendo precavido: si su hijo constata que usted sigue las normas de seguridad, será más proclive a entenderlas y a respetarlas.

Tenga un plan de seguridad

Los segundos importan mucho en caso de accidente, de modo que es fundamental disponer de un plan de seguridad para minimizar las lesiones y conseguir que la persona afectada reciba la ayuda necesaria. Si su hijo desaparece, compruebe primero todas las áreas peligrosas de la granja. Asegúrese de que su hijo sabe cómo y cuándo ha de llamar al teléfono de emergencias, otros teléfonos de emergencia de carácter local o al centro de toxicología si alguien se lesiona. Anote esos números de teléfono cerca de cada teléfono de su casa y de la granja.

Los miembros de la familia deben conocer siempre el paradero de los demás miembros y cuándo estos últimos deberían estar de vuelta para no retrasarse cuando tengan que pedir ayuda en caso de emergencia. Otra medida de precaución importante: haga que todos los miembros de la familia aprendan las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: enero de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteCentros para el Control y la Prevencion de Enfermedades
Web SiteCuidadoDeSalud.Gov Tome el control del cuidado de su salud.
Web SiteInstituto Nacional de Salud Mental
Related Articles
Información para padres y personas a cargo en casos de emergencia El mejor momento para prepararse para una emergencia es antes de que suceda. Complete esta hoja y colóquela cerca de todos los teléfonos. Asegúrese de actualizarla con frecuencia. Como las emergencias pueden suceder también cuando está fuera de casa, lleve una copia de la versión de bolsillo en su billetera, cartera, botiquín de primeros auxilios y en cada uno de los vehículos de la familia.
Números e información de emergencia El mejor momento para prepararse para una emergencia es antes de que suceda. Complete esta hoja y conserve una copia en su billetera, cartera, botiquín de primeros auxilios y en cada uno de los vehículos de la familia. Asegúrese de actualizarla con frecuencia para asegurar una atención médica rápida y eficiente para su hijo.
Precauciones a prueba de niños para prevenir accidentes caseros ¿Cuándo fue la última vez que gateó sobre el suelo de su casa apoyándose sobre sus rodillas y sus manos? Probablemente nunca más desde que dejó de ser un niño. Tan extraño como puede resultar oirlo, quizás debería volver a intentarlo. El entorno que nos rodea diariamente es nuevo y digno de exploración a los ojos de los más jovenes, razón por la que es crucial que se arrodille a gatear y vea las cosas desde la perspectiva de sus hijos(as) pequeños.
Fracturas, esguinces, y torceduras La ruptura de un hueso (fractura) requiere cuidado médico de emergencia. Usted debe sospechar que su hijo(a) ha sufrido una fractura si él o ella han sentido o escuchado el sonido de uno de sus huesos como si se quebrara. Si su hijo(a) tiene dificultades moviendo la parte donde se ha golpeado o si la parte donde su hijo(a) ha sufrido el golpe se mueve de forma poco natural o duele mucho al tocarse.
Cuando estas solo ante una emergencia Una emergencia médica significa que una persona necesita ser atendido por un médico inmediatamente. Vamos a aprender lo que se debe de hacer.
¿Por qué tengo que lavarme las manos? ¿Sabes cuál es la pregunta que sale de la boca de tus padres unas 1.000 veces al día? No, no es: ¿Por qué no dejas de molestar a tu hermana (o hermano)? Tampoco: ¿Por qué lleva el perro tu gorra de béisbol? Ni tampoco ¿Qué hacen todos tus deberes apelotonados en el fondo de tu mochila?
¿Por qué es tan importante lavarse las manos? Un delicioso pastel de chocolate, una roca de buena suerte o una ranita amistosa son sólo algunos de los regalos que a los niños les encanta traer de vuelta casa a su Mamá y a su Papá. ¿Sabe que detrás de estos adorables regalos - y muchos otros - pueden estar al acecho millones de gérmenes?
Lavarse las manos "¡Lávate las manos!" ¿Cuántas veces has oído estas palabras en boca de tus padres? Tal vez tengas la sensación de que solo te lo dicen para incordiarte, pero, de hecho, lo mejor que puedes hacer para no ponerte enfermo es lavarte bien las manos.
Quemaduras Las quemaduras son una de las principales causas de muerte accidental en la infancia, después de los accidentes de vehículos a motor. A menudo, las quemaduras se clasifican en quemaduras de primer, segundo o tercer grado, según la gravedad de la lesión en la piel.
Seguridad en las granjas Las granjas son lugares divertidísimos, con todo ese aire fresco, ese sol brillando por todas partes y tanto espacio que correr. Pero también son lugares donde se trabaja de verdad. Y algunos de estos trabajos implican utilizar maquinaria que puede resultar peligrosas si la gente no sabe mantenerse segura.
Seguridad en las granjas La seguridad en la granja puede parecer algo sobre lo que solo deben estar informados los adolescentes que viven en este tipo de instalaciones. Lo cierto es que todo el mundo se puede beneficiar de aprender cosas sobre la seguridad en las granjas, incluso las personas que solo las visitan esporádicamente.
¿Se trata de una urgencia (emergencia) médica? Incluso los niños que están sanos se lesionan o enferman a veces. En algunos casos, a usted le entrará el pánico y querrá llevar a su hijo sin perder ni un minuto al servicio de urgencias médicas del hospital más cercano. En otros casos, le resultará más difícil determinar si una lesión o enfermedad requiere la atención inmediata de un profesional de la salud o si puede atender a su hijo usted mismo sin salir de casa.
Ir al servicio de urgencias Cuando su hijo enferme o se lesione, es natural que usted se asuste y se dirija sin dilación al servicio de urgencias del hospital más cercano, porque usted sabe que allí le atenderán, independientemente de la hora, el día o la gravedad del problema de salud que tenga su hijo. En algunos casos, se tratará de una verdadera urgencia médica y el servicio de urgencias médicas de un hospital será el lugar más adecuado adonde acudir. En otros casos, la enfermedad o lesión de su hijo podrá ser atendida en un centro de urgencias, o su tratamiento podrá esperar hasta que pueda verlo el pediatra.
Cómo y utilizar el teléfono de emergencias (911) Con estos tres números, puedes contactar con los bomberos, la policía y la ambulancia.
Cómo enseñar a su hijo a usar el 911 Todo el mundo debe saber llamar al número 911 en una situación de emergencia. Pero los niños también necesitan conocer algunos detalles específicos para saber identificar una emergencia.
Botiquín de primeros auxilios Un buen botiquín de primeros auxilios, guardado en un lugar de fácil acceso, es una necesidad en todos los hogares. Tenerlo todo preparado con antelación le ayudará a afrontar cualquier urgencia médica sin perder tiempo.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter