Todo sobre el eccema

Todo sobre el eccema

Read this in English

(All About Eczema)

Rick estaba agotado. El aumento del estrés en la escuela, su casa y el trabajo lo había dejado sumamente cansado. También hizo que su piel reaccionara. Otra vez no, pensó, ¡otra vez el eccema!

El eccema es una afección cutánea bastante frecuente. Si tienes eccema o crees que podrías tenerlo, he aquí cómo lo puedes afrontar.

Algunos datos sobre la piel

La piel, que protege los órganos, los músculos y los huesos y regula la temperatura corporal, puede desarrollar multitud de problemas. El acné ocurre cuando se obstruyen los poros de la piel. Pero los granos no son el único problema cutáneo que puedes tener. ¿Te ha ocurrido alguna vez que, tras probar un nuevo tipo de jabón, te ha salido una erupción que te picaba? Esa reacción podría ser eccema en acción.

¿Qué es el eccema?

EccemaEl término eccema engloba un conjunto de afecciones dérmicas que hacen que la piel se enrojezca, se irrite y pique, y a veces se desarrollen pequeñas ampollas o bultitos llenos de líquido que son húmedos al tacto y supuran.

Hay muchos tipos de eccema, pero el eccema atópico es uno de los más frecuentes y graves. Los médicos no saben exactamente qué provoca el eccema atópico, también denominado dermatitis atópica, pero consideran que puede obedecer a una diferencia en la forma que tiene el sistema inmunitario de reaccionar ante las cosas. Las alergias cutáneas pueden estar implicadas en algunos tipos de eccema.

Si tienes eccema, probablemente no serás la única persona que conoces que lo tiene. El eccema no es contagioso, pero la mayoría de personas con eccema tienen familiares con esta misma afección. Los investigadores consideran que se hereda o se transmite a través de los genes. En general, el eccema es bastante frecuente: aproximadamente una de cada 10 personas de todo el mundo desarrollará eccema en algún momento de su vida.

Las personas con eccema también pueden padecer asma y ciertas alergias, como la rinitis alérgica (coloquialmente conocida como fiebre del heno). En algunas de estas personas, las alergias alimentarias (como la alergia a la leche de vaca, a la soja, al huevo o al trigo) pueden desencadenar o empeorar el eccema. Las alergias a la caspa animal, a los tejidos ásperos y al polvo también pueden reactivar el eccema en algunas personas.

Signos y síntomas

Puede ser difícil evitar todos los desencadenante, o irritante, que provocan o empeoran los episodios de eccema. En muchas personas, las áreas afectadas por el eccema suelen ser los pliegues de los codos, la parte posterior de las rodillas, los tobillos y las muñecas, así como la cara, el cuello y la parte superior del pecho, aunque, de hecho, puede verse afectada cualquier parte del cuerpo.

En un episodio de eccema, al principio la piel se nota caliente y empieza a picar. Luego, si la persona se rasca, la piel puede ponerse roja, inflamada o con ampollas. Algunas personas con eccema se rascan tanto que su piel adquiere una textura rugosa, casi como si fuera piel curtida. A otras se les reseca mucho la piel y se les descama. A pesar de que hay mucha gente que tiene eccema, los síntomas pueden variar bastante de una persona a otra.

¿Qué hacen los médicos?

Si crees que tienes eccema, lo mejor que puedes hacer es ir al médico, quien tal vez te remita a un dermatólogo (un médico especializado en la piel). Diagnosticar el eccema atópico puede ser difícil porque es fácil confundirlo con otras afecciones cutáneas. Por ejemplo, el eccema se puede confundir fácilmente con la dermatitis por contacto, que ocurre cuando la piel entra en contacto con una sustancia irritante, como el perfume contenido en determinados detergentes.

Aparte de hacerte un examén médico, el médico elaborará tu historial médico, preguntándote por cualquier síntoma o preocupación que tengas, tu salud en el pasado, la salud de tu familia, los medicamentos que estés tomando, las alergias que tengas y otras cuestiones. El médico también podrá ayudarte a identificar aquellos elementos de tu entorno que pueden estar contribuyendo a tu irritación cutánea. Por ejemplo, si acababas de empezar a utilizar un nuevo gel de ducha o una crema corporal antes de la aparición de los síntomas, coméntaselo a tu médico porque una sustancia contenida en el gel o en la crema podría estar irritándote la piel.

El estrés emocional también puede reactivar el eccema, por lo que es posible que tu médico también te pregunte sobre cualquier fuente de estrés que tengas en casa, tu escuela o el trabajo.

Si te diagnostican un eccema, es posible que tu médico:

En algunas personas con eccema grave, el tratamiento con luz ultravioleta puede ayudar a que les remita la afección. Los nuevos medicamentos, que modifican la forma de reaccionar del sistema inmunitario de la piel, también pueden ayudar.

Si tu eccema no responde al tratamiento habitual, es posible que el médico te practique pruebas de alergia para determinar si hay algún elemento que te está desencadenando el eccema, sobre todo en el caso de que también tengas asma o alergias estacionales.

Si te hacen un estudio de alergias alimentarias, es posible que te den determinados alimentos (como huevo, leche, soja o frutos secos) y te observen para ver si alguno de esos alimentos te reactiva el eccema. Las alergias alimentarias también se pueden detectar mediante la prueba de la punción dérmica, consistente en pinchar superficialmente la piel, rociarla con extracto de la sustancia alimentaria supuestamente problemática y observar la reacción. De todos modos, a veces las pruebas de alergia pueden ofrecer resultados contradictorios porque algunas personas tienen reacciones alérgicas a alimentos que no son los desencadenantes de los episodios de eccema.

Para analizar si eres alérgico a tinturas o perfumes, te colocarán un parche de la sustancia supuestamente problemática sobre la piel y observarán si desarrollas una irritación cutánea.

¿Puedo prevenir el eccema?

El eccema no se puede curar, pero puedes hacer muchas cosas para prevenir su reactivación. Para el eccema facial, lávate la cara con suavidad utilizando una crema facial limpiadora o jabones que no resequen la piel, y utiliza una crema facial hidratante que sea no comedogénica y que no contenga aceite, así como maquillaje y filtros solares hipoalergénicos.

Los siguientes consejos también te pueden ayudar:

Convivir con el eccema

Si tienes eccema, he aquí una buena noticia: el eccema suele remitir antes de cumplir 25 años. Hasta entonces, puedes aprender a identificar los desencadenantes del eccema a fin de controlar esta afección. Por ejemplo, si tienes eccema y no puedes ponerte determinados tipos de maquillaje, busca marcas que no estén perfumadas ni contengan tinturas. Probablemente tu dermatólogo podrá recomendarte algunas marcas que sea menos probable que te irriten la piel.

¡Tu autoestima no tiene que sufrir las consecuencias solo porque tengas eccema, ni tampoco tu vida social! Implicarte activamente en actividades escolares y extraescolares puede ser una magnífica forma de desconectar del picor. Si determinadas actividades, como jugar al fútbol en el césped, te agravan el eccema, sugiere a tus amigos otras actividades que no te perjudiquen la piel.

A pesar de que el sudor tiende a agravar el eccema, sigue siendo una buena idea hacer ejercicio físico. El ejercicio físico es una forma estupenda de luchar contra el estrés; prueba caminar, andar montar en bici o cualquier otro deporte que te permita mantener la piel fresca y seca mientras haces ejercicio.

Revisado por: Patrice Hyde, MD
Fecha de la revisión: mayo de 2012





Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

© 1995-2014 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.





Bookmark and Share

Related Resources
Web SiteMedlinePlus informacion de salud Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU
Web SiteLa Administracion de Salud Mental y Abuso de Sustancias
Related Articles
Asma El asma es una afección crónica de los pulmones que provoca la inflamación de las vías aéreas (los conductos que transportan el aire hacia el interior y el exterior de los pulmones).
Consejos para cuidarte la piel A veces parece como si fuera imposible mantener tu piel a raya, sobre todo cuando te levantas con un enorme grano en la nariz o una "calentura o pupa" en la comisura de la boca. La buena noticia es que hay formas de prevenir y tratar los problemas de la piel más habituales - aquí tienes algunos consejos.
Asma Algunas personas parecen tener una predisposición innata para hacer determinadas cosas. Tal vez conozcas a una chica que tiene un don especial para el deporte — si le calzas unas bambas, saldrá disparada como una flecha.
Imagen corporal y autoestima La autoestima se refiere a la medida en que nos aceptamos y valoramos y lo orgullosos que estamos de nosotros mismos. La autoestima es importante porque el hecho de sentirnos bien con nosotros mismos puede influir sobre nuestra forma de actuar.
La piel, el cabello y las uñas La piel es nuestro órgano más grande. Si la piel de un varón adulto típico de 150 libras (68 kilogramos) fuera estirada, cubriría unas 2 yardas cuadradas (1,7 metros cuadrados) y pesaría unas 9 libras (4 kilogramos). La piel protege la red de músculos, huesos, nervios, vasos sanguíneos y todo lo que hay dentro de nuestro cuerpo. Nuestros párpados tienen la piel más fina y las plantas de los pies, la más gruesa.
La tensión emocional (estrés) ¿Sientes demasiada tensión emocional y que se te exige demasiado? ¿No duermes bien preocupado por los exámenes y las tareas escolares? ¿Comes de prisa porque estás demasiado ocupado? No estás solo.
iGrow iGrow
Sign up for our parent enewsletter